Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 23 de Enero 2019
Jalisco | Sólo los puestos de comida tuvieron una buena venta este 16 de septiembre

Comerciantes del Mercado Corona batallan para recuperar clientela

Sólo los puestos de comida tuvieron una buena venta este 16 de septiembre

Por: EL INFORMADOR

Los comerciantes agradecían que los clientes los encontraran. EL INFORMADOR ARCHIVO  /

Los comerciantes agradecían que los clientes los encontraran. EL INFORMADOR ARCHIVO /

GUADALAJARA, JALISCO (16/SEP/2014).- El Mercado Corona se atiborraba  de comensales cada 16 de septiembre. Las personas que se congregaban  en el Centro Histórico de Guadalajara rompían filas, tras culminar  el desfile militar conmemorativo de la Independencia de México y  terminaban  en este tradicional mercado para desayunar el menudo que cure la cruda del "grito", un lonche de pierna, unos huevos con frijoles, los tacos de barbacoa y cabeza o los famosos sudados de cinco por 15 pesos.

En los pasillos del Corona circulaban los clientes, quienes  a su paso  encontraban la bolsa, el zapato, la blusa, el recuerdo del bautizo del ahijado o el mandado, que de una vez compraban para no dar doble vuelta al centro.

Los locatarios del extinto mercado de ropa, bolsas, zapatos, yerbas, fruta, verdura  y flores,  que ahora están desperdigados en las calles de Zaragoza y Santa Mónica y en la Plaza Agustín Rivera, añoran esas épocas.

"El 16 de septiembre la gente iba al mercado por la comida y de alguna u otra forma nos llegaba gente, si no compraba, al menos veía y después regresaba. Hoy si vino gente, pero no igual", lamentó Guadalupe Ayón, quien vende recuerditos para  fiestas y fue reubicada  en la plaza Agustín Rivera, tras el incendio de ese inmueble.

Los tacos sudados de 5 por 15 pesos  y las fondas  no dejaron de tener clientela el 16 de septiembre.  Los tapatíos que fueron al centro para  presenciar el desfile  dieron con estos comercios, en su mayoría instalados  frente a la Preparatoria número uno. Los comensales  se sentaron en las banquetas  o apretujados en las contadas mesas que pudieron colocar estos negocios al aire libre,  entre moscas, charcos de agua sucia, esmog y basura que tiran los transeúntes.

"Bendito Dios están dando todos los clientes con nosotros", dijo Doña Estela Covarrubias  mientras entregaba fichas en la fila de su puesto de tacos al vapor.

A pesar de que las cocinas económicas  tuvieron una buena venta, el resto de los comercios no registraron el mismo flujo de clientela.

"Si hace falta el mercado porque todos los comerciantes quedamos muy regados y allá estábamos juntos. La gente que iba a comer, pasaban a comprar otras cosas. Aquí pasan, pero ya no regresan. De la comida ya se van, ya no vienen a ver",  señaló Socorro Luna, quien tiene un puesto de ropa.

En otro puesto, la señora Martha Ornelas sólo había vendido una bolsa de 100 pesos y eran las 12 del día. A pesar de que era temprano,  analizaba la posibilidad de cerrar.  "No hay gente para qué me desgasto", consideró.

EL INFORMADOR / GEORGINA GARCÍA

Temas

Lee También

Comentarios