Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 18 de Noviembre 2019
Entretenimiento | Se le considera como una de las escritoras más decisivas en la historia de la narrativa contemporánea

Homenajeará el INBAL a la cuentista mexicana Inés Arredondo

Inés Arredondo, considerada como una de las mejores cuentistas mexicanas del siglo XX, será homenajeada por el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura.

Por: NTX

MÉXICO.- Inés Arredondo, considerada como una de las mejores cuentistas mexicanas del siglo XX, será homenajeada por el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), el próximo domingo, por los 80 y 20 años de su nacimiento y muerte, respectivamente.  

El acto se llevará a cabo en la Sala Manuel M. Ponce, del Palacio de Bellas Artes, con la participación de Claudia Albarrán, Ana García Bergua, Luz Elena Gutiérrez Velasco, Graciela Martínez Sierra y Luz Elena Zamudio.  

Ese mismo día será inaugurada la muestra documental y fotográfica "La verdad o el presentimiento de la verdad", en la sede de la Coordinación Nacional de Literatura -ubicada en la calle de Brasil, en pleno Centro Histórico de esta metrópoli-, del INBAL.  

"Sólo escribo cuando me escupe el espíritu", afirmaba con frecuencia Inés, como le llamaban sus amigos y lectores.  

"La literatura no le ha dado un orden a mi vida, sino que la ha hecho posible, sin literatura yo no puedo vivir. Las historias de mi infancia no tienen que ver con mi literatura, tienen que ver conmigo como escritora... pero no con mi literatura", afirmó Arredondo en una de las múltiples entrevistas que concedió.  

"Me interesa contar una historia, hacerla que trascienda a sí misma. Esa es mi meta. No me importa si sucedió o no. Si un pedazo de historia real me sirve, lo uso y lo demás lo desecho...", reveló en otra conversación.   

Nacida en Culiacán, Sinaloa, en 1928 y muerta en la Ciudad de México 60 años después, Inés Arredondo es considerada una de las mejores cuentistas mexicanas del siglo XX y una de las escritoras más decisivas en la historia de la narrativa contemporánea.  

"En sus narraciones exploró universos conflictivos y oscuros del ser humano dentro de atmósferas que no están exentas de un peculiar y ambiguo erotismo", explicó el crítico Enrique López Aguilar.  

Antes de que eso hubiera sucedido, Arredondo estudió la licenciatura y maestría en Biblioteconomía y Letras Españolas, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.  

Ganó el Premio Xavier Villaurrutia, de escritores para escritores, en 1979. Es autora de "La señal" (1965), "Río subterráneo" (1979), "Opus 123" (1983) y "Los espejos" (1988).  

Según el ya fallecido escritor Juan García Ponce, ella "no creía en la extensión, sino en la profundidad. En el seno de esa profundidad la perversidad extrema estaba unida a la extrema pureza".  

En su cuento quizá más famoso, "La sunamita", expresó: "Estaba segura de tener el poder de domeñar las pasiones, de purificarlo todo en el aire encendido que me cercaba y no me consumía".  

También escribió algo que debería estar en letras de oro: "La muerte da miedo, pero la vida mezclada, imbuida en la muerte, da un horror que tiene muy poco que ver con la muerte y con la vida."  

Añadió que "el silencio, la corrupción, el hedor, la deformación monstruosa, la desaparición final, eso es doloroso, pero llegar a un clímax y luego va cediendo, se va diluyendo en la tierra, en el recuerdo, en la historia".  

Arredondo asistió en 1961 y 1962 al Centro Mexicano de Escritores, donde conoció a Juan García Ponce, Juan Vicente Melo, Salvador Elizondo, Juan José Gurrola y a Huberto Batis. Estuvo casada con el poeta Tomás Segovia, primero, y el doctor Carlos Ruiz Sánchez, después.

NTX, 23-04-08, RNGZ.

Temas

Lee También

Comentarios