Sábado, 27 de Noviembre 2021
Jalisco | La organización encontró 101 químicos, algunos de ellos son cancerígenos

Greenpeace denuncia la alta contaminación en el Río Santiago

La organización encontró 101 químicos, algunos de ellos son cancerígenos y pueden ocasionar malformaciones en fetos, entre otros problemas

Por: EL INFORMADOR

Greenpeace se mostró preocupado por la situación que se vive en el Río Santiago. ESPECIAL / greenpeace.org

Greenpeace se mostró preocupado por la situación que se vive en el Río Santiago. ESPECIAL / greenpeace.org

GUADALAJARA, JALISCO (23/NOV/2016).- Greenpeace presentó los resultados de un estudio que realizó con muestras de agua y sedimentos obtenidas de un tubo de descarga de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) El Ahogado, de un cárcamo cercano, así como de agua y sedimentos del arroyo de la presa El Ahogado.

El producto del estudio fue presentado en una conferencia conjunta de Un Salto de Vida AC, el Instituto Vida AC, el Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario AC (IMDEC) y Greenpeace. Todas las muestras fueron analizadas en la Escuela de biociencias de la Universidad de Exeter, Reino Unido.

Dieron a conocer que el estudio encontró 101 químicos orgánicos aislados, entre los cuales se encuentran compuestos orgánicos volátiles y semivolátiles, como el nonifenol, octifenol, cloroformo y bencenos, componentes que en altas concentraciones pueden ocasionar impacto en la vida acuática y en el ser humano. Algunas de las sustancias encontradas están estrictamente reguladas bajo normativas como la REACH en la Unión Europea; sin embargo, algunas de estas todavía no están reglamentadas en México.

Las organizaciones expresaron su preocupación por la situación ya que algunos elementos encontrados en las muestras son cancerígenos, pueden provocar disrupciones hormonales, daños en el sistema reproductivo humano, daños y malformaciones en fetos, entre otras afectaciones a la salud.

"Es preocupante que haya sustancias que escapan del tratamiento de la planta El Ahogado y que por su naturaleza son altamente tóxicas. Las plantas de tratamiento no son la solución, el único camino para mantener limpios los cuerpos de agua y mantener la salud de las personas y del ecosistema es evitar este tipo de descargas y modificar la legislación mexicana para ampliar la lista de sustancias reguladas y que los tres niveles de gobierno se hagan responsables de la contaminación, de la salud de las personas y el ecosistema", dijo Miguel Soto Treviño, coordinador de la campaña de Tóxicos de Greenpeace México.

Habitantes de la zona que participaron en la rueda de prensa comentaron que les preocupa que todavía se promueva el crecimiento urbano en una zona en la que ellos continúan exigiendo la declaratoria de emergencia ambiental y atención extraordinaria en materia de salud por parte de las autoridades.

Durante la misma reunión exhibieron imágenes tomadas durante este fin de semana en la cascada del Río Santiago, en una protesta en que se dieron cita más de 200 personas quienes tenían una manta con la frase "Catástrofe ecológica, ¡basta de contaminar!".

Esta frase retoma lo dicho por los expertos internacionales del Grupo de Trabajo Sobre Empresas y Derechos Humanos de las Naciones Unidas, durante su visita oficial a la cascada de El Salto de Juanacatlán, en septiembre, quienes dijeron en su informe preliminar, según recuerda María González Valencia, integrante del IMDEC, "fue un fuerte impacto ver el río cubierto de espuma y el olor de fuertes gases que se desprenden del agua que caen de la cascada El Salto y reconocieron que las autoridades estatales eran muy conscientes del problema, pero subrayaron que se trataba de una cuestión federal, así como el reconocimiento que de 200  mil empresas potencialmente contaminantes, Profepa y CONAGUA sólo cuenta con 300 inspectores".

El estudio de Greenpeace puede consultarse en este enlace

Temas

Lee También