Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 18 de Agosto 2018
Internacional | Raúl Castro despunta como el hombre capaz de garantizar la supervivencia del sistema socialista.

Parlamento cubano designará sucesor de Fidel Castro

El Parlamento se reunirá el domingo para designar entre sus 614 diputados a un nuevo jefe de Estado y otros 30 miembros del ejecutivo

Por: EL INFORMADOR

La Habana.- El Parlamento cubano designará el domingo al sucesor de Fidel Castro y pocos esperan sorpresas: el próximo presidente será Raúl Castro, hombre de la continuidad y quizás también del cambio.
Fidel Castro renunció el martes después de casi medio siglo en el Gobierno, debido a una enfermedad que lo mantiene apartado del poder desde hace un año y medio.
El Parlamento se reunirá el domingo para designar entre sus 614 diputados a un nuevo jefe de Estado y otros 30 miembros del ejecutivo.
Raúl, un general de 76 años, despunta como el hombre capaz de garantizar la supervivencia del sistema socialista erigido por su hermano e introducir, a la vez, graduales reformas económicas que mejoren la calidad de vida de los 11 millones de cubanos.
"El representa, más que nada, la estabilidad y continuidad en momentos de mucha ansiedad e incertidumbre", opinó Frank Mora, un politólogo del National War College en Washington.
Durante sus 19 meses de gobierno interino desde que Fidel enfermó, Raúl promovió debates para diagnosticar los problemas del país y habló con realismo de sus principales desafíos, como la brecha entre salarios y precios y la producción de alimentos.
Salir de la sombra de su hermano y ejercer provisionalmente el poder hizo crecer a Raúl como sucesor natural, asegura Bert Hoffmann, un experto en América Latina del German Institute of Global and Area Studies.
"Debido a su edad, todos saben que el suyo será un mandato transitorio, pero que la transferencia del poder a la próxima generación ocurrirá más adelante", dijo.
Por eso, todos prestarán mucha atención a la composición del nuevo Consejo de Estado, para ver quién sube y quién baja, quién entra y quién sale.
"El cambio, como mínimo, debería ser medido por la presencia de personas que no pertenecen a la generación revolucionaria, es decir, gente menor de 60 años", dijo Marifeli Perez-Stable, una investigadora sobre Cuba del centro de estudios Inter-American Dialogue en Washington.

Cambios

Uno de los movimientos más esperados es el del vicepresidente Carlos Lage, un médico de 55 años percibido como el arquitecto de las tímidas reformas económicas que abrieron en la década de 1990 las puertas a la inversión extranjera en el turismo y permitieron pequeños negocios privados.
Si Raúl ocupa la presidencia, Lage podría avanzar una casilla y reemplazarlo como primer vicepresidente del Consejo de Estado y del de Ministros, colocándose como posible heredero. "Su perfil aumentaría todavía más. Ya aparece en la portada de los periódicos y es la cara internacional de la revolución", comentó Mora.
El canciller Felipe Pérez Roque, un ingeniero electrónico de 42 años forjado como secretario de Fidel Castro, podría pasar a ocupar uno de los cinco sillones de vicepresidente del Consejo de Estado.
La palabra de orden, dicen los analistas, es cohesión. Raúl no hará nada que saque a Cuba de los rieles del socialismo.
"El ímpetu, tanto simbólico como real, estará en integrar los diversos elementos del aparato, evitando que ningún sector pueda sentirse excluido", dijo Hoffmann.
Eso implica caras viejas y jóvenes, militares y civiles, hombres y mujeres, blancos y negros, dijo el investigador del German Institute of Global and Area Studies.
Domingo Amuchástegui, ex analista de la inteligencia cubana radicado en Miami desde que desertó en 1994, advirtió que, pese a su renuncia, Fidel Castro no está fuera del juego.
"Hay que comprender que, durante los próximos años, Fidel Castro seguirá ocupando un papel crucial con un rol activo en la elección de sus sucesores desde detrás del trono", dijo.
Castro, de 81 años, retiene por el momento la jefatura del gobernante Partido Comunista y una enorme influencia política.
En su carta de renuncia dejó claro que está en perfecto uso de sus facultades mentales y seguirá "reflexionando" por escrito sobre los problemas del mundo y de la isla de Gobierno comunista que levantó a 150 kilómetros de su enemigo Estados Unidos.

REUTERS 21-02-08 IJALH

Temas

Lee También

Comentarios