Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Noviembre 2017
Economía | Los trabajadores necesitan adquirir una serie de habilidades para ser competitivos

Desarrolla lo necesario para sobrevivir en el mundo laboral

Los trabajadores necesitan adquirir una serie de habilidades para seguir siendo competitivos
El talento, al estar mayor preparado y en busca de oportunidades, se vuelve más difícil de retener para las organizaciones. EL INFORMADOR / ARCHIVO

El talento, al estar mayor preparado y en busca de oportunidades, se vuelve más difícil de retener para las organizaciones. EL INFORMADOR / ARCHIVO

CIUDAD DE MÉXICO (23/ABR/2017).- Si no sabes inglés y estás esperando a que la empresa te dé la oportunidad de tomar un curso, te estás quedando corto y no eres un candidato que las organizaciones de hoy contratarían. ¿Por qué? Porque te falta iniciativa... y resiliencia profesional.

Este es un término que hoy es utilizado para referirse a aquellos colaboradores que saben que el mundo laboral está cambiando minuto a minuto y que por ello no esperan a que las compañías conduzcan su carrera profesional, sino que ellos mismos toman las riendas. Hoy ya no es momento de que te quedes sentado esperando a que llegue tu jefe y te diga que habrá una capacitación de idiomas el siguiente mes, sino que es necesario que lo busques con tus propios medios. ¿Que vas a utilizar tus propios recursos para aprender inglés? Sí, pero será en tu propio desarrollo y valdrá la pena.

“Los trabajadores se están convirtiendo en expertos en el desarrollo de habilidades que les permitan prosperar en cualquier empresa”, asegura el estudio “¿Qué piensa el talento en México?”, de Kelly Services.

Este estudio, que busca tomarles el pulso a los deseos de los trabajadores a nivel global —y en el cual también participó México— encontró que en esta época de incertidumbre los colaboradores están más preocupados por tener las habilidades necesarias para mantener su empleabilidad a largo plazo en el caso de que perdieran el trabajo en el que laboran ahora.

De hecho, esta es una de las mayores preocupaciones: 68% dice estar más preocupado porque sus conocimientos o habilidades se vuelvan obsoletos que por un posible despido y 60% de los trabajadores sienten de manera muy fuerte que sus habilidades necesitan evolucionar.

En el caso concreto de México, hay buenas noticias, porque los empleados están aún más de acuerdo en que es importante mantener las habilidades al día en el cambio de la economía, con 64% sobre el 60% global. Y las empresas justamente están buscando eso: que los trabajadores sean cada vez más resilientes, aunque esto en sí mismo les represente el reto de retenerlos.

La era del “hazlo tú mismo”

Este análisis encontró que ante el ambiente de incertidumbre, los trabajadores están buscando “ser tan resilientes como sea posible”, y esto incluye la iniciativa de gestionar su carrera. “Ellos utilizarán la capacitación disponible del empleador, o van a buscar formas de seguir activamente enriqueciendo su conjunto de habilidades, quizá para convertirse en agentes libres o trabajadores independientes”, sostiene Kelly Services.

Y justamente esto supone un reto para las organizaciones, ya que el talento, al estar mayor preparado y en busca de oportunidades, se vuelve más difícil de retener. Así, el entorno económico actual exige que los trabajadores se vuelvan más resilientes. El que tomen las riendas de su propia preparación es sólo una parte de la resiliencia que un trabajador tiene que desarrollar si quiere sobrevivir al momento que se vive hoy.

En el trabajo, no sólo el entorno económico actual, sino la misma forma de trabajar, en la que los trabajadores están expuestos a altos niveles de estrés, exige el desarrollo de esta capacidad de reponerse ante las adversidades.

¿Cómo es un trabajador resiliente? Neil Seligman, un coach experto en bienestar, enumera en una publicación en el blog del Huffington Post algunas de las características top de un trabajador resiliente: es adaptable, emocionalmente inteligente, sociable, optimista, juguetón —puede reírse de sí mismo a pesar de los errores—, intuitivo y compasivo (es decir, es empático).

“En general, construir resiliencia es una habilidad que va a servirte bien en un mundo del trabajo cada vez más estresante y las compañías se beneficiarán de trabajadores más resilientes”, asegura Rich Fernández, especialista en resiliencia organizacional, en un texto para la Harvard Business Review.

Uno de los puntos en el que los especialistas coinciden es en la necesidad de ser más compasivo. Esto comprende tanto la habilidad de sentir compasión por sí mismo como por los demás. Una investigación de la Universidad de California, Berkeley, encontró que aquellos trabajadores que experimentaron una mayor empatía aumentaron sus emociones positivas y mejoraron sus relaciones en el trabajo. Esto se trata de ponerse en los zapatos del otro y de reaccionar en consecuencia ante distintas situaciones.

La herramienta clave

La inteligencia emocional es otra de las habilidades que conforman a un trabajador resiliente, y, de hecho, podría considerarse una de las bases para convertirse en uno.

De hecho, la resiliencia forma parte de una de las competencias que según Daniel Goleman, el psicólogo considerado padre de la inteligencia emocional, conforman a alguien emocionalmente inteligente: el autocontrol. Una persona emocionalmente inteligente, entre otras cosas, está calmada ante la presión y se recobra rápidamente de los fracasos —es resiliente—, pero también es realista y confiada en sus habilidades, consciente de sus emociones, se dirige a sus metas a pesar de los contratiempos y, de hecho, también es empática y buena escucha.

¿Únete a los optimistas?

Martin E. P. Seligman, un psicólogo y autor del libro “Flourish: A visionary new understanding of happiness and well-being”, ha estudiado por 30 años las raíces de la resiliencia, y encontró que el optimismo es la clave. Como parte de una de sus investigaciones encontró la “desesperanza aprendida”, lo que hace que algunas personas no se den por vencidas y otras sí.

“Encontramos que las personas que no se dan por vencidas tienen el hábito de interpretar las dificultades como temporales, locales y capaces de cambiarse” sostiene. Es decir, que es posible enseñarles de nuevo —porque el ser humano lo hace de forma natural, sostiene— a aquellas personas que aprendieron a no luchar el pensar con optimismo, asegura en un texto publicado en la Harvard Business Review.

Temas

Lee También

Comentarios