Sábado, 18 de Enero 2020
Jalisco | Las obras de renovación pretenden “reposicionarla”

Guadalajara ha perdido atractivo frente a otras capitales estatales

Alejandro Mendo, académico del ITESO considera “prioritario” plantear una línea del Macrobús que circule por el Periférico

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Alejandro Mendo, académico del ITESO e integrante del Observatorio Metropolitano de Guadalajara, considera “prioritario” plantear una línea del Macrobús que circule por el Periférico.

— Las miradas de los habitantes de la zona metropolitana se han concentrado últimamente en el detalle por el remozamiento de los centros urbanos de Guadalajara y Zapopan, pero parece haber una dimensión mucho más importante que ustedes los académicos pueden ver. ¿Qué es lo que está sucediendo en esta gran metrópoli?

— Es un proceso de reacomodo, reposicionamiento de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), respecto de su contexto regional. Este aglomerado urbano intenta ganar una posición más ventajosa frente a las fuerzas macroeconómicas de mercado, yo diría nacionales e inclusive continentales. Guadalajara se ubica dentro de las 12 concentraciones urbanas más pobladas de Latinoamérica, pero ha ido perdiendo pujanza frente a urbes más competitivas en el plano económico, así que intenta ganar una posición más ventajosa respecto a estos fenómenos macroeconómicos.

— Es decir, esta transformación tiene un objetivo…nosotros lo pudiéramos ver a corto plazo como que se trata de dejar más bonito el Centro de Guadalajara, y el de Zapopan, o invertirle un poco más en las obras de Tlaquepaque, Tonalá o Tlajomulco, pero hay una visión más que eso…

— Se supone que hay una visión desde el discurso institucional de las autoridades actuales. Hay una intención de impulsar procesos económicos más productivos que se expresan en una serie de obras muy concretas como las que estás mencionando: renovación de centros históricos, instalaciones y equipamientos atractivos a nivel regional, etcétera. Simplemente en el plano de la región Centro-Occidente, podemos ver como Jalisco en general, y Guadalajara en particular ha perdido atractivo respecto otros centros o capitales estatales. Aquél visitante que hace un recorrido por Morelia, por Zacatecas, Guanajuato, Querétaro, se lleva una impresión muy distinta del que visita Guadalajara porque ésta no tiene de qué presumir específicamente hablando del Centro Histórico. El primer cuadro de la ciudad ha perdido muchos de los bienes edificados que se consideraron patrimonio histórico respecto de estas urbes que mencioné, así que este proceso actual de renovación es como una puesta al día respecto de las capitales regionales del Centro-Occidente.

— Hay algunos que dicen que lo que se está perdiendo es competitividad, ¿es lo mismo de lo que estamos hablando?

— Así es. Guadalajara está rezagada en términos económicos; por tanto, en calidad de vida.

— El hecho de que el propio Ayuntamiento de Guadalajara anuncie estas obras de remodelación del Centro como las más importantes de los últimos 30 años, pareciera conllevar un dejo de autocrítica o de crítica a lo que no se hizo…

— Lo que ocurrió fue que las grandes obras de desarrollo urbano se centraron en el aspecto inmobiliario, en la construcción habitacional y residencial que, como en toda metrópoli, ocurre en el Anillo Periférico, fuera del primer cuadro de la ciudad, por tanto, esa zona sí estuvo por décadas descuidada. Es cierto que las tuberías tienen 50 o 70 años, es cierto que hacía falta introducir nuevos ductos, renovar las redes, y sí son, desde mi punto de vista, las obras más importantes de las últimas décadas, pero tienen problemas así como está planeada esta renovación urbana. Desde el criterio de los urbanistas, es más importante en los centros históricos practicar una rehabilitación que una renovación, como se está haciendo.

— ¿Cuál es la diferencia?

— La rehabilitación consiste en respetar a los residentes, que tienen décadas algunos de ellos viviendo en determinados distritos, colonias o entornos, e incorporarlos al proceso de mejoría de su hábitat inmediato. Es un proceso en donde no se toca al residente, sino que se le suma, se trabaja junto con él de manera colaborativa, y lo que está ocurriendo ahora es un proceso de renovación donde se limpia de tajo todo lo que hay y que estorba, aparentemente.

— En el caso concreto de Guadalajara y Zapopan, las autoridades han hablado de que llevaron a cabo los que ahora denominan “procesos de socialización”, es decir, que hablaron con la gente, con los habitantes, con los comerciantes, con los usuarios de esos centros; sin embargo, mucha gente se queja y dice “me están molestando demasiado, me están afectando demasiado, estoy perdiendo dinero, estoy cerrando mi negocio”, ¿es una socialización “por encimita”?

— No es superficial, sino que es vertical. Viene de arriba hacia abajo y es justamente un contrasentido, porque todo proceso de socialización debe emerger de las bases sociales, es decir, tiene una dirección de abajo hacia arriba. Los grandes sociólogos urbanos lo han demostrado desde hace décadas, los procesos de rehabilitación urbanística de los centros históricos se hacen con la gente, no imponiéndole a la gente las condiciones, sino recuperando de la gente las necesidades, identificando las demandas. Ese proceso le fue sugerido al alcalde (tapatío) Alfonso Petersen por distintos profesores del ITESO, haciéndole énfasis en que esa operación urbanística debería ser instrumentada desde los procedimientos de la gestión social, y parece que su equipo de asesores técnicos hizo caso omiso a esta recomendación, y es justo lo que tenemos: protestas de vecinos, quejas de residentes, etcétera, y ahora un desmoronamiento cualitativo de la propuesta original.

— Otro de los temas que están sobre la mesa en las últimas semanas es la Villa Panamericana, y que tiene que ver con la incidencia de lo que sucede en el Centro, es decir, por un lado está todo este proceso de remozamiento que se realiza, y por otra parte el proyecto de la Villa Panamericana. Desde un punto de vista académico, ¿fue correcto el proceso como se llevó la concepción y lo que viene ahora para el desarrollo de la Villa Panamericana?

— No fue un proceso técnicamente limpio, depurado, y la razón principal que tengo para argüir esto, es que la zona del Centro Histórico de Guadalajara permanece todavía sin tener un plan de manejo, que le de viabilidad o consecución a iniciativas de renovación urbana, como el proyecto de la Villa Panamericana. Es decir, todavía no tenemos un marco de referencia común en el cual sean planteadas y contestadas cuestiones tan importantes como quién vive hoy en el Centro Histórico, quién debería vivir en el Centro Histórico, qué tipo de equipamientos, instalaciones se requieren hoy, cómo garantizar usos habitacionales, comerciales, institucionales en este perímetro tan importante del casco urbano, etcétera. Sin tener un reconocimiento amplio del Centro Histórico, cualquier acción que se emprenda ahí estará forzosamente desvinculada, no estará encadenada con un contexto analizado institucional. El proyecto ya como está siendo operado, quiso revestirse de legitimidad al crear un consejo de gestión de la Villa Panamericana, en donde preveían participar algunos regidores, representantes de la sociedad, etcétera, pero mi opinión, visto a la distancia, es que carece de la legitimidad necesaria para emprender una actividad de este tipo.

— ¿Cabe la posibilidad de que una vez que las obras de la Secretaría de Desarrollo Urbano (Sedeur), que nos han prometido que van a concluir finalmente el Anillo Periférico, se le dé cabida a un proyecto de esta naturaleza (Macrobús), usted lo ve viable de acuerdo con las condiciones y la estructura que tiene el Periférico?

—  Para mí es prioritario. Todos los días transito en transporte colectivo para llegar a mi empleo y veo como es insuficiente la cantidad de rutas que hay disponibles. Así que hay un volumen muy grande de usuarios que requiere transportarse por el Periférico en ambos sentidos y no tienen una opción de calidad.

— En algún momento se planteó, pero ¿tendríamos los estudios técnicos suficientes como para poder implementar un proyecto de esta naturaleza en el Periférico?

— Yo creo que es muy sencillo, si estamos hablando del Macrobús, no es muy complejo el tipo de estudios que hay que realizar. Yo creo que es viable totalmente, la cuestión es el financiamiento, y una zona metropolitana como Guadalajara, con la pujanza de municipios como Zapopan pueden meter el hombro para que se lleve a cabo, de hecho serían muy beneficiados en un proyecto de este tipo.

EL INFORMADOR/Víctor E. Wario

Temas

Lee También