Viernes, 17 de Enero 2020
Entretenimiento | Alcanza el éxito al retratar sueños

Rodrigo Prieto labra su propia historia

El cinefotógrafo encuentra en la paciencia y las buenas elecciones sus principales herramientas para sobresalir

Por: EL INFORMADOR

ESTADOS UNIDOS.- Nueve años atrás Rodrigo Prieto se quedó con las ganas de trabajar con Oliver Stone en el proyecto Beyond border, proyecto que finalmente no se concretó. Pero llegó la revancha. Tiempo después el director de Pelotón lo invitó a trabajar en el documental Comandante, sobre Fidel Castro y posteriormente en la ficción Alexander.

Ahora Prieto, de 43 años, se apresta a su tercera aventura con Stone: Money never sleeps, que tentativamente llevaría en el rol principal a Shia LaBeouf. Sería la segunda parte de la legendaria Wall Street, el poder y la avaricia, película que en 1987 le dio el Oscar a Michael Douglas en la categoría de Mejor actor. El filme se rodará en locaciones de Nueva York. “Ya llevo una semana aquí (Nueva York), ya la estoy preparando”, dice brevemente el mexicano.

Prieto es uno de las cartas fuertes del cine nacional en el extranjero. Ya trabajó en 8 mille, con Eminem; Los abrazos rotos, de Pedro Almodóvar; Secreto en la montaña, de Ang Lee y Frida, con Salma Hayek.

De México para el mundo

Rodrigo Prieto nació en la ciudad de México en 1965. Desde pequeño demostró que estaba hecho para largas jornadas. En el día jugaba como cualquier niño, pero de noche lejos de sentirse cansado, brincaba y corría.

Fue buen estudiante. Se inscribió en la Universidad del Nuevo Mundo para estudiar Ciencias de la Comunicación, pero la dejó al no gustarle absolutamente nada. Luego buscó entrar al Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) sin tener éxito. Para entonces ya hacía algunos trabajos de fotografía. Meses después volvió a aplicar al CCC y ahí fue aceptado.

Ganador del premio Ocella en Venecia por Lujuria y traición (2007) y el Camerimage por Alexander (2004), Prieto fue llamado por Pedro Almodóvar para hacer la fotografía de Los abrazos rotos. Cuando llegó al set, recuerda Prieto, Almodóvar se sorprendió de que tomara él mismo la cámara en las secuencias. El cineasta manchego estaba acostumbrado a tener al cinefotógrafo, junto a él, detrás del monitor.

“Finalmente le gustó, se acostumbró, nos acoplamos muy bien. Pedro puede ser muy simpático cuando están filmándose escenas graciosas, a mí me llegaba a tener en el suelo por la risa. Improvisa muchos diálogos, incluso en momento de comedia.  Pero la moneda tiene otro lado: “También (Alomdóvar) tiene su carácter, cuando algo no funciona como quiere, decorados o esas cosas, se molestaba y había que esperar a que se le pasara el mal humor, es muy apasionado”, expresó.

Directo a la cima

Rodrigo Prieto es un creativo inquieto por naturaleza. Inició su carrera en México con Sobrenatural, Fibra óptica y la multigalardonada Amores perros. Su más reciente trabajo se verá a partir de este fin de semana en la pantalla grande, al estrenarse la película hollywoodense Los secretos del poder. Ahí fue el responsable de tomar a Russell Crowe, Ben Affleck y Helen Mirren.

La película sufrió muchos percances, entre ellos la salida de Brad Pitt meses antes de la filmación. “En el rodaje no tenía claro cómo iba quedar. Íbamos haciendo ajustes al guión, incluso durante la filmación. Y como Russell entró de pronto (al elenco) era un poco divertido”.

El filme cuenta la historia de un reportero que intenta desenmascarar a un político con pasado truculento. Prieto planeó un par de propuestas visuales: cámara anamórfica para la parte relacionada con el periodismo, digital para el mundo político. “Creo que es más documental. Russell lo hizo más desaliñado de como lo hubiera hecho Brad Pitt, es un tipo concentrado en su trabajo como periodista y su ética. Ahí fue mucha cámara en mano. La parte de Affleck la hice como video, como si fueran noticias de la política, con un lenguaje visual más tradicional”.

Temas

Lee También