Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jalisco | Esta práctica puede tener repercusiones graves

Alerta sobre automedicación de pastillas para 'concentrarse'

Los medicamentos que estimulan el sistema nervioso central deben ser prescritos por un médico
En ocasiones, choferes utilizan estimulantes para mantenerse despiertos por más horas; estos pueden causar daño cognitivo. EL INFORMADOR / R. Tamayo

En ocasiones, choferes utilizan estimulantes para mantenerse despiertos por más horas; estos pueden causar daño cognitivo. EL INFORMADOR / R. Tamayo

GUADALAJARA, JALISCO (17/OCT/2016).- Cuando Karina era residente de la carrera de medicina, sus guardias eran en urgencias nocturnas de un hospital. Acostumbrarse a no dormir de noche fue lo que más le costó y siempre tenía sueño.

Ella veía que a sus compañeros no les pasaba lo mismo que a ella, estaban activos, con los ojos bien abiertos y de un lado para otro.

Un día les preguntó qué hacían para mantenerse despiertos y le dijeron que ingerían una “pastillita” que les permitía rendir toda la noche, estar alertas y más concentrados. Este medicamento es controlado y sólo se prescribe a pacientes con narcolepsia o con trastorno de déficit de atención, pero al estar al alcance de los médicos se ha convertido en un fármaco común de ingerir, pero de manera inadecuada.

Estos medicamentos estimulan el sistema nervioso central, incrementan la concentración de la noradrenalina o disminuyen el consumo cerebral de este neurotransmisor y la dopamina. No generan adicción, pero siempre debe haber un seguimiento médico de por medio.

“Las únicas dos indicaciones médicas para estos medicamentos son los trastornos de atención del niño o del adulto y la narcolepsia, fuera de eso no existe ninguna indicación y no sirve para nada en quien quiere concentrarse más, o aumentar su nivel de atención, porque no funciona cuando no hay déficit; pero además, siempre debe ir prescrito por un médico”, advierte Miguel Ángel Macías Islas, médico del Departamento de Neurociencias, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

De acuerdo con la revista Nature, en Estados Unidos hasta 25% de universitarios utiliza uno o varios tipos de estimulantes neurológicos. En México todavía no hay estudios al respecto.

Karina decidió tomar el estimulante y durante algunas horas estuvo concentrada, alerta, sin sueño. Sin embargo, el efecto derivó en síntomas desagradables.

“Cuando llegó la hora de que tenía que descansar, duré horas sin poder dormir, temblorosa y con una ansiedad que nunca había tenido”.

Ésa fue la primera y última vez que Karina tomó ese medicamento, y aunque advirtió a sus colegas de sus síntomas, ellos lo siguen tomando.

El especialista considera que esto es una mala práctica que puede tener repercusiones graves dependiendo de cada persona. Además, es falso que los estimulantes sirvan a todas las personas para estudiar antes de un examen o aguantar una jornada larga de labores.

RECOMENDACIÓN

Antes de un examen o trabajo estresante

• Duerme temprano.

• Estudia poco, todos los días, para que no tengas que estudiar todo un día antes del el examen.

• No dejes todo el trabajo para el último día.

• No consumas medicamentos sin prescripción médica.

• No consumas bebidas energizantes.

Desinformación provoca abuso

La falta de información sobre lo que causan los estimulantes, así como la falta de control en su venta, provocan que cada vez más personas puedan acceder a ellos.

El psiquiatra adscrito al Hospital General de Occidente de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), Flavio Miramontes Montoya, advierte que en México no se tiene un control adecuado de estas sustancias, pues existen algunas que pueden comprar sin receta médica.

“Muchos (medicamentos) los venden de manera libre, y el médico se da cuenta de manera fortuita y entonces empezamos a advertir el mal uso de las sustancias; el otro es cuando un médico la prescribe, el paciente la compra, y luego se da cuenta que no necesita receta y la compra así”.

Aseguró que los conductores de tráileres tienden a buscar sustancias que los mantengan despiertos, sin embargo, lo que la gente desconoce es que los estimulantes sin control afectan lo cognitivo.

“Disminuyen la capacidad de memoria, la orientación, el cálculo, la capacidad de juicio, todo esto se ve alterado, entonces, si es una persona que quiere manejar o quiere estudiar, en realidad no le va a causar eso”.

PUEDE CAUSAR DESDE ANSIEDAD HASTA PROBLEMAS A NIVEL CEREBRAL

Advierten de las consecuencias de tomar estimulantes sin prescripción

Ingerir estimulantes con el objetivo de permanecer despiertos y alertas puede causar problemas físicos o mentales, pues su naturaleza es para atender ciertos trastornos a nivel neuronal, siempre con prescripción y seguimiento de un especialista.

Miguel Ángel Macías Islas, médico del Departamento de Neurociencias, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), señala que está comprobado que el consumo irracional de medicamentos de este tipo puede causar trastornos graves de ansiedad, sobre todo en aquellas personas que tienen antecedentes de este tipo. También puede ser un impulso para quienes tienen una tendencia suicida.

En cuestión física, las personas que tienen cierta predisposición o antecedentes genéticos de hipertensión arterial, pueden tener graves problemas a nivel cerebral.

Si una persona desconoce que tiene un problema, como un aneurisma cerebral, tomar este tipo de medicamentos sin que un médico lo recete y le dé seguimiento, puede llevarlos a la muerte.

El consumo de estos medicamentos es más común de lo que parece, sin embargo, habla de un desconocimiento de parte de quienes los consumen, porque ni siquiera obtienen el efecto deseado, lo que los obliga a ingerir más dosis y se convierte en un peligro para la salud.

“Nos ha tocado ver jóvenes que ya tienen una malformación cerebral de nacimiento y nunca les había dado problema, ni siquiera sabían que la tenía, hasta que un día se toman estas sustancias. Lo hemos visto con bebidas energizantes, estimulantes y anfetaminas, que se rompe la malformación, sangra, tiene una hemorragia cerebral y hasta entonces se dan cuenta que tenían la malformación y lo que la rompió fue el estimulante”.

ANFETAMINAS, SIN REGULACIÓN

Además de los medicamentos estimulantes comerciales, las anfetaminas son usadas por muchas personas para mantenerse despierto o para bajar de peso.

Esta sustancia es altamente adictiva y lo preocupante es que muchas veces vienen “escondidas” en algunos productos milagro, en suplementos o medicamentos.

El psiquiatra del Antiguo Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, Sergio Villaseñor Bayardo, indica que el consumo de estos productos de forma crónica y desmesurada puede producir insomnio, ansiedad, taquicardias, ideas delirantes y psicosis.

“Mucha gente toma esto de manera abusiva para bajar de peso, por ejemplo, amas de casa que quieren bajar rápido, pero no se dan cuenta que pueden volverse adictas”.

Villaseñor Bayardo pide que si una persona está muy cansada, siente que no rinde o se someterá a largas jornadas laborales a horas nocturnas, por ejemplo, acuda con el médico y le cuente sobre su caso.

“A lo mejor tiene un problema depresivo y no se han dado cuenta, el cual se resuelve más rápido con un buen antidepresivo que con estimulantes que solamente van a agravar el cuadro, que lo van a complicar”.

Temas

Lee También

Comentarios