Sábado, 02 de Marzo 2024
Entretenimiento | El rock tiene cara de mujer

Las damas sagradas del rock

El aporte femenino es innegable en un género musical que tradicionalmente está relacionado con el sexo masculino

Por: EL INFORMADOR

Resiste.  Ely Guerra se mantiene fiel a su estilo, una mezcla de rock crudo y letras cuidadas. ARCHIVO /

Resiste. Ely Guerra se mantiene fiel a su estilo, una mezcla de rock crudo y letras cuidadas. ARCHIVO /

GUADALAJARA, JALISCO (15/ENE/2013).- Las mujeres son puntales del desarrollo de la historia del rock. Aunque su papel, paulatinamente, ha ido cobrando mayor fuerza, mayor presencia, al grado de ocupar los primeros planos sin ningún tipo de cortapisa. El rock nacional no es la excepción, y son varias las exponentes que han dejado una profunda huella en la estética de esta tendencia sonora, y no sólo eso, sino que han implantado moda en el vestir y en la forma de componer.

Presentes desde el nacimiento del género, las representantes del sexo femenino tienen un lugar ganado entre los grandes del rock, gracias a su creatividad, energía y el carisma que imprimen sobre el escenario.

Hoy en día, grupos y solistas como Hello Seahorse!, Descartes a Kant, María Barracuda y Carla Morrison tienen un lugar ganado en los carteles de los principales festivales de rock. Pero para que esto fuera así, tuvieron que aparecer varias pioneras. Artistas que no sólo se enfrentaron a la falta de equidad de género, sino incluso al poco espacio que tenía este genéro musical en los medios masivos. Auténticas diosas del rock, cuyo nombre ahora aparece grabado con letras de oro en los canales de la historia musical mexicana.

Santa Sabina

Pioneros y convertidos ahora en unos clásicos. Santa Sabina fue una agrupación que apareció en el panorama sonoro mexicano justo en la génesis del movimiento llamado “Rock en tu idioma”, a finales de los años ochenta. Aunque desde un inicio marcaron su propia línea.

Lejos de los alegres sonsonetes que proponían otros conjuntos mexicanos, argentinos y españoles, Santa Sabina se caracterizó por la creación de escenarios oníricos a través de sus letras, donde la melancolía y la reflexión se imponían a los coros pegajosos que inundaban la radio en la época en la que estos músicos se mantuvieron vigentes en los escenarios.

La banda siempre demostró ser abierta a la incorporación y abandono de sus integrantes. En sus alineaciones llegaron a contar con músicos de la talla de Alejandro Otaola, Jacobo Lieberman, Pablo Valero y Patricio Iglesias. La única constante en las distintas encarnaciones del conjunto era la voz de Rita Guerrero.

Y es que es imposible hablar de Santa Sabina sin hacer un alto en Rita Guerrero, voz líder de la agrupación, compositora, arreglista y una de las figura fundamentales en el rock mexicano. Sus interpretaciones en temas como Azul casi morado, El Ángel y Estando aquí no estoy le valieron el reconocimiento del público, y un lugar eterno entre los clásicos de la música nacional.

El 11 de marzo de 2011, la voz de Rita se apagó, cerrando uno de los episodios más brillantes en el rock nacional, pero elevándola a un nuevo estatus: el de la leyenda.

Kenny y los eléctricos

Tres décadas y tres años podría parecer toda una vida para muchas personas. Pero para la tapatía Kenny Avilés ha sido apenas un suspiro lleno de sobresaltos, sorpresas, éxitos y tropiezos.

Roqueros, escandalosos, creativos, de imagen camaleónica e incapaz de mantenerse apegados al status quo, Kenny y los eléctricos se erigen como una de las encarnaciones menos convencionales de lo que es una banda de rock.

La agrupación comenzó sus andanzas en 1980, presentándose en Los Ángeles (Estados Unidos) bajo el nombre de Kenny and the electrics. Pero sería en México donde conocerían las mieles de la fama.

Luego de castellanizar su nombre, el conjunto vivió una explosión creativa y comercial a lo largo de la década de los años ochenta, donde aparecieron sus principales éxitos: Me quieres cotorrear (1986) y la célebre No huyas de mí (1988).

No fueron pocas las cantantes que tomaron a Kenny como un ejemplo de que las mujeres podían ejercer el poder en el escenario, sin importar el género musical que tocaran, entre ellas, Alejandra Guzmán, cuyos primeros pasos fueron como corista en los shows de Avilés.

Desde entonces, Kenny ha experimentado con el rock, glam, pop, electrónico e incluso los sonidos acústicos. Aunque de la banda original ya no queda ningún integrante (salvo Kenny, claro), el grupo sigue siendo considerado como uno de los máximos referentes de la evolución del rock mexicano.

La Dosis

Llenos de poesía, sentimientos encontrados y con un sonido que se alejaba de lo convencional (para algunos, adelantados a su tiempo), en su breve vida como banda activa, (1996-2000) La Dosis reunió en su alineación a varios talentos de la música nacional: Tlemilco Lozano (guitarra), Richie Arreola (bajo), Gil Cervantes (trompeta), Giancarlo Fragoso (saxofón tenor), Niina Venäläinen (saxofón alto) y Aldo Ochoa (batería). Todos, bajo el mando de una de las voces más características del rock en español: Sara Valenzuela.

La agrupación irrumpió en escena en 1996, justo cuando el rock mexicano enfrentaba la decadencia del movimiento “Rock en tu idioma”, además de la falta de espacio en la radio comercial. Eso no impidió que La Dosis figurara en el medio sonoro con temas como Nada, Lotería y Me siento morir.

La suave voz de Sara se adaptó a todos los ritmos con los que experimentó La Dosis a lo largo de su trajín escénico, desde el rock más “duro”, pasando por el suave funk, e incluso navegando a través del jazz. Testigo de eso son canciones como Hombre Bala, Atómico o Paraíso.

La escuadra se disolvió oficialmente en el año 2000, con lo que sus integrantes comenzaron dar rienda suelta a sus propios proyectos. Richie formó Belanova, Giancarlo Telefunka, Gil se encuentra en Troker y Sara Valenzuela como solista y locutora.

Eso no significa que La Dosis haya agotado completamente su fórmula, ya que ocasionalmente se reúnen para tocar en festivales.

Tijuana No!

Combativos y con ideales firmes, Tijuana No! levantó desde su fundación la bandera de la protesta social del rock, punk, reggae y ska mexicano.

La génesis del conjunto tuvo lugar en 1989 en Tijuana, donde se reunieron lo que fue su primera alineación, donde llamaba la atención que tuvieran no una, sino dos cantantes: Julieta Venegas (voz), Cecilia Bastida (voz y teclados), acompañadas por Teca García (voz, flautas, percusiones), Luis Güereña (voz, percusiones), Jorge Jiménez (guitarra), Jorge Velázquez (bajo, coros)  y Alejandro Zúñiga (batería).

Desde el principio, las composiciones de la banda estuvieron enfocadas a denunciar la discriminación, la pobreza y posteriormente el abuso indígena en nuestro país. Eso les cerró las puertas de la mayoría de las estaciones de radio en México, pero a cambio le otorgaron a la banda un enorme prestigio entre los organismos no gubernamentales y festivales internacionales. Es conocido su apoyo al Ejercito Zapatista de Liberación Nacional.

Luego de tener un (y hasta ahora el único) éxito comercial, con el tema Pobre de ti en 1992, Julieta Venegas se separó de Tijuana No! para seguir su propia carrera como solista. El grupo por su parte, siguió su camino en festivales independientes hasta 2002, cuando anunció su desintegración.

Sin embargo, ese no sería el final de Tijuana No!, que de vez en cuando se reúnen, principalmente para homenajear a Luis Güereña, vocalista del conjunto, quien falleciera en 2002.

MÁS FÉMINAS

El lado rosa mexicano...

En el género del pop y electro pop también destacan mujeres como Ely Guerra,  ganadora del Grammy Latino en 2009 por su álbum “Hombre Invisible”; otra mujercita es Ximena Sariñana, ganadora en la categoría Artista revelación en los premios MTV en 2008; también ha participado en películas como “Amar te duele” y ha prestado su voz para el protagónico del filme animado “Coraline”. Natalia Lafourcade con su reciente disco “Mujer divina”, un homenaje al cantautor Agustín Lara, y por último Carla Morrison, conocida como “la Adele mexicana”.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones