Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 15 de Octubre 2018

Entretenimiento

Entretenimiento | La recién restaurada Casa de La Chapulina, en Liceo 306 esquina Garibaldi, nos permite ver desde su entrada dos murales paisajísticos

ANDANZAS TAPATÍAS: Casas y palacios en Guadalajara: una fauna arquitectónica

La Casa de los Perros y la de Los Perritos, ubicadas ambas en el centro de la ciudad, tuvieron como símbolo de custodia a estos fieles canes desde su construcción.

Por: EL INFORMADOR

Por: Silvia Quezada. Fotos: Carlos Hernández.

Quizá usted también se ha preguntado el porqué algunas casas y palacios tapatíos se identifican con el nombre de algunos animales: La Casa de los Perros, El Palacio de las Vacas, La Casa del Sapo, la Casa de los Leones... lo mismo pasó por la mente de Guadalupe Zamudio quien investiga desde hace algunas semanas el caso, para realizar un informe universitario. Encontramos a la curiosa profesora Zamudio en las afueras de la Casa del Sapo, ubicada en la confluencia de las calles Alberta y Pablo Neruda portando una cámara y una grabadora. Guadalupe nos dice que el lugar se encuentra actualmente transformado en un desayunador comercial, y que de los dos sapos que se ubicaban en la fachada solo queda el recuerdo. La decoración externa, que albergaba a los anfibios probablemente seguía una de las tradiciones chinas, de acuerdo con las cual, las ranas y sapos son buenos presagios y atraen la buena suerte a las viviendas.

Los leones tienen otra simbología, la de proteger a los moradores con su fiereza. Leones hay muchos en las fachadas y escalinatas de variadas fincas, pero tal vez los más conocidos se encuentren en lo alto de los antiguos Baños Venecia, en la esquina de Angulo y Mezquitán, sitio cuyo penúltimo uso fue el de galería, donde pudimos observar, alrededor de 1995, una exposición colectiva de arte moderno. De acuerdo con los vecinos del lugar, allí estuvieron instalados los baños en tina de barro más baratos de la ciudad, luego la casa fue empleada como habitación o bodega.

La Casa de los Perros y la de Los Perritos, ubicadas ambas en el centro de la ciudad, tuvieron como símbolo de custodia a estos fieles canes desde su construcción. La de Alcalde 225 presenta dos perros raza pointer traídos de Nueva York, a petición de la dueña original del inmueble; la de Los Perritos, en San Felipe 211, nos deja ver las pequeñas cabezas labradas de estos animales en la parte alta de una fachada neoclásica alzada en el siglo XIX.

El Palacio de las Vacas, en San Felipe 630 y hoy convertido en café, tomó ese nombre porque uno de los dueños del inmueble convirtió en lechería lo que fuera construido como un palacete estilo morisco a finales del siglo XIX, se dice que las vacas entraban libremente por las enormes puertas de hierro forjado luego de pastar. En las paredes interiores, se pueden admirar frescos del pincel temprano de Xavier Guerrero Galván, quien decoró los muros con figuras femeninas al natural, así como con follajes y ángeles, imágenes muy deterioradas por la humedad y el paso de los años.

De entre estas fincas, la recién restaurada Casa de La Chapulina, en Liceo 306 esquina Garibaldi, nos permite ver desde su entrada dos murales paisajísticos, y al fondo el rostro de una mujer identificada como doña Severita; el inmueble, habilitado hasta hace poco como escuela preparatoria, es hoy un restaurante.

Temas

Lee También

Comentarios