Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 20 de Noviembre 2018
Entretenimiento | Exposición de Rocío Sáenz

Hallazgos estéticos del caos urbano

Las piezas que se exhiben en Pablo Guerrero Galería están plasmadas bajo la estructura de improvisaciones del jazz.

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA.- Debajo de lo pisado, devastado, desdeñable y repugnante de la urbe, habita una belleza oculta. “Tengo un sentido de búsqueda de lo estético que existe detrás de lo desgastado. En el macrocosmos del caos de las ciudades surge la vida”, advierte Rocío Sáenz sobre la esencia de su exposición Turismo urbano, que se inaugura esta noche en Pablo Guerrero Galería.
Envuelta por el mundo citadino, la artista chihuahuense (1971) señala que eligió el tema de la ciudad porque “es mi hábitat y me gusta sacarle jugo a lo cotidiano, a lo que no se ve con una simple mirada. Me gustan los cables, las chicanadas, las cosas amarradas, parchadas, descompuestas; son como líneas que dibujan el cielo, como directrices y puntos de partida: se genera una atmósfera construida por cables. También me gusta lo industrial, las chimeneas, los armatostes. Soy del norte y tengo recuerdos de fábricas vacías. La decadencia me genera una belleza nostálgica, porque es la memoria de algo que tuvo su función”.
Resinas, acrílicos, tránsfers, tinta china y marcadores para “plaquear” se deslizan en tonalidades “fuertes e impactantes” para integrarse bajo la estructura del jazz. “Toda la obra la pinté acompañada de esta música y tiene una similitud con lo que pinto, porque no hago bocetos, pinto a mano alzada, y el jazz es así, un cúmulo de improvisaciones que van surgiendo de acuerdo a los sentimientos”.
Las 16 piezas reunidas en Turismo urbano están plasmadas bajo las influencias estéticas de Edward Hooper, William Kent y Andrew Wyeth. “Hooper me inspira porque tuvo una mirada diferente del paisaje urbano, hablaba de la soledad de las ciudades, pero detrás de su color sabías que había algo más, algo poético y yo quiero llegar a esa estética, que todos los elementos tengan sentido poético y distintas lecturas. Por eso trabajo por capas, donde el espectador puede encontrar distintas miradas”.
Las sorpresas emanan en cada trazo. Mujeres en calzón y tacón rojo, el altavoz siempre como personaje, siluetas de graffiti, tránsfers de fotografías de escenarios teatralizados referentes a Miró y hasta “una gringa trailera desnuda”, uno de los tantos personajes reales que Sáenz reproduce en su obra. “Esta mujer la conocí en Estados Unidos, cuando no tenía trabajo en el tráiler, se iba de modelo a la universidad. Y un día le dije que se viniera como ella es. Se trajo sus botas y su tejana y la dibujé sobre un papel chino que relata la historia clásica de Confucio. Me gusta contradecir los lenguajes, los opuestos y aquí puse dos escenarios absurdos, la tejana y un elemento serio de la cultura china”.
Algo muy importante, recuerda la artista, es que la expo es un homenaje a Katsushika Hokusai, pintor y grabador japonés representante de la escuela (pinturas del mundo flotante). “Tomo su influencia japonesa de estética sutil. Las olas que yo pinto son de información. Porque estamos muy informados, pero sin la verdad. Y está relacionado con el altavoz (presente en todas las piezas), que también tiene que ver con el poder y la información. La pregunta es quién tiene la verdad”, comenta Rocío Sáenz, licenciada en Administradora de Empresas y maestra en Artes Visuales por el Instituto de Artes de La Habana, aunque es lo de menos, porque su primer pincel lo tomó a los nueve años de edad.
Turismo urbano, exposición en la que los trazos siguen su curso natural (la artista deja que los materiales corran por la fuerza de gravedad y nunca elimina nada, pues hasta un borrón se integra a la totalidad de la pieza), se inaugura esta noche en Pablo Guerrero Galería (Pablo Neruda 2273), a las 20:30 horas.

Temas

Lee También

Comentarios