Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 16 de Octubre 2019
Deportes | Décima cuarta corrida de la Feria de San isidro

“El Payo” se llevó el lote...

De los Toros con Verdad por FRANCISCO BARUQUI M.

Por: EL INFORMADOR

MADRID, ESPAÑA.-(Décima cuarta corrida de abono isidril).- Había calor y plaza llena y, oh iluso de mí, un infante de la mano de su padre que me hacía pensar, oh, “que siga la tradición”, qué bonito y edificante, el progenitor “guiando” al chaval como aficionado, algo que me motivó…  Oh, iluso de mí.

Ocupando localidades atrás de las mías, la que dio el infernal imberbe llevado a la fuerza por “papá” con un móvil hablando con un amigo que veía televisivamente un partido de futbol de Europa, — luego, por morbo, me enteraría que el enfrentamiento era entre un team alemán con uno serbio, o croata o… Qué sé yo.  Y así, a lo largo de toda la función.  ¡La que dieron…!

Ya metido en la corrida, luego de un buen encierro jugado en Sevilla, y con el recuerdo de otro lidiado el pasado año aquí mismo en Madrid, me motivaba para ver los toros de Peñajara, la confirmación de alternativa del paisano Octavio García “El Payo” alternando con Abellán como padrino y Marín atestiguando… Y le diré…

Le diré que en una tarde soporífera, los peñajaras se desplomaron parecieron que no eran de lidia sino de plastilina.  Cuánta debilidad; palpable falta de brío; nula presencia de fuerza, con todo y que algunos acusaban voluntad para embestir pero… Pero no podían.

Tres sobreros salieron: uno de Torres Gallego, serio, encastado, exigente y obligando al torero a sacar su valor y recursos para hacerse de él imponiéndose, siendo el primer substituto le correspondió al “Payo” que debo decir se perdió.  El muchacho, totalmente descompasado y sin plan se vio por debajo, impotente y naufragando.  Hubo otro de María Cascón al que se enfrentó Serafín Marín que en su afán de tener toro para la faena creo que le faltó castigo yéndose para arriba pues tenía movilidad pero sin humillar sin la condición para lucir y, por último, cerrando plaza y para “El Payo”, un torazo con casi 600 kilos de Pío Tabernero, largo, muy largo, larguísimo y arrogante que desde salida impactó.  El ejemplar imponiendo por su volumen se prestó dada la nobleza que manifestaba, obligando, sí, mucho al torero porque era un tanto cuanto mirón y sobreponerse a esta condición, pues solo con valor, con entrega, con determinación y jugándosela de verdad sin concesión alguna.

Así lo entendió el mexicano y se dio logrando muletazos con la diestra de gran trazo y dimensión, aguantando y metiendo al de Pío en la zarga rematando con de pecho que se le jalearon.  El público con él.  Intentando por el izquierdo y volviendo a la derecha para cuando el moro le pidió la muerte, perfilándose en corto y por derecho irse tras del estoque cobrando una entera en lo alto partiendo la yema pero, ¡ayy! Perdiendo la flámula en el embroque algo que deslució definitivamente.

Una vuelta con la gente saliendo del coso justificándose por toda su lucha haciendo su carrera fundamentalmente en España.  La afición lo reconoció.

De lo demás poco; tan poco que puedo decir que casi nada…

Bonito y bravío alterne en quites, hasta cuatro, en el toro de la ceremonia entre padrino, Abellán y ahijado, “El Payo”, que inició por gaoneras, siguió Miguel con una verónica monumental con remate para cartel, volviendo Octavio y otra vez el madrileño por delantales motivando la competencia y dándose un amistoso apretón de manos al cambio de tercio.  Bien…  Bien en verdad.

Voluntad y deseos tanto en el torero de Madrid como en el catalán quienes, ambos, merecen mucha mejor suerte.  Que la encuentren en las que vengan y…

Y así, casi tres horas de festejo con “la caló” poniéndonos de malas y…  Y el padre de atrás riñiendo con el futbolero demonito amenazándole con no sé que tántas cosas y yo, oh iluso de mí, creyendo que había conocido a un nuevo aficionado taurino al que, de cachondo, no resistí a preguntar cómo iba el marcador… Me respondió que iban empatados y habría tiempo extra.

Hay niños, sí, más peligrosos con un móvil en la mano que con un fusil.  Ah, y no, no me pregunten quiénes jugaban que ni me enteré.

Para hoy, la décima quinta con un cartel de toreros por demás interesante alternando Morante de la Puebla, José María Manzanares, — vaya empaque y garra del joven alicantino – y Rubén Pinar, esperanza halagueña pero, aquí el puntorrón, toros de Juan Pedro Domecq, ese criador que más que bravos los hace “artistas” con la alquimia más pura en el manejo de la mansedumbre más, pero muchísimo más, que de la bravura…

Correo electrónico: francisco@baruqui.com

Temas

Lee También

Comentarios