Lunes, 20 de Enero 2020
Entretenimiento | Cumple expectativas

Ang Lee toma el camino de la comedia

La crítica se derrite ante el cineasta taiwanés, que sorprende con la película Taking Woodstock al certamen galo

Por: EL INFORMADOR

CANNES, FRANCIA.- Con Taking Woodstock, una comedia construida sobre la juventud de la década de los años sesenta, enmarcada en el legendario concierto de Woodstock, el cineasta taiwanés Ang Lee conquistó ayer sábado al público de Cannes.

Sumamente esperadas, las dos películas en competencia el cuarto día del Festival, Taking Woodstock y Un profeta de Jacques Audiard, con la que Francia entra en la lucha por el trofeo, respondieron con creces a las expectativas, dando dos grandes momentos de cine en registros totalmente diferentes.

Taking Woodstock, basada en el libro autobiográfico de Elliot Tiber, cuenta el fenómeno social y cultural que fue Woodstock, pero no cae en la trampa de tratar de reproducir el concierto.

La acción transcurre a pocos kilómetros del escenario y sigue algunas de miles y miles de personas que lo hicieron posible de una manera u otra. A través de ellos, Ang Lee recrea el espíritu de toda una generación y, con un humor sin fallas, transporta al espectador a esa época.

Elliot (Demetri Martin), pintor sin éxito y decorador con serios problemas financieros, decide irse de Nueva York e instalarse en el pequeño pueblo rural de White Lake, donde sus padres administran un ruinoso motel en quiebra.

Al enterarse de que un pueblo vecino ha negado la autorización para que se realice en sus tierras un concierto hippie, Elliot decide aprovechar la oportunidad para superar su difícil situación económica, y contacta a los organizadores.

Tres semanas después, en agosto de 1969, medio millón de personas convergen hacia la zona, creando un acontecimiento que pasó a ser emblemático de toda una generación. La vida de Elliot cambia con él.
 
Rompecabezas emocional

Una galería de personajes escenifican los dramas y esperanzas de la época en Taking Woodstook: Los hippies, por supuesto, pero también un traumatizado excombatiente de Vietnam, un disparatado grupo de teatro que vive en un establo, un organizador de conciertos entre espíritu hippiey sentido del negocio, un travesti que trabaja de guardaespaldas, o la madre de Elliot, arquetipo de la "mamá judía", encarnada por Imelda Staunton, cuya actuación merece un capítulo aparte.

"Después de años de filmar tragedias, quería hacer una comedia que tuviera algo de drama pero sin cinismo. Cuando Tiber me habló de su libro, me dije que era eso lo que quería hacer", declaró en conferencia de prensa el autor de Secreto en la Montaña.

Ang Lee explicó su elección afirmando que "los años sesenta culminan con Woodstock, con esa imagen romántica. Woodstock es el fin de la inocencia. Este concierto es un símbolo: el de esa joven generación que tomó distancias con su mundo, que quiso buscar una relación más justa para vivir en paz con los otros y vivir en paz con la naturaleza. Ellos sembraron una toma de conciencia que nosotros asumimos ahora".

El director agregó que "yo sé que hay gente que dirá que había droga, que eran sucios, pero yo creo que hay que reconocerles el valor de haber vivido tres días de paz, amor y música. No sé si hoy podríamos hacer lo mismo, y eso lo echo de menos".

Dos veces ganador León de Oro de Venecia, por Lust, caution (2007) y Secreto en la Montaña (2005) y un Oscar del Mejor director por esta última, Ang Lee presentó ya en Cannes dos de sus películas, Ice storm (1997) y El Tigre y el dragón (2000).
 
Un genio de dos mundos

Ang Lee nació en Taiwán, pero buena parte de su formación fílmica la ha fincado en Estados Unidos. Sus filmes bien pueden reflejar la belleza y estética oriental (como quedó patente en El tigre y el dragón) que irrumpir con un tema polémico, como fue el caso de Secreto en la Montaña. El único "pero" que se encuentra en su filmografía es Hulk (2003), que si bien no es mala, según los críticos no fue el éxito en taquilla que Hollywood esperaba de un personaje de cómics.
 
La frase:
"Yo vi Woodstock por la televisión en Taiwán. Era muy joven entonces, pero con los años entendí lo importante que era que una generación se rebelara contra lo establecido y buscara una nueva manera de relacionarse", Ang Lee, director de cine
 

Temas

Lee También