Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 18 de Febrero 2019
Entretenimiento | Se suma a “Mi pecado”

Jorge Fons se apasiona por la pantalla

Contra los prejuicios y limitaciones, el director de cine regresa a la pantalla chica dispuesto a sacar adelante este reto

Por: SUN

CIUDAD DE MÉXICO.-Jorge Fons se muestra sorprendido. Al menos cuando se le pregunta si ha decidido hacer alguna telenovela únicamente por dinero. Ahora mismo es el responsable de echar a andar el proyecto Mi pecado, que inicia transmisiones mañana lunes.
Fons, el ganador en Berlín por su película Los albañiles, del Goya por El callejón de los milagros y dueño de una osadía sin par para filmar la polémica Rojo amanecer, se torna serio y, sin dejar de ser afable, contesta sin aspavientos: “¡No!. Necesitamos dinero para vivir, pero no se trabaja por dinero, sino para hacer las cosas. El carpintero fabrica mesas y le gusta: Si el que le pide una es humilde, entonces hará una así y va a servir para todo. Si alguien la quiere con más detalles, entonces hará una así, pero servirá exactamente para lo mismo”.

Se extiende en su esplicación: “Hacer una telenovela es un trabajo tan digno como hacer una película, sólo que son técnicas distintas y hay una manera distinta de plantearse una solución creativa. La telenovela no es un hijo de la calle y las películas no son un hijo pirruris. En las dos hay artes escénicas. Puede ser que en televisión hay muchos comerciales, pero en cine venden palomitas”.

Fons, quien nació hace 70 años en Tuxpan, Veracruz, inició en el mundo de la telenovela a fines de la década de los años ochenta, cuando el cine mexicano estaba en un hoyo debido a las cintas de ficheras y del narco.

De su generación algunos hicieron cosas que hoy no platican mucho. Felipe Cazals, el mismo de la denunciante Canoa, hizo las películas Burbujas de amor y Rigo es amor. Arturo Ripstein, de las exitosas El castillo de la pureza y El lugar sin límites, dirigió el teledrama Simplemente María.

¿Alguna vez se imaginó haciendo televisión? Finalmente estudió cine para hacer películas.

“No, para nada. Fue precisamente Juan Osorio el que me llamó en 1988 para hacer algo con él. Una vez me invitó Rául Araiza (Cascabel) para cómo se hacía una, pero nada más. Cuando acepté me di cuenta de lo difícil que es”.

¿Había cierto prejuicio tuyo en contra de las telenovelas?
“A lo mejor sí, lo digo con sinceridad, por ideas que se mete uno, pero me di cuenta que es un reto. Te pone a practicar escenas diferentes de todos los géneros en trozos dramáticos. En un momento haces algo dramático y al otro, una de comedia”.

¿La televisión mexicana ha tardado en recurrir a gente de cine para darle frescura?
“Pues precisamente Felipe Cazals y yo nos aventamos una telenovela que se llama El que sabe, sabe (1980). Era para aprender a leer y auspiciada por la SEP. Era una historia interesante donde aparte de que tenía una trama con intrigas en un pueblito, los personajes se reunían en una casita donde una señora les enseñaba a leer y lo que hacíamos era mostrar eso para que el público que no sabía les sirviera como clase. Creo que se pueden hacer buenas telenovelas si esta calidad se hace de manera intensiva”.

Existe mucho la idea de que la gente de cine no quiere a la de televisión y viceversa...

“Lo que digo es que un actor puede ser bueno en cualquier lugar si es que entiende las diferencias de los géneros y sus expresiones. Yo en cine hago todo por pedazos, los tengo en mi cabeza y luego me meto al cuarto de edición. En televisión tomo toda la escena, así me lleve dos minutos y esa misma noche ya tengo editado. Todo tiene su propio lenguaje y hay que aprender a manejarlo”.

Salma Hayek había hecho mucha televisión cuando llegó a “El callejón de los milagros”, ¿traía ella vicios de telenovela?
“Para cualquier cosa, uno siempre intenta borrar muchas cosas y empezar con cierta frescura. Cuando uno platica con gente sensible como ella inmediatamente capta la idea. Uno está para dirigir y estoy convencido que los actores siempre quieren hacer las cosas bien. No hay actores tontos por ser de televisión o inteligentes por hacer cine”.

¿Extraña hacer cine?

“Por supuesto. Saber que tienes todo en la memoria, a los personajes, cada detalle, es formidable”.

Temas

Lee También

Comentarios