Domingo, 16 de Mayo 2021
Internacional | La Corte ha presentado a su vez una propuesta de reforma interna

Insulza, acusado de pretender tomar control ejecutivo de la CIDH

En un documento presentado al Consejo Permanente de la OEA, Insulza cuestionó la autonomía y la independencia de la Corte

Por: NTX

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza,  ARCHIVO  /

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, ARCHIVO /

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS (19/JUL/2011).- Grupos de defensa de los derechos humanos de América externaron hoy su preocupación de que una propuesta de reforma afecte la autonomía de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). 

Los organismos consideraron que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, pretende colocar al secretario ejecutivo de la CIDH bajo su autoridad directa. 

En un documento presentado al Consejo Permanente de la OEA, Insulza cuestionó la autonomía y la independencia de la CIDH, al insistir que son 'conceptos' que no aluden ninguno de los diversos instrumentos políticos que regulan a la CIDH. 

En cuanto a la designación del secretario ejecutivo de la CIDH, Insulza aludió el propio estatuto del organismo, según el cual 'los servicios de la Secretaría de la Comisión estarán a cargo de una unidad administrativa especializada' bajo la dirección de su oficina. 

"El mismo artículo establece que el Secretario Ejecutivo será designado por el Secretario Ejecutivo General de la Organización en consulta con la Comisión", precisó el documento. 

El argumento de Insulza contradice la práctica tradicional, mediante la cual el secretario ejecutivo de la CIDH ha sido seleccionado por los comisionados del organismo, lo que politizaría la elección. 

La propia CIDH ha presentado a su vez una propuesta de reforma interna, bajo la cual retendría la selección del secretario ejecutivo. 

Viviana Kristicevic, directora del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) calificó de 'indeseable' la posibilidad de que el cargo quede supeditado a una oficina política como la de Insulza. 

"Creemos que es importante que la comisión no tenga pies de barro, que no esté asentada sobre una secretaría, y un secretario ejecutivo sobre el que no tiene autoridad", dijo. 

Hablando por separado en una audiencia pública convocada por la CIDH para conocer la posición de la sociedad civil, Kristicevic dijo que de prosperar, la intención de Insulza acabaría con la autonomía e independencia de la comisión. 

José Miguel Vivanco, director ejecutivo del grupo Human Rights Watch para América Latina, exhortó a los miembros de la comisión 'a resistir la presión' ejercida por algunos países miembros e Insulza. 

Vivanco denunció que se busca con este cambio "un mayor control de la comisión, y consecuentemente un debilitamiento y no un fortalecimiento" de este órgano. 

En su turno la comisionada presidenta de la CIDH, la estadounidense Dinah Shelton agradeció las muestras de apoyo, pero resaltó la importancia de que estas agrupaciones hagan llegar sus preocupaciones a sus respectivos gobiernos. 

"Necesitamos que nos defiendan, tanto como ustedes necesitan que nosotros los defendamos", indicó. 

Shelton recordó que "si los Estados deciden que ya no somos necesarios o importantes, nos pueden abolir y ustedes son la defensa que impiden que eso suceda". 

Temas

Lee También