Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Noviembre 2017
Entretenimiento | La agrupación llega al Telmex el 12 de septiembre para celebrar 50 años de trayectoria

Chicago, más allá de 'Hard to Say I’m Sorry'

La Big Band de Rock más exitosa de la historia llega al Telmex este 12 de septiembre para celebrar 50 años de trayectoria
El grupo y dos de sus integrantes entraron a salones de la fama, están celebrando su 50 aniversario y lanzaron un nuevo documental. ESPECIAL /

El grupo y dos de sus integrantes entraron a salones de la fama, están celebrando su 50 aniversario y lanzaron un nuevo documental. ESPECIAL /

GUADALAJARA, JALISCO (04/SEP/2017).- Ha sido un año especial para Chicago: el grupo y dos de sus integrantes entraron a salones de la fama, están celebrando su aniversario número 50 y lanzaron un documental sobre su historia. Con todas esas novedades llegan a Jalisco para ofrecer un concierto en el Auditorio Telmex: “La banda suena mejor que nunca. Es un espectáculo sorprendente”, afirmó en entrevista James Pankow, trombonista, compositor, arreglista y fundador de Chicago. Sobre el momento que viven, James señala:

—Hemos estado muy ocupados, ha sido un año emocionante: es el aniversario del grupo, y fue una gran emoción entrar al Salón de la Fama del Rock. Robert Lamm y yo también entramos al Salón de la Fama de Compositores. Es emocionante como autores, es una validación importante para una vida de escribir canciones.

—Tienen 50 años de carrera, ¿qué sienten cuando después de tantos años cada noche cuando cantan comprueban que las canciones funcionan, que aún son frescas?

—Nos gustan los conciertos y es especial en México porque la gente es apasionada por la música. Disfrutamos la emoción que genera en los fans. Para un intérprete tener esa gran respuesta del público es genial. Al componer la música no teníamos idea de que se convertiría en un mensaje de vida para la gente alrededor del mundo. Las canciones se convierten en momentos importantes de la vida, los asocian a eventos especiales. Hace la música más especial. En los conciertos los vemos recordar y revivir esos momentos, es un espectáculo muy emocional para el público y para nosotros. La canción es una conexión entre ambos.

— ¿Cómo escogen qué tocar con un repertorio tan grande?

—Se vuelve difícil cada año: son muchos hits. Supongo que a todo artista le encantaría tener ese problema. Chicago ha sido afortunado de tener tantos temas exitosos. Esas canciones son de muchos años, desde los setentas y hasta hoy. Es difícil elegir porque no hay mucho tiempo en el concierto para tocarlas todas. Somos cuidadosos al incluir ciertas canciones, las más importantes para la banda y para la gente: las más populares, “You’re the inspiration”, “Hard to Say I’m Sorry”, “Cover my World”, la lista es larga. Muchas de esas están diario en los conciertos. Y hay otras que serán importantes para algunas personas, pero es imposible poner todas. ¡Tendríamos que estar seis horas en el escenario!

— ¿Cuál es tu favorita?

—No me gusta hablar de favoritas, porque me siento afortunado de que a la gente le guste cualquiera. Pero personalmente estoy más orgulloso, en términos de trabajo, con “Ballet for a Girl in Buchannon”, es del segundo álbum. Es de varios movimientos, es el trabajo que más me enorgullece. Es una pieza complicada, dura casi 15 minutos, incluye dos éxitos “Make me Smile” y “Color my World”. Para la banda es un reto tocarla, tiene diferentes tiempos, ritmos, cambios de acordes. Es una composición única, de las pocas piezas de rock con estructura clásica. La escribí como un tributo a los maestros: Mozart, Beethoven, Bach. Los compositores clásicos siempre escribían sus piezas largas, con movimientos. Así la hice. Sabía que sería difícil.

—El disco donde viene, Chicago II, fue remasterizado recientemente por el inglés Steven Wilson (de Porcupine Tree), ¿cuál fue tu impresión al escuchar la nueva mezcla?

—Se hizo en una extrema alta definición. Sonoramente es sorprendente. Se escucha todo, cada nota, cada respiro que sucedió al grabar. La gente escuchará la música del disco con mayor detalle, como nunca antes (ni en CD ni en el original). Steven Wilson es un tipo sorprendente, especializado en extraer todo de la grabación.

—El disco se reeditó en formato vinil, ¿qué piensas de que las nuevas generaciones se relacionen con este formato?

—La gente joven está descubriendo los discos de vinilo, el ritual de tocar un álbum. Recuerdo al ser joven lo divertido que era poner un disco en la tornamesa, leer la información y experimentar la música al escuchar y leer. Se siente más el mensaje de la música: leemos quién escribió, quién toca, toda esa información mientras escuchamos. Ahora las tiendas vuelven a vender discos. Las tiendas de discos usados agotan ejemplares porque la gente busca ese ritual. Tal vez la gente ya no se satisface con iTunes, las descargas. Es gratificación instantánea con la nueva tecnología, todo es rápido. Pero el álbum es otra experiencia, muy pura. Es una manera más pura de disfrutar la música: sin prisa, no instantánea.

ASISTE

Chicago celebra 50 años de carrera en el Auditorio Telmex, martes 12 de septiembre, 21:00 horas. Boletos en taquilla y en el sistema Ticketmaster, de 400 pesos a 1,450 pesos.

Temas

Lee También

Comentarios