Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 18 de Agosto 2018
Entretenimiento | Se trata del libro Pasión en Iztapalapa que cuenta con textos de Laura Emilia Pacheco, epílogo de Carlos Monsiváis.

Publican libro sobre La Pasión en Iztapalapa

Recoge la reseña histórica la esencia y las raíces de la representación que cuenta con 165 años de realizarse en la ciudad de México

Por: EL INFORMADOR

MÉXICO.-  La esencia y las raíces de la Pasión de Cristo en Iztapalapa son recogidos en una documentada reseña histórica que, combinada con la crónica fotográfica, dan testimonio de la más concurrida de todas las procesiones de Semana Santa.
Se trata del libro Pasión en Iztapalapa que cuenta con textos de Laura Emilia Pacheco, epílogo de Carlos Monsiváis, prólogo de Juan Villoro, entrevistas de Jesús López y fotografías de diversos autores, bajo la asesoría de Pablo Ortiz Monsterio.
Editado por Océano, el libro muestra las particularidades de este singular y tradicional festejo, con 165 años de existencia en México.
Es, además, un homenaje a los personajes que en su momento protagonizaron la manifestación Pasión de Cristo, señalada por sus organizadores como significativa de la identidad y el sincretismo mexicano.
Según sus organizadores, La Pasión de Cristo es el acto socio-cultural más concurrido de todas las procesiones de Semana Santa celebradas en el mundo, con una cifra aproximada de tres millones de asistentes, lo cual lo hace único.
Hoy en día, participan en la representación un total de 450 actores, que son elegidos entre los ocho barrios de esa delegación: La Asunción, San Ignacio, Santa Bárbara, San Lucas, San Pablo, San Miguel, San Pedro y San José, y que son quienes reviven los episodios más importantes del viacrucis de Jesús de Nazaret.
Soltero, de familia cristiana, originario de Iztapalapa y tener apariencia similar a la del imaginario cultural de Jesús, son requisitos que debe cumplir el elegido para representar el viacrucis y cargar la cruz de 95 kilos, papel que es peleado cada año por diversos jóvenes que por promesa, manda o voluntad propia lo deciden.
Cada año, la escenificación es diferente porque no sólo cambian los actores y la escenografía, sino los vestuarios, maquillaje y peinado, además se crean nuevos aspectos visuales y de producción que son cuidados minuciosamente por los propios pobladores de Iztapalapa.
Y es que además de una procesión religiosa también es una representación teatral.

EL INFORMADOR / MOM / 04-03-08

Temas

Lee También

Comentarios