Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 18 de Diciembre 2018
Internacional | La presidenta Michelle Bachelet dijo que ``se están tomando las medidas y los resguardos'' para evitar desgracias personales.

El Chaitén despierta y provoca lluvia de ceniza

Las autoridades iniciaron la evacuación en la madrugada del viernes desde remotas localidades de la región de Los Lagos, a 1.200 kilómetros al sur de Santiago, debido a la erupción del volcán Chaitén estalló el miércoles.

Por: EL INFORMADOR

SANTIAGO DE CHILE .- Unas mil 500 personas fueron evacuadas el viernes de localidades del sur chileno por la erupción del volcán Chaitén, que lanzó una gran fumarola y mantiene una lluvia de ceniza sobre varios municipios, alcanzando hasta la provincia argentina de Chubut.

Lo complejo de la situación, que incluye el corte de agua potable y la imposibilidad de vuelos, hizo a las autoridades decretar alerta roja --la máxima emergencia-- en la zona, que obliga a tener transportes disponibles para evacuar a todas los habitantes en peligro.

Chaitén se ubica a sólo 10 kilómetros del volcán, de unos mil metros de altura.

El gobierno dispuso barcazas gratuitas para la evacuación de residentes de Chaitén --que es obligatoria para ancianos, embarazadas y bebés-- hacia Quellón, un viaje que demora unas cinco horas. De allí seguirán a un albergue en el cercano municipio de Castro.

Chaitén forma parte del desmembrado territorio insular chileno y normalmente sus habitantes deben cruzar en barcazas para llegar al archipiélago de Chiloe donde se encuentran las localidades de Quellón y Castro, en el oeste, o utilizar vuelos comerciales hasta Puerto Montt, ciudad unida al territorio continental.

Las autoridades iniciaron la evacuación en la madrugada del viernes desde remotas localidades de la región de Los Lagos, a mil 200 kilómetros al sur de Santiago, debido a la erupción del volcán Chaitén, que siguió a un enjambre sísmico que estalló el miércoles. Los vuelos en la zona fueron suspendidos por la escasa visibilidad.

El alcalde de Chaitén, José Miguel Fritis, dijo que la situación ``es bastante complicada'' y ``afecta a unas cinco mil personas del total de nueve mil habitantes que tiene la localidad''.

La presidenta Michelle Bachelet dijo que ``se están tomando las medidas y los resguardos'' para evitar desgracias personales.

El alcalde la localidad cercana de Futaleufú, Arturo Carvallo, dijo que ``se cerró completamente la visibilidad... parecía que era de noche''.

En municipios como los de Chaitén, El Amarillo y Futaleufú la capa de cenizas es de 10 a 40 centímetros, según informes de enviados periodísticos. En muchos lugares se pide a los residentes que no salgan a las calles.

El vulcanólogo Juan Cayupi, de Onemi, dijo telefónicamente a la AP desde Chaitén que la lluvia de ceniza ha disminuido sobre ese municipio, pero el viento la está desplazando hacia el sudeste, Palena y Futaleufú.

Personal del ejército colabora en la evacuación y un centenar de policías se dirige a la zona más crítica.

La armada mantiene tres buques dispuestos para trasladar a toda la población de Chaitén si es necesario.

Las autoridades suspendieron el abastecimiento de agua potable en toda la zona porque se contaminó con cenizas. El ministro de Obras Públicas, Sergio Bitar, dijo que se gestionan camiones aljibes y estanques de almacenamiento de agua para llevar a los afectados.

El ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma, señaló que al ser el Chaitén el volcán que entró en erupción, hay ``una situación de mayor preocupación'' por la cercanía de la ciudad de Chaitén, 10 kilómetros, mientras que el Michimahuida está a unos 40 kilómetros.

Pérez Yoma solicitó a la población alejarse de los cursos de agua ``porque puede haber deshielos importantes y esto producir riadas que sean de consecuencia''.

Las autoridades dispusieron que personal especializado, incluyendo sismólogos y médicos siquiatras, fuera enviado a la capital provincial de Chaitén.

El gobierno aún tiene en la retina el terremoto de 6,2 ocurrido el 21 de abril de 2007 y las posteriores marejadas ocurridas en el fiordo de Aysén, unos mil 300 kilómetros al sur de Santiago. Diez personas murieron y siete de ellas nunca fueron encontradas.

El terremoto se produjo luego de un par de meses de un enjambre sísmico que mantuvo a los habitantes de la zona de Aysén con miedo permanente y crisis nerviosas. Tras el desastre, Bachelet visitó el área y fue criticada por decenas de personas que acusaron al gobierno de no escucharlos debidamente..

Desde Argentina hay informes que en la provincia de Chubut se suspendieron las clases a causa de las lluvias de ceniza y humo.

Redacción/El Informador, 03-05-08, JRMB.

Temas

Lee También

Comentarios