Martes, 24 de Mayo 2022
Internacional | ''Los años de deuda y de gasto han hecho que esto sea inevitable''

David Cameron apuesta por el ajuste más duro en 30 años

Incrementar el IVA, congelar salarios públicos y recortar el gasto social son las principales medidas de la flamante administración conservadora

Por: EL INFORMADOR

George Osborne, ministro de Economía, muestra el maletín con los ajustes a la política de gasto británica. AFP  /

George Osborne, ministro de Economía, muestra el maletín con los ajustes a la política de gasto británica. AFP /

LONDRES, INGLATERRA (23/JUN/2010).- El Gobierno británico presentó su plan de ajuste presupuestario que pretende reducir en cinco años el déficit del Estado, estimado actualmente en torno a los casi 218 mil millones de dólares.

El plan incluye recortes en el gasto social e incrementos impositivos y fue presentado ante la Cámara de los Comunes por el ministro de Economía, George Osborne, que calificó las medidas incluidas en el nuevo presupuesto como “duras, pero justas”.

“Los años de deuda y de gasto han hecho que esto sea inevitable”, justificó Osborne en referencia a los últimos 13 años de gobiernos laboristas y con el objetivo de justificar el ajuste más severo de las cuentas del Estado británico desde la década de 1980.

Osborne dijo que se congelarán los salarios en el sector público y se suspenderá tres años el apoyo económico para quienes tienen hijos, así como los incentivos a las familias con un ingreso anual superior a los 59 mil 334 dólares.

La medida llega a tal grado que los minusválidos tendrán que someterse a nuevos exámenes para determinar si de verdad necesitan apoyo económico al no poder trabajar.

Una de las medidas favorables para la población será la de aumentar la tasa básica impositiva para las personas físicas, lo que beneficiará a 880 mil personas, que no tendrán que pagar impuestos.

Osborne subrayó que es un presupuesto de emergencia. “Déjenme hablarles con claridad de la emergencia que afrontamos, el Gobierno de coalición ha heredado de su predecesor el mayor déficit presupuestario de cualquier economía en Europa con la excepción de Irlanda”.

Para ejemplificarlo mejor, dijo que una de cada cuatro libras que se gasta el Reino Unido es prestada. “Lo que no hemos heredado de nuestros predecesores es un plan creíble para reducir este déficit récord”.

Osborne argumentó que de no tomar esas medidas disminuirá la credibilidad del país en los mercados internacionales y esto traería “consecuencias catastróficas”.

Por ello, anunció que a partir de enero habrá un nuevo impuesto a los bancos y el IVA aumentará para generar ingresos anuales por más de 18 mil millones de dólares.
También se reducirá el impuesto a las empresas “porque son los negocios y no el Gobierno las que crearán los empleos en el futuro”.

Ajuste “irresponsable”

Las críticas al ajuste no se hicieron esperar por parte de los que, supuestamente, generaron el déficit. Harriet Harman, líder de los laboristas calificó de “irresponsable” el presupuesto y aseguró en el Parlamento que lo padecerán los que menos tienen.
“Éste es un presupuesto ‘tory’ (como se les conoce a los conservadores) que echará a la gente de sus trabajos, que frenará el crecimiento económico y que dañará servicios públicos vitales”.

Los sindicatos también arremetieron contra la medida.

Dave Prentis, secretario general del sindicato de los trabajadores públicos acusó al Gobierno de Cameron de “declararles la guerra”.

Derek Simpson, secretario general de Unite, aseguró por su parte que es el mayor ataque contra los servicios esenciales del Estado en una generación y añadió: “Hoy la máscara ha caído y ha revelado lo que es este Gobierno: ‘tories’ que recortan drásticamente el gasto social y que son amigos de los ricos y los poderosos”.

Paquete de medidas en lugar de ficha técnica: Lo nuevo


Reducir el gasto en 25 mil millones de dólares para el periodo 2014-2015.

Congelar los salarios públicos a quienes cobren más de 31 mil 333 dólares por año.

Suspender durante tres años las ayudas por hijos y la eliminación de los incentivos familiares en el caso de hogares con ingresos superiores a los 59 mil 334 dólares anuales. Reducir 25% el gasto de la mayoría de los ministerios.

Retrasar la edad de jubilación a los 66 años.

Incrementar al Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 17.5% a 20 por ciento.

Limitar la ayuda de vivienda para los sectores más desfavorecidos.

Someter a las personas que reciben subsidios por minusvalía a nuevos exámenes médicos para valorar su situación.

Reducir el impuesto a las actividades económicas de 28% a 27 por ciento. En los tres años posteriores bajará un punto porcentual hasta quedar en 24%, con tal de que las empresas inviertan en el país.

Metas de la nueva política


Ahorrar más de 16 mil millones de dólares hasta el año fiscal 2014-2015.

Disminuir la inflación a finales de año a 2.7%, actualmente es de 3.4 por ciento.

Reducir la tasa de desempleo a 6.1 en 2015, hoy es de 7.9% pero se prevé que a finales de año sea de 8.1 por ciento.

Que el crecimiento económico se sitúe en 2.7% en 2015, este año se prevé que sea de 1.2 por ciento.

Siete décadas sin alianzas

El conservador David Cameron ganó las elecciones el pasado 6 de mayo al entonces premier laborista, Gordon Brown, y le dio la posibilidad a su partido de volver al poder 13 años después, pero al no tener mayoría (pues sólo alcanzó 306 escaños de los 320 necesarios) tuvo que recurrir al líder liberal-demócrata Nick Clegg, a quien tras cinco reuniones, decidió hacerlo vice primer ministro para poder formar Gobierno.

Clegg aceptó la propuesta y con ello terminaron días de tensión, ya que el laborista Gordon Brown también ofrecía a Nick un cargo a cambio de aliarse con ellos. Tras no prosperar el acuerdo entre ambos, Brown decidió renunciar como primer ministro.

En Reino Unido no gobernaba una coalición desde 1940 y tampoco un primer ministro había llegado tan joven a dirigir los destinos de una de las naciones más importantes, ya que Cameron tiene sólo 43 años.

La alianza indicaba que vendrían cambios fuertes, que el propio Cameron planteó después de encontrarse con la reina Isabel II para formalizar su investidura.

“Enfrentamos problemas urgentes y profundos, un gran déficit, graves problemas sociales, un sistema político que necesita una reforma, por eso estoy dispuesto a formar una total coalición con los liberales demócratas”.

Cameron ya tenía claro lo que vendría y las medidas anunciadas ayer pueden resultar excesivas, pero todo indica que él ya se las planteaba antes de formar Gobierno.

Temas

Lee También