Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 15 de Julio 2019
Internacional | Cristina y su esposo son denunciados

Cristina da una vuelta en la Casa Rosada

En un cuatriciclo de los hermanos Marcos y Alejandro Patronelli, ganadores del rally de Dakar

Por: EFE

BUENOS AIRES, ARGENTINA.-La presidenta argentina, Cristina Kirchner, pasea en la explanada de la Casa Rosada a  bordo del cuatriciclo de los hermanos Marcos y Alejandro Patronelli, ganadores del rally de Dakar.

Cristina y su esposo, el ex mandatario Néstor Kirchner, son denunciados por presunto enriquecimiento ilícito, luego de que, en 2008, en plena crisis financiera mundial, el ex presidente comprara dos millones de dólares, presuntamente valiéndose de “información privilegiada”.

Ayer, el Gobierno argentino oficializó la renuncia del secretario personal de la presidenta sometido a una investigación por enriquecimiento ilícito.

Fabián Gutiérrez renunció a su puesto “por motivos personales”, aunque desde octubre es investigado después de que su patrimonio se multiplicara por siete desde 2003.



Últimas imágenes del naufragio

El traspaso de la banda presidencial entre cónyuges, el maletín con 800 mil dólares de Antonini y su paso por la Casa Rosada, la aspereza del conflicto con el campo, las candidaturas testimoniales, ¡el meteórico crecimiento patrimonial!, eran indicios de que ciertos rasgos de los Kirchner se mantenían ocultos no sólo por la retórica.

A fin de cuentas, Néstor Kirchner, como presidente, había logrado desde condiciones adversas un mandato exitoso, concluido muy lejos de la fragilidad institucional que legó Fernando De la Rúa o de la gula proverbial de Carlos Menem.

El reconocimiento de que el ex mandatario compró dos millones de dólares en 2008, aprovechando la favorable coyuntura cambiaria creada por la crisis económica, despeja finalmente cualquier duda sobre ciertos resortes oscuros en la conducta del matrimonio.

Los Kirchner son, ante todo, un clan familiar que mantiene un acalorado discurso populista mientras calcula fríamente los movimientos que deben realizar para agigantar su patrimonio, sin importar consideraciones éticas.

Si Néstor Kirchner se presenta como candidato a las elecciones  presidenciales próximas, difícilmente podrá siquiera repetir la frase que acuñó al término de las elecciones legislativas del pasado año: “Perdimos por poquito”.

Lo ocurrido pone fin al “baile de máscaras”. Ante extraños y, sobre todo, propios se develó la fisonomía real de los usufructuarios del poder. Aunque legalmente es probable que nada pueda ser imputado a la pareja, el efecto moral de la operación financiera es desastroso y el mensaje, desolador.

Marca un antes y un después. Cristina y Néstor quedarán solos, acompañados acaso de cínicos y crédulos. Lo peor, es que en su caída arrastran el mensaje de regeneración que tanto necesita el liderazgo argentino. ¿Cómo es posible que eligieran la usura cuando estuvieron tan cerca del respeto y el agradecimiento?

Los hechos harán que algunos rememoren a Balzac: “Detrás de cada gran fortuna, hay un crimen”. Otros quizás recuerden alguna estrofa de Martín Fierro: “Yo he visto muchos cantores/ Con fama bien otenidas/ Y que después de alquiridas/No las quieren sustentar:/Parece que sin largar/Se cansaron en partidas”.

Lo cierto es que asistimos a las últimas imágenes de un naufragio.
 
Orestes E. Díaz Rodríguez/Maestro de la UdeG.

Temas

Lee También

Comentarios