Lunes, 15 de Julio 2024
Internacional | González conducía su vehículo sin escoltas y de repente aparecieron en una motocicleta dos personas que le dispararon

Matan al director de lucha contra el narcotráfico de Honduras

Julián Arístides González, un símbolo nacional en el combate contra este flagelo, fue asesinado este martes por desconocidos

Por: AFP

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- El director de lucha contra el narcotráfico de Honduras, general retirado Julián Arístides González, un símbolo nacional en  el combate contra este flagelo, fue asesinado este martes por desconocidos que  le dispararon desde una motocicleta mientras viajaba en su automóvil.

González, un general que se retiró del Ejército en los años 90, era desde  hacía unos cinco años el jefe de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico  del Ministerio Público y mantenía una dura batalla contra los traficantes, a  pesar de la escasez de recursos.

A González "le dispararon desde una motocicleta en El Guanacaste", una  calle transitada del noreste de Tegucigalpa, hacia las 07H00 locales (13H00  GMT), mientras conducía su vehículo, dijo a la AFP el portavoz policial Daniel  Molina.

Un detective que inspeccionó la escena del crimen, antes del levantamiento  del cadáver del general, relató que González conducía su vehículo sin escoltas  y de repente aparecieron en una motocicleta dos personas que le dispararon  varias veces y luego escaparon.

"Se han encontrado casquillos alrededor del vehículo" y el cuerpo quedó    dentro del auto, dijo el oficial.

El crimen de González, en un país que tiene una de las mayores tasas de  homicidios de América Latina, ocurrió mientras el régimen de facto y el  presidente electo Porfirio Lobos intentan obtener reconocimiento internacional  para superar el aislamiento que vive Honduras desde el golpe de Estado del 28  de junio.

Honduras, como el resto de América Central, es considerado un país de  tránsito de la droga desde Sudamérica hacia Norteamérica.

"El cargo que ostentaba era delicado que implicaba riesgos", expresó el  fiscal David Urtecho.

"Lamentablemente carecemos de las herramientas para enfrentar al crimen.  Sólo (tenemos) el temor a Dios", agregó.

La unidad de González, dedicada a tareas de investigación y que actuaba en  coordinación con la policía en operaciones antidrogas, enfrentaba mayor escasez  de recursos luego de que Estados Unidos suspendiera toda su ayuda a Honduras  tras el golpe de Estado que depuso al presidente Manuel Zelaya.

Hace unas semanas, González denunció que el narcotráfico se había  incrementado en Honduras, al aumentar los casos de avionetas provenientes del  exterior cargadas de droga que aterrizan en zonas rurales y que son quemadas  por las bandas de traficantes luego de descargar su mercancía.

"Estuvimos ayer (lunes) en una conferencia sobre los últimos dos casos de  (avionetas en los departamentos de) Olancho y Yoro y (él) hacía referencia que  estaba dispuesto a enfrentar ese flagelo", declaró el portavoz policial Orlin  Cerrato.

El creciente número de avionetas que aterrizan en Honduras significa un  incremento de la presencia de narcos en un país que vive una escalada de  violencia que incluye hasta crímenes colectivos en diferentes zonas.

El problema de la violencia se ha agravado porque, de acuerdo con diversas  fuentes, la Policía y el Ejército han sido desviados por el régimen de facto a  reprimir disturbios derivados de la crisis política, en desmedro del combate al  crimen.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones