Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 22 de Septiembre 2018
Entretenimiento | El inventario de piezas forma parte del Programa de Prevención de Tráfico Ilícito de Bienes Culturales

El INAH protege el arte sacro de Sonora

Los templos de este estado cuentan con 629 piezas que datan de los siglos XVII y XVIII

Por: SUN

SONORA, MÉXICO.- Como parte de las acciones para evitar el robo de este tipo de tesoro nacional, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha catalogado 629 piezas de arte sacro que se encuentran en misiones y templos del estado de Sonora.

Desde hace cuatro años, un grupo de especialistas se ha volcado a la clasificación de los objetos, lo que se ha traducido en 12 inventarios pertenecientes a los templos de las comunidades de Rayón, Pitiquito, Caborca, Opodepe, Oquitoa, Huepac, Maicoba, Arizpe, San Miguel de Horcaditas, Ures, Pimería Alta y Onovas.

La mayoría de las piezas clasificadas por los expertos pertenece a templos de los siglos XVII y XVIII. Son esculturas de bulto y para vestimenta, objetos litúrgicos, pintura de caballete y mobiliario antiguo, entre otras.

Raquel Padilla Ramos, historiadora que coordina los trabajos, explicó que la catalogación tiene como fin elaborar un registro pormenorizado de los bienes muebles de cada sitio, así como la ficha técnica de los inmuebles misionales.

Además, la labor también pretende rescatar las leyendas en torno a santos, las tradiciones y las historias que se tejen alrededor de las antiguas casas de predicación.

Destacó que estas medidas de control del acervo histórico permiten que, en caso de saqueo o robo, sea mucho más fácil describir las piezas a las diferentes instituciones para su búsqueda, como a la Procuraduría General de la República o Interpol.

Comentó que otro objetivo es involucrar a la población en el cuidado y protección del patrimonio religioso, mediante la interacción con la comunidad y las autoridades eclesiásticas.

Precisó que "lo que logramos al estar en contacto directo con la gente es que nos avisen sobre las actividades que realizan en sus templos y con los bienes muebles, a fin de evitar accidentes o pérdidas".

Resaltó que al finalizar la catalogación se entregará un ejemplar impreso y otro digital al arzobispo, al párroco y al custodio civil de cada una de las comunidades en las que estén ubicados los templos.

El inventario de piezas forma parte del Programa Nacional de Identificación de Registro y Catálogo de Monumentos Históricos Muebles del INAH, que a su vez forma parte del Programa de Prevención de Tráfico Ilícito de Bienes Culturales.

Cada catálogo está integrado a la base de datos que el Instituto resguarda en una red oficial nacional, que incluye la ficha técnica, histórica y fotográfica.

Temas

Lee También

Comentarios