Lunes, 20 de Enero 2020
Jalisco | Acentúan las deudas del alcalde Juan Sánchez Aldana con la ciudadanía

Coinciden candidatos por Zapopan en deficiencias del actual Gobierno

El panista Guillermo Martínez Mora y el priista Héctor Vielma Ordóñez enfatizan en el esfuerzo que se debe hacer contra la inseguridad, así como en el combate de la corrupción en el Ayuntamiento

Por: EL INFORMADOR

VEA LA ENTREVISTA CON GUILLERMO MARTÍNEZ

ZAPOPAN, JALISCO.
- Los dos candidatos con más posibilidades de ganar la Presidencia Municipal de Zapopan: el panista Guillermo Martínez Mora y el priista Héctor Vielma Ordóñez, tienen una visión similar en torno a las necesidades urgentes del municipio, pero distinta en cuanto al camino a seguir para hacerla realidad.

Martínez Mora, empresario y ex titular de tres secretarías de Gobierno estatal (Educación, Administración y Promoción Económica), se refiere a proyectos como la promoción de la agricultura –incluso habla de exportación de flores y hortalizas a California, en Estados Unidos–, al tiempo que adelanta reducción en el aparato burocrático del Ayuntamiento zapopano, en pro de aumentar los servicios a la ciudadanía, como es el caso de rondines policiacos y nuevas bases en todas las colonias para los policías.

En tanto, Vielma Ordóñez defiende una estrategia de reformas legales, muchas de ellas radicales, para acelerar la apertura de pequeñas empresas en todo el municipio, además de competir por el apoyo de los presupuestos federales para atraerlos al municipio.

A juzgar por las opiniones de los dos candidatos con mayor intención de voto para el próximo 5 de julio, la administración del actual presidente municipal, Juan Sánchez Aldana, ha dejado al descubierto una serie de deudas con la ciudadanía que van de cambios básicos hasta una renovación profunda del aparato del Gobierno.

“En el Gobierno Municipal de Zapopan hay un enorme ‘tortuguismo’ por una cuestión muy sencilla: no hay capacitación para el personal del Ayuntamiento; carecen de conceptos modernos sobre lo que debe ser el servicio a la ciudadanía”.

Quien afirma lo anterior es nada menos que el candidato de Acción Nacional (PAN) al Gobierno de Zapopan, Guillermo Martínez Mora. Una crítica severa, sin duda, aunque el ex secretario del Gobierno de Emilio González Márquez evita cuidadosamente mencionar que el actual alcalde salió de las filas del mismo partido donde milita. Pero las alusiones en boca de Martínez Mora no necesitan de la referencia obligatoria.

Tanto el panista como Héctor Vielma, fueron entrevistados en la Mesa de Redacción de EL INFORMADOR, cada uno por separado. El equipo de campaña del candidato panista, en particular, prefirió evitar el encuentro de los dos en el mismo lugar, lo que se constituye en prueba de que si bien, estos y otros candidatos a alcaldías en la zona metropolitana hablan de “estar dispuestos” a debatir públicamente, se cuidan de coincidir en el mismo lugar.

Severa pobreza

Retomando el diálogo con el candidato del PAN, Guillermo Martínez, otra de sus aseveraciones dejó evidencia de qué tan diferentes son las visiones sobre el ejercicio de Gobierno en Acción Nacional: “Las condiciones de pobreza en Zapopan son muy severas, y tanto que aunque en este municipio están asentadas universidades, zonas residenciales, la mayoría de los centros comerciales de la zona metropolitana y los mejores hoteles del Estado, también es cierto que hay una tremenda pobreza. Es más, aunque hay municipios con alta marginalidad y pobreza, como Bolaños o Mezquitic, que se oyen mucho en el Estado, pues en esos lugares se vive mejor que en muchas colonias de Zapopan.

“Yo estoy visitando esas colonias, como la Mesa Colorada”, continuó el candidato panista, “y puedo dar testimonio de que ahí la gente vive en la vil tierra… no tienen asegurados los servicios más básicos, como el drenaje y la electricidad. Acabo de estar (la semana pasada) con la gente de aquellos lugares, y ahí sí, de verdad, uno se da ‘un baño de pueblo’. Toda la clase política tiene una deuda muy grande con esas gentes (sic), porque ahí uno puede entender por qué está haciéndose más fuerte el desinterés en lo político, en los candidatos y en los partidos. La gente tiene mucha razón en preguntarnos qué les proponemos para resolver las cosas”.

La crítica postura del candidato panista, casi de manera sorprendente, coincide con la del priista Héctor Vielma Ordóñez. Tanto que este último, al comentársele la coincidencia de que ambos sean empresarios y hayan recorrido una carrera dentro de sus partidos más bien ajena a los grupos internos, evade las críticas a su rival en contienda y las dirige mejor al actual alcalde zapopano, evidentemente desacreditado en la contienda electoral.

“El Gobierno de Juan Sánchez Aldana ha tenido muchas deficiencias”, dice Vielma Ordóñez, y cita en su particular oratoria, las obras de remodelación en el Centro Histórico; el ejercicio de gastos públicos; el “desatino” en la elección de obra pública y el manejo interno en la administración.

Licencias exprés

El candidato del PRI reitera que en su administración (habla, como cualquier otro aspirante, suponiéndose triunfador de las elecciones del 5 de julio) se entregarán los permisos para la apertura de negocios “en unas horas”. En una estrategia que se ha adoptado entre todos los candidatos priistas, Vielma Ordóñez adelanta que se otorgará en el Ayuntamiento el permiso para la apertura de giros comerciales, “aunque después se revisarán los requisitos de la solicitud para cuidar que todo se haga conforme a Derecho”.

Héctor Vielma, a diferencia Guillermo Martínez Mora, más enfocado en cuestiones económicas, insistió en las muchas iniciativas de reforma legal que hará llegar al Poder Legislativo, “con las facultades legales que se conceden al presidente municipal”.

“Y esto es porque uno de los mayores problemas que tienen los gobiernos municipales, es el retraso en sus marcos legales. Por eso, desde ahora trabajo con un equipo de asesores legales que están integrando los documentos para proponer reformas indispensables como la revocación de mandato y la renovación a la Ley de Administración Pública Municipal”.

El priista se presenta a sí mismo como “un reformista”, y asevera que ya desempeñó esta tarea “en el mismo partido. Yo reconozco que muchas personas en el PRI se han referido a mi persona como un joven sin experiencia política, como un priista voluntarioso, pero desconocedor. Pero puedo afirmar que a pesar de todo, he construido una posición política, una identidad, con la defensa de mis opiniones, manifestando incluso las cosas con las que no estoy de acuerdo dentro de mi mismo partido. Ya fui candidato a diputado por el Distrito 10, conociendo que ese es un bastión del PAN, y acepté el desafío. Perdí. Y después, aunque se dijo que iba a ser ‘títere’ de Javier Guízar, busqué la candidatura de mi partido al Ayuntamiento de Zapopan, y ahora estoy aquí; Javier Guízar ya no. Puedo decir que antes yo lo apoyé porque consideré que podía ser candidato del partido a la gubernatura de Jalisco, pero ahora las cosas cambiaron y tengo un compromiso con Zapopan (…), lo que puedo afirmar es que si se ha rumorado que fui un priista sin futuro, ahora estamos aquí, en la candidatura, y estoy comprometido con la gente de Zapopan, que quiere cambiar las cosas. Vamos a cambiarlas”.

Otras coincidencias

Pero al margen del discurso político, de las convicciones de ambos candidatos –y evidentemente borrada la barrera de la juventud entre ambos, porque Héctor Vielma evita hacer referencia a la edad de Guillermo Martínez Mora, un hombre que lo aventaja con más de dos décadas de edad–, en un terreno en el que coinciden es en el esfuerzo contra la inseguridad y en la lucha pública que proponen contra la corrupción dentro de la administración municipal.

Y ambos, hablan de “mano dura”, de “remedios” eficaces y a corto plazo.
“Parte de la corrupción se debe a que el alcalde no está atendiendo directamente su obligación, que está disperso en muchas cosas”, ataca Héctor Vielma. “Es conocido que eso se tiene que resolver en Padrón y Licencias, en el otorgamiento de permisos y en el mismo DIF”. Y propone un responsable de la tarea, “una figura parecida a las auxiliares de gerencia empresarial”, incluso vigente en las empresas transnacionales, que “de incógnitos, acuden a las oficinas a solicitar los servicios que se ofrecen, y califican todo, desde la presentación de los que prestan el servicio, el aseo, el cuidado de las instalaciones. Y después retroalimentan con un informe para mejorar la prestación de servicio”.

En tanto, Guillermo Martínez Mora se refiere al problema como una mentalidad arraigada. Necesitamos energía en la aplicación de las normas, mano dura para identificar a quienes violentan las leyes y una actuación firme para procurar que, primero que todo, se presten los mejores servicios a la ciudadanía. No podemos permitir que este esquema se siga repitiendo”.

Al recordársele al candidato panista la dificultad que entraña modificar el comportamiento negativo de muchos de los servidores públicos –y se apela a su experiencia como secretario del Gobierno estatal–, Martínez Mora subraya: “Yo nunca he sido tapadera de nadie”, y apela a la confianza en la acción que pueda desempeñar como eventual alcalde para erradicar las prácticas de corrupción en Zapopan.

Sueldos

“Si es posible, quiero ganar un peso al mes”, afirma Héctor Vielma Ordóñez, el candidato priista a la alcaldía zapopana. “Ya me han dicho que eso puede generar consecuencias para quienes vengan después, pero es que el sueldo no es de importancia (para mi). Ya no he mencionado este tema, pero lo sostengo y cuando sea presidente municipal, buscaré la vía para entregar el resto del sueldo a causas de beneficencia”.

Sobre este punto, el candidato panista, Guillermo Martínez, prefirió ignorar una postura en particular, y repitió que es indispensable que se modifique el esquema de prestación de servicios del Gobierno Municipal, para “dar prioridad a los servicios generales en lugar de que, como ahora, la mayor parte del personal y los recursos se agoten en actividades burocráticas”.

Cumplir compromisos

“Sostengo que hay una obligación del candidato (y ganador del cargo) a hacerse responsable de los compromisos que se adquieren con la ciudadanía. Por eso, estoy en la posición de que quien no cumple con los compromisos que hace en campaña, debe solicitar licencia y dejar el cargo”, sostiene Guillermo Martínez Mora.

En este tema, Héctor Vielma consideró que “no tiene sentido” anunciar que puede solicitar licencia para dejar el cargo “si al final eso es muy relativo. ¿Quién puede decir que incumpliste si muchos factores pueden impedir que se cumplan las promesas de campaña?”. En este sentido, reiteró que es mejor establecer la cláusula de revocación de mandato porque “si la gente cumple las condiciones legales, reúne las firmas necesarias y en una votación reconocida, se determina que tienes que dejar el cargo, pues eso es obligatorio y no depende de tu voluntad”.

Temas

Lee También