Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 16 de Noviembre 2018
Internacional | Benedicto XVI cumplirá la próxima semana una apretada agenda en la Gran Manzana.

Seguridad al ‘estilo Bush’ para visita de Papa a Nueva York

La medidas de seguridad serán similares a las adoptadas cuando el presidente de EU visita esta ciudad, con fuertes controles por tierra, mar y aire

Por: EL INFORMADOR

NUEVA YORK.- Las medidas de seguridad diseñadas en Nueva York para la estancia del Papa Benedicto XVI serán similares, en esta era post 11-S, a las adoptadas cuando el presidente George W. Bush está aquí, con fuertes controles por tierra, mar y aire.

Uno de los desafíos para el Departamento de Policía de Nueva York, el Servicio Secreto y la Guardia Suiza -encargados de velar por su seguridad– es protegerle, pero que al mismo tiempo pueda estar en contacto, lo más cercano posible, con la gente.

El dispositivo de seguridad es complejo y ha supuesto todo un desafío para las autoridades, que empezaron a trabajar en eso hace siete meses.
Incluirá a agentes uniformados, perros adiestrados, francotiradores apostados en tejados, unidades antiterroristas de élite, helicópteros sobrevolando la ciudad, la guardia costera patrullando tanto el East River como el río Hudson y el espacio aéreo restringido.
Otras medidas serán menos visibles, como los agentes encubiertos que se mezclarán con la gente y que llevarán consigo detectores de elementos radiactivos del tamaño de un teléfono celular, así como las miles de cámaras de seguridad instaladas en las calles.

Benedicto XVI cumplirá la próxima semana una apretada agenda en la Gran Manzana, a donde llegará procedente de Washington el viernes 18 y se marchará el domingo 20.

Durante los tres días visitará la sede de Naciones Unidas, una sinagoga cercana, la zona cero –donde se levantaban las Torres Gemelas-, la catedral de San Patricio y el estadio de los Yankees, donde oficiará una misa ante miles de fieles.

Las mayores molestias para los neoyorquinos vendrán por los cortes de tráfico en toda la ciudad, según donde esté el Papa en cada momento y lo peor se espera para el viernes, cuando hablará ante la ONU, justo cuando empieza el fin de semana y la gente deja Nueva York.
Los conductores, pero también los que vayan a pie, serán registrados antes de entrar a las áreas habilitadas para ver de cerca a Benedicto XVI, como la Catedral de San Patricio o el estadio de los Yankee, en El Bronx.

El Papa se alojará durante los tres días en la residencia del arzobispo Celestino Migliore, representante del Vaticano ante Naciones Unidas, ubicada en la calle 72 con la Quinta Avenida, en pleno Upper East Side, y más parecerá un búnker que una casa.
Las calles aledañas estarán selladas y sólo se permitirá la entrada a los vecinos que comprueben con documentación que ahí viven, además de ser escoltados a sus domicilios por agentes de policía.

"Cuánto más cerca se encuentren de cada uno de estos sitios (por los que pasará el Papa), más se notarán los efectos", dijo el jefe de policía, Raymond Kelly, durante una rueda de prensa para informar sobre las medidas de seguridad.
Preguntado si éstas serían como si se celebrará la inauguración de la Asamblea General de la ONU (que cada septiembre paraliza una parte de la ciudad), seguida por un desfile y una visita de Bush, Kelly exclamó riendo: "exacto".

"Desde el momento en que aterrice en Estados Unidos nosotros nos encargaremos de su transporte. El Papa Móvil ya está aquí y será utilizado tanto en Washington como en Nueva York", dijo por su parte Brian Carr, del Servicio Secreto.
Las autoridades señalaron que el protocolo que se pondrá en marcha en la visita papal es el diseñado tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 200.

"No somos conscientes de ninguna amenaza específica al Papa durante su visita, pero obviamente sabemos que Osama Bin Laden criticó al Papa en su último mensaje de video", dijo Kelly.
Por otro lado, Nueva York se precia de ser la capital del mundo y de saber cómo manejar este tipo de acontecimientos.
"Siempre que un líder mundial visita una ciudad de ocho millones de personas se complica todo mucho, pero en Nueva York estamos ya acostumbrados", señaló esta semana Michael Balboni, uno de los responsables de seguridad pública del estado de Nueva York.
EL INFORMADOR / MLOM / 12-04-08

Temas

Lee También

Comentarios