Lunes, 27 de Mayo 2024
Internacional | El secretario de la OEA, asegura que ningún menor debe ser considerado ilegal

Niños migrantes son una crisis muy grave: Insulza

El secretario de la OEA, exhorta a los gobiernos involucrados a impulsar leyes modernas para enfrentar la situación

Por: AP

José Miguel Insulza, asistió a la Conferencia Internacional sobre Migración, Niñez y Familia en Honduras. EFE /

José Miguel Insulza, asistió a la Conferencia Internacional sobre Migración, Niñez y Familia en Honduras. EFE /

TEGUCIGALPA, HONDURAS (16/JUL/2014).- La enorme cantidad de niños centroamericanos que viajan no acompañados y sin documentos a Estados Unidos es una crisis humanitaria de grandes repercusiones que sorprende al mundo, dijo el miércoles el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

Indicó que el 29 por ciento de los viajeros son de Honduras, el 23 por ciento de México y el 24 por ciento de Guatemala y El Salvador, cuyo 40 por ciento oscila en edades de 14 a 17 años.

"Es una crisis humanitaria urgente, donde los menores que participan en la misma deben recibir el debido proceso... y ningún ser humano debe ser considerado ilegal, por cuanto tiene derecho a movilizarse y a pedir
asilo", afirmó Insulza en la Conferencia Internacional sobre Migración, Niñez y Familia --convocada por el gobierno hondureño.

Según autoridades estadounidenses, 57 mil menores ingresaron desacompañados y sin autorización desde octubre de 2013.

Una investigación de la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados indicó que las causas de la masiva aventura son diferentes porque los niños de Guatemala lo hacen agobiados por la extrema pobreza, mientras que los de El Salvador y Honduras por proceder de lugares violentos y peligrosos controlados por criminales y pandilleros.

Ante la tendencia a considerar el fenómeno como una amenaza a la seguridad de las cinco naciones involucradas en el asunto, Insulza aseguró que "ninguno de estos niños puede convertirse en una amenaza, no son una amenaza".

Insulza
exhortó a los gobiernos de la región a impulsar leyes modernas para enfrentar la situación.

El presidente Juan Orlando Hernández dijo en la reunión que "por cada nueve niños no acompañados que hacen el peligroso viaje hacia Estados Unidos, siete salen de las zonas hondureñas con mayor violencia, donde hay mayor tránsito de droga... y eso prueba el incremento en el flujo de la migración en números jamás antes vistos".

Sostuvo que "se trata de un fenómeno demasiado grande, que es imposible enfrentar de manera individual. Hay que enfrentarlo de manera conjunta porque se requiere derrotar al crimen organizado, reducir los niveles de corrupción estatal y disminuir las desigualdades sociales en nuestros países".

En un esfuerzo por ofrecer respuestas al drama de los hondureños deportados y lograr su reinserción laboral y social, el mandatario anunció programas para generar empleos y crear pequeñas empresas para ellos.

Washington deportó el lunes de El Paso, Texas, a cerca de tres decenas de menores hondureños, algunos con sus padres, y lo mismo hará el viernes con el segundo grupo.

En la víspera, Honduras intensificó la vigilancia en su frontera oeste con Guatemala para controlar la salida de emigrantes indocumentados.

"El objetivo es identificar, capturar y encarcelar a los que están llevando personas de manera irregular a Estados Unidos", dijo la fiscal de la Niñez, Nora Urbina.

Desde el 20 de junio las autoridades han detenido a nueve traficantes de personas, conocidos como coyotes, y a 103 niños al intentar ingresar a Guatemala.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones