Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 19 de Enero 2019
Entretenimiento | El actor participa en la cinta 'Eddie Reynolds y los Ángeles de Acero'

Damián Alcázar expone su faceta más rockera

El actor participa en la cinta 'Eddie Reynolds y los Ángeles de Acero' que compite en el Festival Internacional de Cine de Morelia

Por: EL INFORMADOR

'La verdad, cuando leí el guión, pensé que si trataba de hacer el oso, había que hacerlo bien', explica Alcázar. EL INFORMADOR / ARCHIVO

'La verdad, cuando leí el guión, pensé que si trataba de hacer el oso, había que hacerlo bien', explica Alcázar. EL INFORMADOR / ARCHIVO

GUADALAJARA, JALISCO (19/OCT/2014).- Para muchos, la idea de hacer una película de comedia musical en México es un disparate. Ya sea porque no parece haber un guión que sostenga la historia, o  porque no se cuente con actores reconocidos en ese campo. Al menos así era hasta que a Gustavo Moheno se le ocurrió que se podía, y bien.

Moheno es el director de Eddie Reynolds y los Ángeles de Acero, rimbombante título para la comedia con altas dosis de rock con la que compite por el premio de Mejor Largometraje en el Festival Internacional de Cine de Morelia.

El realizador proyectó su filme, acompañado con parte del elenco de la cinta, entre los que destacan Dolores Heredia, Álvaro Guerrero, Jorge Zárate, Vico Escorcia, Sebastián Zurita y un irreconocible Damián Alcázar, quien en pantalla aparece con la "melena larga" y cantando temas tan memorables como "El venao".

"La verdad, cuando leí el guión, pensé que si trataba de hacer el oso, había que hacerlo bien", explicó Alcázar, en encuentro con los medios tras el pase de prensa de la película, en la que cosechó los aplausos de la crítica reunida. "La verdad es que todos la pasamos muy bien haciendo este proyecto, tocando, ensayando fuerte".

Eddie Reynolds y Los Ángeles de Acero es la historia de una banda de rock de los años ochenta que se separa tras una serie de malentendidos. Ahora, con sus miembros cumpliendo 50 años, reciben la noticia de que Bono, el vocalista de U2, está interesado en comprarles una canción. Los Ángeles de Acero se reúnen, y pronto las viejas diferencias que había entre ellos, se comienzan a abrir.

Viven el papel


Para el equipo de “Eddie y los Ángeles de Acero”, la película representó la oportunidad de meterse en la piel de rockeros, ejecutivos de disquera, managers y hasta la sufrida esposa de un músico. Pero, si ellos pudieran vivir en la realidad su papel, ¿a qué banda les gustaría pertenecer?

-Dolores Heredia: “Nunca he sido groupie, y no soy muy roquera.  Me inspiré un poco en mis hermanas para darle forma a mí papel”.

-Vico Escorcia: “A Lucia (su personaje) le gustaría manejar a bandas como The Killers, que es mi favorita”.

-Álvaro Guerrero: “Yo me inspiré en varios bateristas, pero me hubiera gustado tocar con Jimi Hendrix. Lo que me deja el papel es que aprendí a tocar el instrumento, y varios kilos de más”.

-Jorge Zárate: “Me hubiera gustado tocar con Rockdrigo González, con Grand Funk o Deep Purple”.

-Damián Alcázar: “Yo como Eddie, me hubiera gustado ser solista (risas)”.

-Sebastián Zurita: “Si yo fuera ejecutivo de disquera en la vida real como en la película, habría firmado a Kings of Leon”.

Música y sentimientos

Para Gustavo Moheno y su equipo de actores, la clave de la película no está necesariamente en la música ni en las referencias al mundo del rock nacional (aunque abundan), sino en las relaciones entre amigos, y como éstas pueden torcerse (o repararse) con el paso del tiempo. La búsqueda de un contacto discográfico y la aceptación de la madurez son también temas que se tocan de a poco en la cinta.

Alcázar anotó que para él, la clave para disfrutar la película se encuentra en los valores que se reflejan en la cinta. “Mi personaje (Eddie Reynolds) que tiene que sufrir el castigo, la humillación, para darse cuenta de la persona en la que se ha convertido y cómo puede salvar su relación con sus amigos y su pareja. Pero eso siento que no es tanto una película musical, sino de relaciones humanas”.

Todo esto, contado con grandes dosis de comedia, un género con el que el realizador ya había coqueteado en el pasado, y que ahora se dio el lujo de explorar. “A mí la comedia me fascina. Pero hacerla bien es un asunto muy serio, y ya tenía ganas de filmar algo así”, anotó Moheno.

El también director de “Hasta el viento tiene miedo” explicó que no se trata de una película que busque el chiste fácil, como tampoco aburrir a los espectadores. “Tenía ganas de hacer una comedia de personajes inteligente, y que tocara los elementos de la amistad, las segundas oportunidades… Es un placer verlos en este género a todos ellos”.

La película, que se rodó en 2013, continuará proyectándose en festivales, aunque los productores adelantan que podría llegar en agosto de 2015 a la cartelera comercial.
 
EL INFORMADOR / FRANCISCO GONZÁLEZ

Temas

Lee También

Comentarios