Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 15 de Diciembre 2019
Deportes | Escaramuza Las Alteñitas

En los charros de Jalisco... sólo triunfaron las mujeres

Este conjunto de ocho mujeres se adjudicó por cuarta ocasión consecutiva el título en el pasado LXV Campeonato Nacional Charro Jalisco 2009

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Todas tapatías, un grupo de ocho mujeres siguiendo una tradición y una “herencia”, así es como considera a la charrería el grupo de escaramuzas Las Alteñitas, quienes obtuvieron el primer lugar en el pasado Campeonato Nacional Charro Jalisco 2009, realizado en la Arena VFG y con este resultaron impusieron un nuevo récord, al ganar en cuatro ocasiones consecutivas un nacional.

“Es el triunfo que nos ha traído más satisfacciones ya que es en nuestro estado, es el cuarto triunfo pero se siente muy bien, es un triunfo doble por ser en casa, además rompimos récord al ser la primera escaramuza que consigue cuatro títulos nacionales consecutivos, fueron muchos méritos a la vez. Sabe mejor este cuarto triunfo”, aseguró Yolanda Zermeño, capitana de la escaramuza Las Alteñitas.

Un poco de historia

Ana María Zermeño fue quien fundo la primera escaramuza en Jalisco hace más de 30 años con el apoyo de la familia Zermeño, con el objetivo principal “de darle su lugar a la mujer en el deporte”. Ella vivía en una familia de puros hombres, sus padres la apoyaron para que lograra su sueño, y juntó con sus amigas surgió la escaramuza, la cual ya tiene varias generaciones que han pasado por este grupo (más de 100 alteñitas).

Al preguntarle a  la fundadora de Las Alteñitas, sobre el porqué del nombre, afirmó que fue producto de los inicios de esta escaramuza.

 “Porque antes pertenecíamos a la Asociación Alteña de Charros en 1972 que se fundó la escaramuza. Después la asociación cambió de rumbo y nos quedamos con Santa Cruz del Valle que también era familiar, pero continúamos con el nombre de Las Alteñitas ya que no lo quisimos cambiar.

¿Costumbre o tradición?

Victoria Zermeño, una de las integrantes de esta escaramuza, habló sobre la tradición que existe en su familia para la práctica de esta disciplina.

“Lo de la charrería lo tenemos heredado desde nuestros  abuelos y nuestros papás, nunca nos preguntaron, pero nos encanta y lo disfrutamos mucho, es algo de tradición familiar, todas somos familia, primas y sobrina, todas son Zermeño, lo practicamos por pasión y además no lo inculcaron mucho”.

Al cuestionarle sobre el auge que ha tenido la práctica de este deporte en México, Victoria Zermeño expresó que a comparación de otros años, poco a poco ha ido aumentando la cantidad de practicantes de esta disciplina.

“Yo creo que ha tomado mucho más auge, ya que antiguamente un nacional se realizaba en instalaciones más pequeñas. Cada vez las instalaciones deben ser más grandes porque año con año la afición va creciendo; este nacional pasado en la Arena VFG hubieron charreadas en las que asistieron hasta 12 mil personas”.

Un secreto de familia

Las Alteñitas aseguran que la fórmula para tener grandes éxitos como los que han tenido hasta el momento, se debe a la “química familiar que hay entre ellas”, ya que todas son primas, a excepción de Victoria Zermeño de Galán, quien es la tía de las demás integrantes.
“Existen equipos de nuestras oponentes dentro de las competencias, que han dicho que por ser familia hemos tenido muy buenos resultados, sin embargo pienso que más que eso se debe a que todas hacemos una buena combinación porque nos llevamos bien, ya que fuera de los lienzos nuestra relación es maravillosa”, dijo Victoria Zermeño.

Este grupo de tapatías lleva siete años compitiendo, además ellas están conscientes de que mucho de sus triunfos se los deben a Eduardo Moreno Zermeño, quien además de su entrenador es su primo, el fue quien las impulsó a ya no sólo dar exhibiciones, sino que comenzaran a competir, y de esta manera, han logrado cuatro títulos nacionales consecutivos. Además aseguran que sus padres y esposos en el caso de las que están casadas las han apoyado en todo momento y son los que les subisidian los gastos, y les ayudan a lograr este sueño.

“En nuestro hogar, el mejor caballo es para las mujeres, gracias al interés de los padres es que ha funcionado muy bien esta escaramuza”, dijo Yolanda Zermeño.

¿Qué es una escaramuza?

Es un grupo de ocho mujeres a caballo en donde realizan movimientos como cruces, giros, cambios de ritmo que hacen que parezca como “un valet a caballo”, son movimientos en sincronía, entre cada caballo debe existir la misma distancia, cada persona que está dentro de la esaramuza cuide que sean los mismos galopes de su caballo con el de su compañía, en el centro deben llevar una misma sincronía. Es riesgoso si no existe una coordinación adecuada se puede chocar, además el riesgo que conlleva estar montada en un animal corriendo a velocidad.

Están ocho escaramuzas en acción dentro del lienzo, aunque Las Alteñitas tratan de tener dos suplentes y otro caballo que sepa la rutina por cualquier situación que pudiera suceder.


Fuera de los lienzos


Victoria Zermeño de Galán, 41 años
Está casada y además de atender su hogar, tiene un rancho y se encarga de el.

Victoria Zermeño Magaña 22 años
Estudió mercadotecnia en el Iteso y además trabaja con su papá.

Fernanda Zermeño, 14 años
Cursa el segundo grado de secundaria

Ana Victoria Zermeño de la Torre, 19 años
Terminó la preparatoria y comenzará su carrera universitaria

Mariana Moreno Zermeño, 22 años
Terminará su carrera de administración de empresas en el Iteso.

Olga Zermeño, 25 años
Estudió mercadotecnia, trabaja con su papá y abrirán una clínica de equinoterapia (curación de caballos).

Miriam Zermeño Magaña, 17 años
Prepa, dedica casi todo su tiempo libre a la escaramuza

Yolanda Zermeño Magaña, 24 años
Relaciones Internacionales en el Iteso
Trabaja en una arrendadora con su papá
Escaramuza

Susana Zermeño de Hernández, 22 años
Vive en Atotonilco, se viene martes en la tarde
Está casada y tiene un bebé


Para saber

Las mujeres de la escaramuza montan con ambas piernas del lado izquierdo, entrecruzándolas; esto como una tradición, un toque de feminidad de como llevar bien puesto el vestido.

El dato

Entrenan tres veces a la semana, dos horas cada día, todas juntas, aunque en ocasiones algunas trabajan en lo individual con su caballo.

Las frases

“A veces se cree que el charro es machista, que las mujeres en la casa no tienen ningún valor, pero en nuestra familia es todo lo contrario”.
Yolanda Zermeño Magaña,
capitana de Las Alteñitas.

“Más que un deporte, nosotros vemos a la charrería como una tradición, ya que es el único deporte mexicano por excelencia”.
Victoria Zermeño,
integrante de Las Alteñitas.


EL INFORMADOR / Paulina Elizabeth Pérez Rivera

Temas

Lee También