Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 14 de Diciembre 2018
Economía | De 5 años hasta hoy la plantilla de personal de la paraestatal aumentó en 5 mil 143 personas

Nómina petrolera carísima: consume 76% del gasto de Pemex

Actualmente, Pemex destina aproximadamente 61 mil 911 millones de pesos (de un total de 81 mil 140 millones de pesos de gasto corriente) para pagar salarios

Por: EL INFORMADOR

México.- En un periodo de cinco años, la nómina de Pemex, que involucra a 119 mil trabajadores sindicalizados y 26 mil de confianza creció hasta alcanzar un nivel histórico.

Al inicio de la administración del ex presidente Vicente Fox el rubro de servicios personales (salarios, prestaciones, excluyendo pago a pensionados o jubilados) representó 9.4% del gasto corriente de la paraestatal.

Hoy, 76 centavos de cada peso que la empresa utiliza en gasto corriente se van directos a la nómina, dado el oneroso Contrato Colectivo de Trabajo que alienta prestaciones que van por arriba de lo que aplica en otros sectores y que reciben tanto los empleados de confianza como trabajadores sindicalizados.

En ese periodo, la plantilla de personal de la paraestatal aumentó 5 mil 143 personas, 2 mil 999 obtuvieron la plaza definitiva y 2 mil 144 más fueron contratados por tiempo y obra determinada, es decir, temporales. Pemex contrató en promedio anual mil trabajadores.

Al respecto, Virginia Franco, directora de la división de ejecutivos de Shore Asociados Ejecutivos, firma que ofrece servicios integrales de recursos humanos en todo el país consideró que “es de chiflados” pensar en un incremento de 76% en un periodo de cinco años, de ser esto posible, las empresas se irían a la quiebra.

Dijo que en el sector privado las prestaciones salariales no se comparan con las del sector público, toda vez que la empresa privada establece sueldos fijos y los bonos se otorgan de acuerdo con los resultados de cada empleado. “Pero también es definitivo que los ejecutivos de alto nivel no gozan de aumentos salariales como en las empresas públicas”.

Actualmente, Pemex destina aproximadamente 61 mil 911 millones de pesos (de un total de 81 mil 140 millones de pesos de gasto corriente) para pagar salarios y prestaciones de aproximadamente 145 mil trabajadores, entre empleados y sindicalizados. Incluso en marzo del 2006, la Comisión Intersecretarial Gasto-Financiamiento le sugirió a la empresa “llevar a cabo las acciones necesarias, sin afectar su productividad, para evitar un mayor crecimiento de los servicios personales en perjuicio de las finanzas públicas”.

El problema, según estudios del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), radica en el oneroso Contrato Colectivo de Trabajo que obliga a Pemex a pagar prestaciones elevadas, lo cual hace la diferencia con el resto de los trabajadores del país.

Por ejemplo, un empleado que integra los cuadros directivos de la paraestatal recibe 565 pesos mensuales en ayuda para canasta básica; mil 43 pesos para la compra de gas LP; 3 mil 124 pesos para la compra de gasolina, es decir, para combustibles automotores recibe casi seis veces más que el gasto que tendría que realizar para cubrir los alimentos básicos. Eso sin considerar prestaciones como servicio médico integral, becas para sus hijos, seguro de vida, vehículo y chofer, equipo de telefonía celular, radiolocalización y gastos de representación.

En cuanto a los trabajadores sindicalizados, reciben tiempo extra ocasional y adicional que representa 30% del salario mensual que devengan, canasta básica por mil 575 pesos mensuales, mil 43 pesos para gas LP, 3 mil 124 pesos para gasolina. Además, prima vacacional de 35 días de salario, aguinaldo de 57 días, compensación por asistencia de 35 días y por desempeño 18 días semestralmente.

En materia de contratación de personal, según la cláusula 4 del CCT, “los puestos de nueva creación definitivos, y las vacantes definitivas siempre que no se deban a reajuste de personal, el patrón las cubrirá ... por conducto del sindicato, a través de las secciones o delegaciones respectivas”, lo que le da plena libertad al sindicato para elegir quién o quiénes pueden trabajar en la paraestatal.

Las cantidades de estos beneficios se van modificando año con año, de acuerdo con las revisiones contractuales y salariales que obtenga el sindicato.

SUN/ EL INFORMADOR/ Redacción/ EMD 17/ 03/ 08

Temas

Lee También

Comentarios