Jueves, 23 de Enero 2020
Entretenimiento | Alejandro Aménabar presenta “Ágora”

Rachel Weisz impone la razón ante y la fe

La cinta del director chileno llega al festival galo marcada por una alta expectativa gracias al elenco que conjunta

Por: EL INFORMADOR

CIUDAD  DE  MÉXICO.- El diálogo y la razón sobre el fundamentalismo. Ése es un tema que se vive día a día en muchos rincones del mundo y que Alejandro Aménabar explora con Ágora, una cinta ambientada mil 700 años en el pasado que el día de ayer se proyectó en el Festival de Cine de Cannes.

Amenábar participa fuera de competencia en Cannes con una película que el sudamericano calificó de “viaje de exploración al pasado” y que presenta a los cristianos como perseguidores en un mundo en crisis que ilumina con el intelecto del personaje de Hipatia de Alejandría, encarnada por la actriz británica Rachel Weisz.

Esta cinta es “una celebración del diálogo”, aseguró el realizador chileno, quien explicó que el filme, cuya producción tuvo un costo que superó los 50 millones de euros y que lo lleva por primera vez al festival francés, pretende demostrar que “no hay que matar por nuestras ideas personales”.

La historia de la cinta se desarrolla en la Alejandría (Egipto) dominada por las tensiones entre cristianos y judíos durante la decadencia del control del Imperio Romano, plantea en largometraje de 141 minutos el conflicto entre la razón y la intolerancia.

La película “cuenta el momento en el que los cristianos comienzan a ser perseguidores”, lo que aleja la propuesta del cineasta de origen chileno del tratamiento habitual de los primeros seguidores de Jesús en los convulsos años del declive de Roma en su imperio oriental.

El realizador aseguró que intentó representar “dos mundos en crisis” y los conflictos surgidos en una sociedad “que se está desintegrando” y añadió que aprecia paralelismos con la época actual.

Advierte obstáculos


El camino de Ágora en los circuitos comerciales se antoja complicado desde ahora. Y es que Alejandro Amenábar admitió en un encuentro con la prensa internacional las posibles comparaciones que se podrían hacer entre la indumentaria de los “parabolanos”, los clérigos de la antigua Iglesia oriental, cuasi ejército fundamentalista en lucha contra la razón de Hipatia de Alejandría, y los actuales talibanes de Afganistán.

Pero el director, que recordó su condición de ateo, defendió que su filme no es anticristiano y que la cinta “explora el lado bueno del cristianismo”, del que destacó el concepto de “piedad”, y agregó que Ágora se dirige contra el “fundamentalismo”.

Amenábar había considerado antes del primer pase de su película en Cannes -recibida con aplausos de la prensa y crítica, antes del visionado de gala por la noche- que es su filme “más ambicioso” y reconoció que “no es fácilmente clasificable”.

Confesó sentirse como “un niño con zapatos nuevos” por su estreno en Cannes, la primera oportunidad de ver la reacción del público ante una película que, a pesar de ser tan ambiciosa dentro de su carrera, “no ha sido traumática”.

“Está a medio camino de lo comercial, pero es muy personal”, declaró Aménabar sobre el filme, rodado en inglés y protagonizado por Weisz (quien ya ganó un Oscar como Mejor actriz secundaria por su participación en El jardinero fiel) en el papel de Hipatia.

Weisz explicó que Ágora evita la declamación propia de otros ejemplos de películas históricas y que los actores tuvieron que adoptar un estilo de interpretación que calificó de “naturalista”.

La actriz evocó la casi inevitable apelación a la intolerancia talibán al aludir a la mujer representada en Hipatia, una figura histórica de la que el director recordó que no existen representaciones y para la que Weisz quiso en algún momento pedir a Amenábar una demostración de sensualidad en la cinta.

Pero ella misma reconoció la coherencia del director al no permitir una cesión al “romance” en una historia que destaca la personalidad única de una mente -en este inhabitual caso con nombre de mujer- inmersa en un desgarrador conflicto entre la razón y la fe.

Una mujer fuera de tiempo

El guión de Amenábar y Mateo Gil tiene como protagonista a un personaje histórico, Hipatia, una brillante astrónoma, concentrada en su investigación científica y filosófica en la Biblioteca de Alejandría para entender el universo planetario y desentrañar el misterio de sus equilibrios.

Única mujer en un mundo de hombres, la joven Hipatia es indiferente a los sentimientos expresados con mayor o menor claridad por apuestos alumnos como Orestes o por el esclavo Davus.

La Alejandría del siglo IV era una ciudad romana donde convivían tradicionalmente comunidades y religiones. Ágora se sitúa en un momento especialmente convulso, apasionante para los historiadores, en el que la imparable revuelta de los cristianos está rompiendo dicho equilibrio en esa ciudad de Egipto.

La convivencia deja paso a enfrentamientos salvajes, lapidaciones masivas, linchamientos, saqueos de todo tipo, es la hora negra de la negación del saber en nombre de la religión, de acusaciones de crueldad cuando no de brujería. La ciudad se encuentra en plena erupción, camino de la tragedia y en ese ambiente Hiaptia tendrá que defender al cualquier costo el tesoro del saber.

Temas

Lee También