Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Noviembre 2019
Jalisco | El agua se mantiene en constante circulación, se utilizan los filtros y se da una limpieza diaria

Desiguales acciones preventivas contra el dengue y la influenza

En unidades deportivas y albercas públicas las acciones preventivas para ambas enfermedades son mínimas y desiguales

Por: EL INFORMADOR

TLAJOMULCO DE ZÚÑIGA, JALISCO.- Las medidas contra las epidemias de influenza y dengue llegaron hasta las unidades deportivas y albercas públicas dependientes de los municipios metropolitanos y el Gobierno del Estado: limpieza del agua, invitación a usar gel antibacterial, distribución de folletos informativos, petición a los usuarios de que no acudan si presentan síntomas de ambas enfermedades, cubre bocas para los salvavidas, fumigaciones y descacharrización, entre otras disposiciones.

Sin embargo, son desiguales las acciones preventivas contra ambas enfermedades; en algunos casos, son mínimas. En por lo menos una unidad deportiva de Guadalajara, un instructor reconoce que están desinformados sobre las medidas preventivas que deben aplicar con sus alumnos. En Tlajomulco, canales con aguas negras pasan a un costado de unidades deportivas con graves riesgos de contagio por dengue, denuncian usuarios.

Las albercas son seguras frente al dengue e influenza AH1N1 mientras se cumpla con las respectivas medidas preventivas. Es responsabilidad del dueño o funcionario de una piscina dar mantenimiento a las albercas, aclaró la jefa del Departamento de Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), Maricela Macías Pérez.

En cada espacio establecido con área para nadar “debe tenerse una bitácora de mantenimiento”, agregó. Si se sigue el protocolo específico, aclaró, el agua se mantiene en constante circulación, se utilizan los filtros y se da una limpieza diaria. Esto evita el estancamiento del líquido e impide la incubación del mosco del dengue. Pero si el mantenimiento es inadecuado, una alberca a la intemperie se vuelve un criadero de mosquitos, advirtió la funcionaria del sector salud.

Los Comudes y el Code

Cuando en Jalisco ocurrió la emergencia por el repunte de la influenza, se cancelaron clases y el acceso a unidades deportivas durante los días recreativos, explicó el director Técnico Deportivo del Consejo Municipal del Deporte (Comude) de Guadalajara, Tomás Antonio Gallo Padilla. Actualmente se toman medidas de precaución como dotar a los guardavidas de cubre bocas y, si alguien lo requiere, se dispone de gel antibacterial, dijo.

El municipio tapatío tiene 88 unidades y tres gimnasios. A las siete albercas públicas municipales en uso, “todos los domingos al igual que entre semana, terminando las actividades, se le da al agua un tratamiento fuerte, para que esté en perfectas condiciones en los niveles de PH, clorado, filtrado y aspirado. Con esto se logra mantener el agua en un estado óptimo de potabilidad”, agregó el funcionario tapatío.

En las instalaciones del Consejo Estatal para el Fomento Deportivo y el Apoyo a la Juventud (Code Jalisco), durante un recorrido se observó que aún permanecen los carteles informativos sobre el virus de la influenza, pero no así los dispensadores de gel antibacterial.

En el área de albercas del organismo no se realiza un filtro que vaya más allá del certificado de no micosis que se entrega en el momento de la inscripción. “Cada año, cuando ellos (los usuarios) renuevan su credencial, se les vuelve a pedir un examen médico general como el que se les pidió al principio”, informó Claudia Sánchez, encargada del área.

Las revisiones entre cada renovación sólo se realizan cuando los usuarios manifiestan “cosas muy ligeras que nosotros podemos detectar o a simple vista o porque presentan algún síntoma de la enfermedad”, añadió.

Claudia Sánchez dijo que las enfermedades que hasta ahora ha reportado son “tos, micosis y en los tiempos de varicela, la varicela, que es muy notoria”. Con relación a las medidas preventivas ante los brotes de dengue, “están fumigando las instalaciones constantemente”, aseguró.

Por otro lado, en la Unidad Deportiva López Mateos, ubicada en las avenidas Colón y Lázaro Cárdenas, las medidas son nulas. Uno de los instructores reveló que no han recibido información sobre cómo identificar y qué hacer cuando acuden niños y jóvenes con probables síntomas de estar enfermos.

En los baños, con un costo de 2 pesos por persona, se ofrece un sólo jabón en barra y no existe un dispensador de alcohol. En cuanto al dengue “hay demasiado mosquito en el baño”, indicó el instructor entrevistado.

Del resto de las instalaciones de la unidad, son varios los estancamientos de agua que se pueden observar, incluidos los bebederos que ya no se encuentran en funcionamiento. En el área de albercas no existe algún tipo de filtro higiénico y, los fines de semana, ni siquiera se exige a los usuarios una vestimenta adecuada para el uso de las albercas: una señora ingresó a la piscina con su ropa y zapatos.

Como parte de una campaña de salud, el Comude Zapopan distribuye volantes en los que informa sobre las medidas que son recomendables para evitar un contagio de influenza. A los usuarios se les pide dejar de acudir a las instalaciones y a la alberca municipal si presentan síntomas como tos, temperatura, etcétera, informó la directora del organismo, Martha Lucy Barriga Hernández.

Si desean ingresar a la piscina zapopana es requisito que, además de cumplir con el examen médico, cuenten con gorra y traje de baño, añadió.

En el volante que distribuye el Comude Zapopan para invitar a inscribirse en alguna de las disciplinas deportivas o recreativas, aparecen los dibujos de un niño y una niña con cubre bocas, y se informa: “El deporte es salud. Hacer deporte te mantiene sano. La actividad física previene enfermedades”.

Dicho volante, enseguida apunta: “En esta temporada de contingencia de salud, para poder continuar tu programa de actividad física de manera segura ten en cuenta las siguientes recomendaciones: vigila tu salud siempre, atiende de manera inmediata cualquier signo de alarma (dificultad para respirar, dolor de pecho, ojos rojos, dolor de cuerpo). Si presentas fiebre, tos, dolor de cabeza, flujo nasal o malestar en general abstente de asistir a practica deporte”.

La alberca del Comude Zapopan recibe mantenimiento permanente, tratamiento y reposición de agua y dispone de un sistema de calefacción, un sistema canadiense que asegura ser muy eficiente, el cual lleva funcionando cuatro años, destacó. Se ha invertido mucho también en duchas, y está mejorando de forma notable este servicio de baño, el cual era deficiente, añadió.

Siempre hay un jefe de alberca, un coordinador por turnos, un salvavidas y cada grupo de niños o adultos tiene su propio instructor. Los grupos son reducidos ya que tienen permitido como máximo 8 personas, por metodología, control y seguridad, apuntó la funcionaria municipal.

Barriga Hernández añadió que se utilizan químicos y filtros para el tratamiento del agua y se abastece la misma de pipas de la red municipal y de pozos. Todo el tiempo están supervisando el PH para que se mantenga bajo control.

Tlaquepaque carece de albercas que dependan del municipio. En las unidades deportivas se ha colocado gel antibacterial en el ingreso, aunque como los deportistas llegan desde las 6 de la mañana, a mediodía se termina, señaló el titular del Departamento de Fomento Deportivo, Juan Manuel Murillo. Hasta el día de la entrevista no habían recibido polvo para fumigar a los zancudos propagadores del dengue.

En Tonalá, los instructores de las unidades deportivas son el primer filtro, como ocurre en las escuelas, para que si observan a una persona con alguno de los síntomas de influenza, invitar al afectado a que regrese a su casa, informó Carlos Gutiérrez, del Departamento del área deportiva.

Un usuario de las unidades deportivas, Ever Moisés, avaló que sí hay un filtro. “Yo todos los días veo que al final de la sesión o del día veo que sí le dan mantenimiento, me imagino que engloba todo”, declara el nadador. “No he visto a alguien enfermo”.

En lo que respecta al dengue, Carlos Gutiérrez agregó que están descacharrizando todo lo que pueda provocar que nazca el mosquito del dengue. Se hace en todas las unidades porque “desgraciadamente es un problema que la gente nos tira la basura, que nos tira las llantas; entonces, es constante la revisión, checando puntos de infección”.

El instructor de natación en la tonalteca Unidad Revolución Mexicana, Jorge Ríos, enfatizó que según lo que marcó la Secretaría de Salud, en lugares abiertos tienen “un poquito más de oportunidad” de evitar el contagio directo de influenza.

“El agua tiene un excelente nivel de cloro y esa es una parte muy importante”, afirmó el instructor.

Aseguró que se evita el saludo de mano desde que inició la propagación del virus de la influenza y que fumigan las áreas en la unidad para evitar el dengue.

“Sabemos que hay fumigación de áreas. Nos consta que en el transcurso de un mes unas cuatro veces sí ha sido fumigada”, completó el entrenador.

Otras medidas regulares son la constante limpieza de baños, la cual se hace todos los días, y la diaria sanitación de las albercas con sus respectivos químicos, según palabras del jefe del departamento tonalteca.

Sin embargo, una alumna del nivel de avanzados señaló que les informaron que fumigan en contra del mosquito del dengue durante las madrugadas, pero aclaró que esto no le consta y que los baños están sucios. “Ni siquiera hay jabón en los baños, no hay buena limpieza. Si acaso en uno, que no es del área de albercas hay jabón en polvo”.

Aguas negras a un lado de unidades en Tlajomulco

Luego del brote de influenza, en la Unidad Deportiva Ladrilleros, ubicada en San Sebastián el Grande, Tlajomulco, las únicas medidas que se tomaron fue cerrar las instalaciones para evitar que la gente se congregara y evitar contagios.

Una vez abiertas, si se detectaba a alguien que presentara síntomas de influenza inmediatamente lo mandaban a su casa y no le permitían la entrada hasta que se hiciera los análisis correspondientes que indicaran que estaba libre de la epidemia, pero fuera de eso no recibieron más información sobre que hacer o como prevenir el brote de influenza, según un encargado de la unidad.

“En cambio, en la de Tlajomulco sí tenían gel antibacterial y creo que te pedían cubre bocas, pues es que también aquí no hay tanta gente como allá, así es que yo creo que es por eso”, comentó un maestro de educación física que entrena ahí.

Por otra parte, un usuario de la instalaciones dijo que nunca cerraron las instalaciones y todo funcionaba con normalidad; que tampoco se tomaron medidas de prevención debido a que era un lugar bastante amplio y al aire libre y que enfermos por contagio de influenza no le consta que se hayan registrado.

En cambio, en la unidad deportiva privada Cuauhtémoc, ubicada también en San Sebastián, “sí se tomaron medidas, pues te daban gel antibacterial al entrar y te pedían cubre bocas, pero aquí, que yo me acuerde, no; desde que vengo a entrenar nunca nos han dicho nada ni nos han dado gel”, aseguró.

Debido a la ubicación de las instalaciones de la Unidad Deportiva Ladrilleros, al lado de un canal, algunos vecinos expresaron que lejos de registrarse contagios de influenza lo que realmente les preocupa es el dengue, pues por ese riachuelo corren aguas negras y dentro de él se observa basura y cacharros, además de tener un olor bastante desagradable.

“Hay moscos por todos lados y los puedes ver en los techos o alrededor del foco, pero no nos hacen caso; nomás nos dicen que van a fumigar y nomás no vienen. Ya ha habido como tres infectados dengue porque este canal da hasta mi prepa y a tres de mis compañeros y yo, nos picó el dengue en la escuela por culpa del canal”, indicó.

A pesar de haberse reportado ese foco de infecciones a las autoridades correspondientes, “hasta ahora no se ha visto que se tomen medidas y no se ha ido a limpiar ni a fumigar la zona; aquí sí hay mucho mosco por el canal, pero no ha habido infectados que yo sepa”, explicó un profesor de educación física.

Lo mismo pasa con la Unidad de San Agustín, ubicada también a lado de un canal, donde temen por contagios de dengue sin que tampoco se hayan tomado medidas de prevención contra la influenza, aseguraron los entrevistados.

La visión de la Secretaría de Salud

Cuando se trata de instalaciones públicas, la Secretaría de Salud se apoya en el municipio y verificación sanitaria para la revisión de medidas preventivas. Si hay algo que va en contra de los requisitos, se hace una notificación y corrección dadas las anomalías, explicó la jefa del Departamento de Promoción de la dependencia, Maricela Macías Pérez.

La institución no tiene alternativa en cuanto a las piscinas de viviendas particulares se refiere. Las recomendaciones, en el caso, se hacen mediante la junta de colonos, donde a través de la colaboración conjunta el encargado menciona las medidas de prevención a los habitantes y enfatiza el peligro que una alberca sin mantenimiento implica para cada uno, para sus familias y para sus vecinos, dijo.

Si se habla de influenza AH1N1, la alberca no implica un problema de salud, sino la aglomeración de la gente, aclaró. Si una persona enferma llega a estornudar en la piscina, esa cantidad de saliva es tan poca que alcanza a diluirse en la gran cantidad de cloro que contiene el agua, por lo que no representa un problema, aseguró.

Se necesitan dos gramos diarios de tricloro por cada mil litros de agua en una alberca, precisó.

Para prevenir cualquier enfermedad respiratoria, la Secretaría de Salud recomienda lavar frecuentemente manos con agua y jabón, frotando de manera firme por al menos 20 segundos el dorso, la palma y la muñeca, o en caso de toser, hacerlo en el ángulo del hombro, lavar el brazo completo.

Es necesario tener una distancia de mínimo un metro con él o los interlocutores, limpiar con una franela limpia y una solución de cloro comercial y agua (ocho cucharadas de cloro por cada litro de agua) las superficies; y disponer de un filtro en casa, detectando posibles enfermos y acudiendo al médico lo antes posible.

En relación al dengue, es importante deshacerse de cualquier superficie que guarde agua innecesariamente, y si se tiene un tinaco, balde, pila, etcétera, que no está en movimiento, debe taparse herméticamente, pues cualquier hendidura, por más pequeña que sea, sirve para que la hembra del mosquito deposite sus huevos dentro. Mientras exista agua que no tiene movimiento alguno y se encuentre destapada, será un blanco para el alojamiento de los huevecillos.

La Secretaria de Salud exhortó a la población a seguir las medidas sanitarias en contra del dengue, influenza A H1N1 y las enfermedades respiratorias, y a que tome en cuenta que si bien la natación no necesariamente ayuda a prevenir la influenza, la actividad física agregada a una buena alimentación e ingesta de vitaminas A y C, sí lo hace: las personas se vuelven menos susceptibles, pues se considera que están en un estado de salud óptimo, lo que fortalece el sistema inmunológico.

Subir “la guardia” en contra de ambas enfermedades, es la invitación general de la Secretaría de Salud, concluyó.

Por María Lilia Mendoza Díaz/Nalleli Gabriela Gómez Gutiérrez/Eunice Donaji García Ortíz/Jolette Guadalupe Hernández Navarrete/Indira Mariscal Díaz/Érika Rosana Peredo Ibarra

Temas

Lee También

Comentarios