Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 14 de Diciembre 2019
Internacional | Cuando Obama fue senador votó por fortificar la Frontera Sur

Migración, tema olvidado en la agenda de la Cumbre

La reforma migratoria, se prevé, será uno de los temas ausentes en la Cumbre de Líderes de América del Norte que empieza hoy

Por: EL INFORMADOR

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS.-El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, confía en que el Congreso legalizará a los indocumentados, pero cuando fue senador votó por fortificar la Frontera Sur.
 
La reforma migratoria, se prevé, será uno de los temas ausentes en la Cumbre de Líderes de América del Norte que empieza hoy y que tiene como protagonistas a los presidentes de México, Felipe Calderón; Estados Unidos, Barack Obama y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper.

Desde que la canciller mexicana Patricia Espinosa anunció que en las reuniones hablarían sobre la recuperación económica, el bienestar de la ciudadanía, la seguridad y el combate a la delincuencia organizada y el terrorismo, la competitividad y las energías limpias, más de alguno se preguntó dónde quedaba la migración, o para ser más específicos, la reforma migratoria.

El diputado federal panista por Jalisco, Mario Salazar Madera, y del Estado de Durango, Samuel Aguilar Solís (PRI), advirtieron que éste, el de la reforma, era el gran tema ausente de la agenda.

Incluso el perredista Cuauhtémoc Velasco lamentó que Calderón vaya “en blanco” a la Cumbre y le permita al presidente Obama que imponga su agenda, en la que figura la seguridad.

Apenas el viernes pasado y antes de viajar a Guadalajara, Obama reiteró ante medios hispanos su deseo de sacar adelante una reforma migratoria integral.

Sin embargo admitió que será hasta el próximo año cuando impulse dicha iniciativa y afirmó que desconoce los alcances de la misma, ya que se requerirá del aval de demócratas y republicanos.

Lo anterior contrasta con lo que prometió en marzo de 2009 durante una reunión con legisladores de origen hispano.

En el encuentro les dijo que antes de que terminara 2009 presentaría una iniciativa de reforma.

“El presidente repitió y reiteró su compromiso de manera clara e inequívoca, tiene toda la intención de hacerlo (presentar la reforma) junto a este caucus hispano este año”, indicó en aquella ocasión Luis Gutiérrez, legislador demócrata por Illinois.

Incluso un mes después, en abril, la directora de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, confirmó al diario “The New York Times”: “Obama planea comenzar el debate sobre la reforma migratoria este año”.

Desde su campaña presidencial, Obama ha llamado al Congreso a sensibilizarse en el tema migratorio recordando que Estados Unidos es un país de inmigrantes.

Pero cuando era senador por Illinois, Obama voto a favor de la polémica Ley Sensenbrenner (también llamada de “Protección de Fronteras, Antiterrorismo y Control de Inmigración Ilegal), que criminalizaba a los indocumentados y que iba más allá, pedía institucionalizar las detenciones arbitrarias y las deportaciones masivas.

Incluso, ya como candidato a la presidencia, Obama en su plataforma política pedía sancionar a quienes contrataran indocumentados y también se manifestó porque la Frontera Sur fuese más segura, por lo que apoyaba el despliegue de más personal y mayor infraestructura y tecnología.

También, hay que decirlo, proponía crear un sistema para que los indocumentados legalizaran su estatuto migratorio, siempre y cuando aprendieran inglés y pagaran una multa.

Otro punto que apoya Obama es el combate a los traficantes de personas o “polleros”, así como el terminar las redadas que comenzaron a darse principalmente en Arizona al final de la gestión de George W. Bush. (EL INFORMADOR/Agencias)

La Bestia;  el Cadillac presidencial

GENERAL
LONGITUD: 5.5 metros.
PESO: 10 toneladas.
VELOCIDAD MÁXIMA: 100 kilómetros por hora.
MOTOR: diesel, de 6.5 litros.
CABINAS: La delantera cuenta con un centro de comunicaciones y un sistema de rastreo GPS. Para cuatro personas, sólo Obama puede bajar el cristal que lo separa de la cabina del conductor.

SEGURIDAD
CARROCERÍA: Antiproyectiles y está conformada por una aleación de acero, aluminio, titanio y cerámica.
CAJUELA: Hay un contenedor que contiene sangre del tipo del presidente Barack Obama en caso de que se necesite una transfusión de emergencia. Tiene un sistema de reciclaje de oxigeno para las cabinas.
CRISTALES: Tienen un blindaje de 12 centímetros de grosor.
DEFENSA: Está equipada con cámaras de visión nocturna y armas de fuego.
CHASIS: Tiene una placa de acero de 12 centímetros para proteger la base del auto.
PUERTAS: Tienen 20 centímetros de ancho y el mismo peso de la puerta de un Boeing 745.
NEUMÁTICOS: Con tecnología RunFlat, si se ponchan el aro de plástico soporta el peso del auto.
VENTANAS: Sólo baja la del conductor y nada más ocho centímetros.
TANQUE DE GASOLINA: Está blindado y es a prueba de explosiones.

FUENTE: Cadillac.

Telón de fondo

McCain-Kennedy, el proyecto bipartidista que no fructificó


En mayo de 2006, el senador republicano por Arizona y ex candidato presidencial, John McCain, impulsaron una iniciativa de reforma migratoria junto a su colega, el demócrata Edward “Ted” Kennedy. Sin embargo, en septiembre de ese año el proyecto fue rechazado.

Aquella iniciativa dividía en tres grupos a los indocumentados e incluía severas medidas de seguridad en la Frontera Sur.

El primer grupo lo componían trabajadores sin papeles en regla que tenía más de cinco años en el país. Ellos podían acceder a una residencia temporal de seis años y después a la residencia permanente.

El segundo grupo lo integraban ilegales que tenían más de dos años en el país. Ellos aspiraban a calificar para un permiso temporal de trabajo hasta que cumplieran cinco años, y después de ese periodo podrían recibir una residencia temporal.

En el tercer grupo estarían aquellos que tienen viviendo dos años en la Unión Americana, para ellos no habría beneficios y tendrían que regresar a su país de origen.

La medida que hubiera beneficiado al menos a casi ocho millones de indocumentados era respaldada por el entonces presidente George W. Bush, pero el ala conservadora republicana la rechazó.

A pesar del revés, un año después ambos senadores modificaron la iniciativa, ahora no segmentaban a los indocumentados, sino que buscaba un mismo trato para todos. Aún así, la respuesta republicana fue la misma, un rotundo no. (EL INFORMADOR)

Temas

Lee También