Jueves, 16 de Septiembre 2021
Jalisco | Celia López Pedroza instaló un huerto urbano en su casa

'Con 60 pesos hago fiesta…'

Celia López Pedroza vive con una mejor salud y economía: instaló un huerto urbano en su casa, con el que se abastece de alimentos

Por: EL INFORMADOR

José Correa vive en Santa Tere e invirtió en paneles solares para ahorrar en energía eléctrica. EL INFORMADOR / F. Atilano

José Correa vive en Santa Tere e invirtió en paneles solares para ahorrar en energía eléctrica. EL INFORMADOR / F. Atilano

GUADALAJARA, JALISCO (19/DIC/2015).- Celia López Pedroza se olvidó de ir al doctor desde hace varios años. No se ha enfermado a partir de que empezó a comer sano con alimentos que produce en su misma casa, como jitomate, aguacate, ejote, chile, cilantro, perejil, lechuga, cebollín, cúrcuma, alfalfa, pitahayas, lavanda, albahaca, romero, té de limón, yerbabuena, orégano, setas, berenjenas, además de árboles frutales.

Aprendió a instalar sus huertos y hortalizas en un curso hace más de 10 años; hoy basa su dieta en todo lo que siembra y cosecha. Asegura que su inversión en equipo o tecnología ha sido “cero pesos”.

En el mismo curso la enseñaron a producir su propia tierra con los desechos orgánicos, hojas secas y excremento de insectos que le sirven de abono. De allí aprovechó un espacio en su jardín para los árboles frutales y afuera de su casa para instalar cajas de plástico donde sembró todas las hortalizas.

Hoy sólo gasta en comprar pollo o pescado, dos veces a la semana, porque los demás días echa a volar la imaginación para crear platillos como pozole o menudo de setas, ensaladas, caldos de verduras o tamales de acelgas.

“Me gastaba 100 pesos diarios en comida, pero ahora sólo 50. La gente que come sano se ahorra el dinero que gastan en la tienda. Una vez me encontré a una señora que se gastó 60 pesos en salchichas, huevo y pan… Yo me admiré porque con esos 60 pesos yo hago fiesta”.

Sin embargo, platica que nadie de sus vecinos se ha interesado por su actividad, pero está dispuesta a enseñarlos sin cobrarles. “Me empezó a gustar eso de que la basura de la cocina, como las cáscaras y verduras, se hace tierra a los tres meses. Y dije: ‘De aquí soy’. Y empecé a sembrar y ahora tengo 11 años con mi huerto”.

Enlista las propiedades que tienen las plantas para la salud: desinflamatorios, desestresantes y hasta regenerativos. Afirma que evitar el consumo de productos con plaguicidas u otros químicos es el principal beneficio.  

La clave para iniciar y mantener los huertos es tratar a las plantas “como niños. Hay que cuidarlas porque una se enamora”.

La señora, residente de la Colonia Lomas del Paraíso, ha tenido que soportar el descontento de los vecinos por tener algunas de sus plantas en la calle, y hasta el robo de sus frutos. Pero ha logrado un acuerdo con los demás para que, en caso de que quieran, darles algunas verduras.

Celia ya se previene, cuenta con plantas aromáticas para espantar a las plagas además de que posee una gran variedad de especies que le ayudan para que los insectos no se coman toda la cosecha.

Invierte en paneles solares y vende su energía… ¡a la CFE!

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) le pidió el favor a José Correa para instalar un medidor bidireccional, con el fin de que la energía que produce desde hace más de dos años con sus paneles solares se pueda usar en otras viviendas: “Yo genero energía, y lo que me sobra se lo vendo”.

Desde julio de 2013, José hizo una de las mejores inversiones de su vida: comprar un panel solar. “Siempre he sido amante de guardar energía”. Recuerda cuando instaló un sistema de captación de agua de lluvia, pero lo dejó por la acumulación de larvas y mosquitos; ahora sólo usa botes para recopilar agua.

No dudó en gastar 15 mil pesos para aprovechar la energía solar en su casa. Los resultados han sido alentadores. En cada recibo de luz que le llega bimestralmente paga la mitad de lo que desembolsaba antes, ya que la CFE le descuenta la energía que se redirecciona hacia el organismo: “Lo que genera el Sol lo estoy gastando en mis focos, dos televisiones y un microondas, que son los electrodomésticos que tengo. Jamás he tenido ningún problema con la energía”.

La inspiración de José para adquirir los paneles apareció a partir de un viaje a Estados Unidos, donde observó las oficinas de Gobierno que tenían sus techos copados por estos sistemas. “Dije: ‘Algún día yo pondré’. Y vi la oferta aquí en Guadalajara y los compré”.

El cuidado que tiene por el medio ambiente también se muestra en el calentador solar que adquirió desde hace ocho años. En él sólo gastó seis mil pesos y le es suficiente para tener agua caliente en la regadera.

Recuerda que antes tenía un tambo de gas de 30 litros que debía cambiarlo constantemente y ahora cuenta con uno estacionario que abastece cada dos meses, sólo por el uso de la estufa.

Lamenta que haya gente que pueda hacer estas inversiones, pero no tenga el interés, como los políticos o los mismos directivos de las CFE.

Una muestra es el mismo José, que no tenía mucho dinero, sólo lo que sacaba por atender un cibercafé y por vender estampillas postales de colección. Reconoce que su aportación para el medio ambiente es mínima, pero “con muchas aportaciones mínimas se puede llegar a una mayoría y no quedar aquí pregonando en el desierto”.

Gasta tres veces menos en gasolina y cuida el ambiente

“Es una tontería” que se invierta tanto dinero para subsidiar la gasolina y no para un sistema de transporte público eficiente, opina Sergio García de Alba, quien optó por otra opción para trasladarse en la ciudad menos dañina al medio ambiente y más económica: un auto híbrido. El costo del vehículo es de 337 mil pesos, aunque cuando la demanda sea mayor, los precios se abaratarán.

Desde hace varios años adquirió uno, pero la fiebre por estos vehículos se contagió a su esposa e hijos: “Muchos vivimos fuera de Guadalajara. Eso incrementa la necesidad de una movilidad eficiente, económica y que contribuya con el medio ambiente para que el impacto sea menor. Debemos considerar la responsabilidad con las siguientes generaciones, por eso buscamos un carro que contamine menos”.

La reducción de emisiones de gases gracias a los vehículos de Sergio y su familia no es el único beneficio, su bolsillo también lo agradece porque gasta tres veces menos de gasolina que los autos convencionales; “En un mediano plazo, el carro híbrido se paga solo”.

Este tipo de vehículos no pagaban tenencia, ese es un primer incentivo, además de que el motor permite que la batería eléctrica se cargue cada vez que frena o cuando va en una bajada mediante un sistema de fricción: “Si va en embotellamiento se apaga el motor, y con la energía eléctrica se puede avanzar. El motor eléctrico es caro, pero tienen garantía por mucho tiempo”.

Una de las desventajas o consecuencias de tener estos vehículos es que son comúnmente “cristaleados” por asaltantes, por lo menos así le ha sucedido a su familia. Todo porque creen que tienen computadoras, pero nunca encuentran nada.

Sergio lamenta que no se incentive lo suficiente el uso de sistemas que protejan el ambiente, como en California, por ejemplo, donde la mayoría de los autos en las calles son híbridos: “En México deberíamos ser más corresponsables con la naturaleza. Nos quejamos de que hay mucha basura, por ejemplo, pero no tratamos de reciclar”.

LA VOZ DEL EXPERTO

Autoproducir fortalece a la salud

Óscar Suáre
z (coordinador de Educación Ambiental de Guadalajara).

Todos los alimentos que se venden en los supermercados están cargados de agrotóxicos, como herbicidas o fungicidas, que envenenan el sistema circulatorio y el nervioso de las personas, diagnostica Óscar Suárez, jefe del Departamento de Educación Ambiental en el Ayuntamiento de Guadalajara.

Por ello evalúa que si cada ciudadano produjera 10% de sus alimentos orgánicos, la dieta sería mucho más saludable y se evitarían problemas de salud.

Sin embargo, dice que para conseguir esa proporción, los ciudadanos requieren de especialización, por lo cual recomienda que asistan a cursos de agricultura urbana, como los que se ofrecen en el Jardín Ombligo del Ayuntamiento, ubicado en la calle Fernando Franco número 4125 de la Colonia Rancho Nuevo.

Una vez teniendo las bases de un curso no se requiere una fuerte inversión para instalar hortalizas, ya que desechos como llantas, tarimas o cubetas pueden tener un fin productivo para preparar ahí la tierra y la composta con la basura orgánica, “sólo con hacer eso disminuimos la mitad de los residuos. Además que devolveríamos esa materia orgánica y los minerales a la tierra. Se cerraría un ciclo de sustentabilidad, el huerto me da de comer, y con el mismo huerto hago composta”.

Al empezar un huerto doméstico se corre el peligro de producir más verduras y frutas de lo que se puede consumir, por ello el experto indica que una pequeña área del cultivo puede ser más productivo que una hectárea, todo porque hay un cuidado más atento.

Propone que se considere mezclar las hortalizas para alimentar a animales y otras familias.

De hecho, recomienda que entre varias unidades domésticas se organicen para sembrar distintos cultivos y que una sola familia no tenga sólo jitomate, por ejemplo, con el fin de intercambiarlos.

Una opción es utilizar áreas abandonadas o terrenos baldíos para aprovecharlos como un huerto urbano para la colonia. Una muestra es el Parque Agroecológico Zapopan: “Con eso se genera comunidad y se fortalece el tejido social. Se favorece a que haya una economía alternativa a través del trueque. Beneficiaría a las grandes ciudades donde viven en la pobreza. Es la evolución de las ciudades para que sean más autosustentables”.

Añade como otro ejemplo el Jardín Ombligo de Guadalajara, donde hacen capacitaciones y reciben el desperdicio orgánico clasificado y separado para reciclarlo.

Uno más es el Edén Orgánico, una sociedad civil con más de una década de experiencia que cultiva cerca de 20 hortalizas, plantas aromáticas y medicinales, y hacen composta.

Sigue: #DebateInformador

¿Debe el Gobierno invertir más en capacitación para el uso de energías renovables o huertos urbanos?

Participa en Twitter en el debate del día @informador

Temas

Lee También