Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Noviembre 2017

Entretenimiento

Entretenimiento | Una marca local se prepara para darle un giro cromático al calzado

Malvo, tecnología tapatía a cada paso

Una marca local se prepara para darle un giro cromático al calzado
Jugar con los colores es la propuesta de Malvo, la más reciente colección de calzado unisex de Karen Ruz. EL INFORMADOR / R. Tamayo

Jugar con los colores es la propuesta de Malvo, la más reciente colección de calzado unisex de Karen Ruz. EL INFORMADOR / R. Tamayo

GUADALAJARA, JALISCO (01/MAR/2017).- ¿Cómo hacer novedosa una propuesta de calzado? Para Karen Ruz la respuesta está en el color, pero no con las combinaciones fijas que tengan pocas posibilidades de intercalarse con la vestimenta habitual, porque para esta chica tapatía el color exclusivo no existe.

Jugar con los colores es la propuesta de Malvo, la más reciente colección de calzado unisex de Karen Ruz, que con la luz solar cambia de color gracias al pigmento realizado con tecnología tapatía de Color Pi, un laboratorio de tecnologías aplicadas a textiles liderado por Mariela Arce y Joel Valadez.

Con la seguridad de ser los pioneros en Guadalajara en ofrecer calzado con esta tecnología, tanto Karen Ruz y Color Pi, destacan la importancia de introducir al diseño tapatío a nuevos terrenos con materiales novedosos capaces de competir con la innovación y creatividad de firmas internacionales.

“Es un calzado que te lleva a tu infancia, cuando tenías tus tenis con luces y querías presumirlos siempre. Creo que Malvo está diseñado para esa generación que tuvimos un calzado muy divertido, pero ahora llevado a adultos”.

Entre las particularidades de Malvo destacan las bases orgánicas del calzado y la temporalidad que el efecto fotosensible tendrá al paso de ocho meses, aproximadamente, al utilizar pigmentos naturales que son amigables con el medio ambiente y no son tóxicos al estar en contacto con la piel humana.

“Al ser fotosensible, nuestra tecnología está basada en sales que tienen la propiedad de captar la luz solar. La mayoría de los pigmentos orgánicos son de caracolas, del nopal y en este caso las algas son importantes en la fórmula al igual que el aceite de coco. Al captar la luz reflejan un color distinto cuando están en la sombra, como las malváceas que nuestra inspiración para el nombre de la colección”.

Visión emprendedora

Color Pi surgió hace un año como parte del proyecto de titulación para la Universidad Politécnica de la Zona Metropolitana de Guadalajara en la carrera de Ingeniería en Diseño Industrial y tras considerar el potencial del proyecto aplicado a zapatos juveniles, Joel Valadez y Mariela Arce se vinculan con la Cámara de Calzado para aterrizar las ideas con Karen Ruz, quien desde hace cinco años ya tenía en marcha su firma enfocada a conceptos como lo comercial, experimental, plataformas y pintados artesanales.

Tras realizar experimentos del pigmento en materiales como concreto, vidrio, textiles y maderas, Color Pi y Karen Ruz finalmente logran aplicarlo a la piel para calzado ofreciendo así cinco modelos distintos que al contacto con la luz solar intensifican su color amarillo, por ejemplo, se colorean elementos decorativos como flores y estampados que, dependiendo del estilo, del blanco pasan al morado, azul, rosa, mosaico o degradados.

“En otras partes del mundo existe está tecnología pero aplicada en plástico, eso ya existía. Pigmentar plástico es muy fácil, pero llevarlo a la piel y que sea un producto inocuo, duradero, resistente a la luz y agua, es lo que logramos y nos emociona, no hay en México un producto igual a Malvo”, detalla Joel Valadez.

El gran desafío

Conscientes de que colocar a Malvo en el mercado mexicano es un reto con un precio inicial de dos mil pesos por par bajo pedido en la web www.karenruz.com, el trío de diseñadores revela que para próximas ediciones se realizarán análisis más profundos para ofrecer un calzado más personalizado en distintas zonas de México dependiendo de las condiciones climáticas que cada región ofrece y así diseñar nuevos modelos y colores.

“Entiendo al consumidor, a veces es complicado consumir diseño mexicano porque son precios caros al no ser productos tan comerciales en su inicio. Nosotros somos una empresa en desarrollo y trato de defender dentro de la posible y la calidad de los materiales un precio más accesible, (porque) no queremos que se quede en pasarela”.

Temas

Lee También

Comentarios