Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Noviembre 2017
Jalisco | Por: Alfredo Hidalgo

De alertas y educación ciudadana

Cita en la ciudad

El viernes pasado no fue para nuestra ciudad uno de sus mejores días; entre temperaturas de casi 35 grados centígrados,  contingencia ambiental y alerta sanitaria, solo una sorpresiva lluvia pudo refrescar el ánimo. El escenario que viene no es el deseable, lo que se verá y dejará de ver luce complejo y demanda pensar en como la ciudad responderá a esta difícil etapa por la que estamos pasando.

Coincide con esta etapa de riesgo a la salud, el inicio de las campañas; las autoridades municipales son quienes finalmente regulan el suelo donde operamos los ciudadanos, dependerá de quienes ahora son candidatos mucho de lo que suceda o no en los próximos años. Sin lugar a dudas el tema del desarrollo urbano y la participación ciudadana serán temas recurrentes en los próximos días y es deseable que los candidatos  estructuren sólidos planteamientos sobre la ciudad y espacio público, con certidumbre y dirección,  permitiendo -como en otros países- la llamada a cuentas cuando se desvía de los compromisos .

La esperanza en el futuro que tiene Guadalajara, puede construirse considerando dos temas: uno, que la participación ciudadana ha aumentado y aunque el porcentaje aún es bajo las organizaciones ciudadanas han ganado credibilidad. Dos, ya no se puede “pintar la cancha al antojo” es decir, la arbitrariedad ha traído desorden e indiferencia ante temas que son del bien común. Si somos capaces de evaluar, son muchos los ejemplos que pueden demostrar lo que es adecuado y lo que resulta incompatible. La ley de la selva no aplica a la ciudad, esto es lógico por definición, la ciudad debe ser una creación colectiva. Tampoco se trata de hacer mas leyes y reglamentos, se trata de cambiar la forma en que se toman las decisiones a fin de que no solo se entiendan,  se respeten y se apliquen las normas que  ahora tenemos, sino que sean decisiones que cuenten con más consenso y sustento técnico, el acceso a los beneficio de la ciudad tiene que ser perceptible, como decía la politóloga alemana Hanna Arendt, “la ciudadanía es el derecho a tener derechos”. La Ley de transparencia y sus derivados son valiosas herramientas que hoy nos acercan a la factible evaluación ciudadana.

¿Por donde empezar? Hay muchos ejemplos de acciones exitosas que lograron mejorar sus ciudades, autoridades que a partir de principios claros y equipos de especialistas desarrollaron sus propias formulas. El filosofo y matemático Antanas Mockus en Bogotá, planteo que “uno no nace ciudadano, se hace” y que por lo tanto es un proceso educativo, tenemos que formarnos, entender entonces lo que es la ciudad y su cuidado . Cuando afirma  “lo público es lo sagrado” se logra otra forma  de entender el espacio público.

Mientras Sergio Fajardo en Medellín decidió llevar a cabo un “urbanismo social” y también coincide en el aspecto formativo logrando una gran transformación en momentos que se decía estaban tocando fondo bajo el proyecto: “Medellín la más educada”.
Hablando de ciudadanía y educación, y ante la interdependencia que hay en nuestra ciudad entre el ocio, el espacio publico y el consumo, cito a  Enrique Peñalosa: “cuando los centros comerciales sustituyen el espacio público como lugar de encuentro es un síntoma de que la ciudad esta enferma”. ¿Cual será el estado de salud de nuestra ciudad? ¿cuáles son las medidas preventivas que podemos asumir?, y no me refiero a la alerta sanitaria actual, sino a una alerta urbana para evitar contagios de malas decisiones, especulación y oportunismo, abandono de normas y falta de planeación; también es una epidemia que debemos detener.

Alfredo Hidalgo Rasmussen, arquitecto. alfredo@infotectura.org

Temas

Lee También

Comentarios