Martes, 21 de Enero 2020
Deportes | Décima tercera corrida de la Feria de San Isidro

Pues no...

De los Toros con Verdad por FRANCISCO BARUQUI M.

Por: EL INFORMADOR

Madrid (Décima tercera de feria isidril).- PUES SÍ…  Desde que salieron a la luz los carteles de la feria con muchísima más paja que fondo, uno de los que mayormente me atrajo fue el de ayer, tanto por cuanto a toreros como por cuanto a toros.  Era, como lo escribí, un cartel sin desperdicio. Con fuste. Con tronío. Y tanto así, que hasta el Rey Juan Carlos y la infanta Elena ocuparon dos barreras para el que supondríamos sería un acontecimiento, pero…

PERO NO…  Toda la esperanzadora ilusión con la que la afición concurrió en una tarde soleada, sin brizna de viento y los tendidos llenos hasta la bandera, al paso de los cuatro primeros Cuvillos se fue diluyendo.

¿Cómo resultó el tan solicitado encierro..?

Ejemplares muy bien armados, finos de astas, varios con belleza de láminas y variopinto de capas que lo mismo salió el castaño que el negro zaino pasando por un retinto y llegando a un soberbio jabonero sucio corrido en el quinto sitio, que fue manifestación clara de bravura, — toro de consagración, y más en Madrid —, con el que su matador “El Cid”, con la falta inminente que tiene de armar un taco gordo, simple y llanamente se lo dejó ir estando muy por debajo de las cualidades del ejemplar que tuvo recorrido, largo viaje arrancándose con fuerza en las distancias con claridad y son, comiéndose la muleta con codicia y celo, repitiendo, imponiéndose por su fijeza y enjundia.

No paraba salvando el prestigio del hierro al ser un astado de excepción que se fue al desolladero con las orejas puestas siendo muy ovacionado en el arrastre.

Hay en el argot una frase de los toreros antiguos cuando deseaban expresar algún sentimiento sentenciante pleno de guasa y mala uva que reza: “Que te toque un toro bravo…”

Ignoro si alguien lo expreso en esta ocasión, pero el quinto fue eso, bravo… Bravo en verdad.

Los restantes, con algunos matices de nobleza, fueron faltos de brío, gazapones dos y otros tantos pegajosones, todos terminando viniéndose abajo tirando por la borda lo que del cartel se esperaba.

Y mire usted, amable lector, que los “mudos” del tendido siete recobraron la voz.  Sí, se metieron fuerte con los toreros con los sobados “miau” en lugar de los olés, intimidando a los actuantes.

Julián López “El Juli” ha estado en el gran profesional que es y que atraviesa por un momento importantísimo en su carrera.  Tuvo entrega y dedicación tanto con el toreo de capa lanceando a la verónica jugando los brazos y bajando las manos pero con poca respuesta de los cuvillos que salían doblando los remos.

Bien planteó sus faenas sustentadas en recursos y poder con escasas oportunidades de lucimiento y con un sector muy a la contra que esperaba, y deseaba su triunfo grande que al final no llegó siendo despedido con silencio en los dos de su lote.

Y se presentó Perera.  Ese pedazo de torero que va por el trono, — y créame que si le respetan los toros lo va a conseguir —, con un afán enorme de éxito luciendo en un quitazo de ceñidas gaoneras echándose la capa a la espalda sembrando las zapatillas en la arena sin moverse un ápice arrancando el batir de palmas, para con la muleta…

Con la muleta aguantar de largo los cambiados y estatuarios, dándose al toreo por abajo en ayudados con la diestra y al natural con la izquierda varios de excelente factura imprimiendo mando y temple en su expresión que remataba con sendos pases de pecho de pitón a rabo que le valieron aplausos pero…  Pero sin toro para redondear.

Tal ilusión traía que en los dos se pasó de faena exprimiendo a los bureles y encontrando ya poca respuesta para la suerte suprema recibiendo un aviso.

La gente le apreció dándole reconocimiento y la halagueña espera para verle de nuevo.  Se le espera, que sí…  Se le espera.

Y ya…  Ya comenté lo del diestro de Salteras, Manuel de Jesús “El Cid” frente a un bravo que de haber podido con él aprovechándolo, otro gallo le estaría cantando cuando, insisto y repito, necesita con urgencia un campanazo que le resuelva una temporada que no…

Que no es la que el torero desearía.  Pues con el segundo, sin mayores cosas dejó ver su profesionalidad sí, pero también dio cuenta de que no es éste el mejor momento por el que atraviesa en su profesión; y se a esto se añade lo desacertado que anda con la espada, pues… Ya...

Para hoy, la décima cuarta de feria con ganado de Peñajara para la confirmación de alternativa del paisano mexicano Octavio García “El Payo”,  — triunfador como novillero en el San Isidro pasado —, de manos del madrileño Miguel Abellán y testigo el catalán Serafín Marín.

Que los peñajaras se presten que por los toreros creo que no quedará.  Se verá y… Y, se dirá.

Correo electrónico: francisco@baruqui.com

Temas

Lee También