Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 23 de Marzo 2019
Jalisco | Los ponentes del evento no tuvieron empacho en apuntar la falta de funcionamiento del método carcelario usado en la actualidad

Fuertes críticas al sistema penitenciario mexicano

Durante su ponencia, Gabriel Barrón Cruz, puso a pensar a los asistentes en la fiabilidad de un sistema penitenciario usado en base a lineamientos establecidos hace casi 200 años.

Por: EL INFORMADOR


Foro de Consulta sobre el Sistema Penitenciario en el
Estado de Jalisco


GUADALAJARA.- Las prisiones en México no han sido consideradas un rubro sustantivo o relevante en las políticas de asignación de recursos, son vistas como un gasto que siempre sería deseable poder economizar, ésta posición ha provocado que las provisiones se conviertan en lugares donde sistemáticamente se violan los derechos humanos de los reclusos, tienen derecho a la educación, al trabajo, y a la capacitación, pero en las prisiones no existen condiciones para que los reclusos ejerzan alguno de esos derechos.
La pena de prisión afecta a tanto a la familia, como a la libertad del preso, sin embargo, durante el Foro de Consulta sobre el Sistema Penitenciario en el Estado de Jalisco, se fue más allá del universo tapatío, tratando el tema universal de la funcionalidad del sistema penitenciario en su uso común, fuera de los limites territoriales del Estado.
Durante las últimas semanas, la Comisión de Readaptación Social, encabezada por el diputado Carlos Rodríguez Burgara, se ha preocupado por evaluar de forma sustantiva, concreta y oportuna, las condiciones presentadas en los Centros de Integrales de Justicia Regionales, preocupándose, todos los miembros de la mencionada comisión, en mejorar las oportunidades de los reclusos para tener una estadía en prisión de forma digna, además de lograr, de manera efectiva, la reinserción social, rubro en el que desde tiempos olvidados se ha fallado de forma garrafal, no sólo en Jalisco, sino en México y en todo el planeta.

Retos y soluciones del sistema penitenciario
En el marco del Foro de Consulta sobre el Sistema Penitenciario en el Estado, se invitó a ponentes expertos en sistemas penitenciarios, uno de ellos, David Ordaz Hernández, quien hizo alusión en su intervención magistral, denominada “El Sistema Penitenciario en México, retos y soluciones”, en que el paradigma de la reinserción social y la readaptación, son erróneas, al menos en su apreciación y entendimiento; explica que la readaptación al fondo de los penales, no se da hacia afuera, integrándolo socialmente al preso, sino que el individuo al verse en ese proceso, se adapta, ciertamente, pero a la población penitenciaria, dotándose de una identidad común y gregaria, y que para remover esos vicios, no es necesaria, solamente, la reestructuración carcelaria, sino una movilización socio-política mucho más profunda.

¿El mejor sistema carcelario?
Los asistentes sabían que lo dicho por Ordaz Hernández no era una invención, sino que el sistema penitenciario a nivel mundial sufre de una crisis de hacinamiento, de control y sobre todo, de una precaria reinserción social, por lo cual fue necesario cuestionarlo sobre las opciones restantes al fenómeno contemporáneo, la respuesta fue clara, “la cárcel que sirve, es la que no tiene internos, la mejor forma de demostrar el funcionamiento de un sistema penitenciario, es el tener una población de internos pequeña, un sistema judicial que actúa desde afuera, con prevención del delito, no con un intento de reintegración”, indicó el ponente.

Metodología obsoleta
La siguiente voz en hacerse escuchar fue la de Martín Gabriel Barrón Cruz, quien abundó durante su ponencia, “El mito del discurso”, en la temporalidad real del sistema penitenciario actual, basado en estatutos que datan de finales del siglo XIX, y que desde entonces afirmas la falta de efectividad en su ejecución, instando incluso a los asistentes a preguntarse si realmente en 200 años, el sistema penitenciario en México, no debería ser replanteado y reejecutado de manera diferente, con sistemas de liberación alternativa, que lleven a destruir cada día menos la interacción entre el preso, que cumple una condena, y la familia, que regularmente, cumple la condena junto con el interno.

EL INFORMADOR 30/04/08 ccms

Temas

Lee También

Comentarios