Viernes, 24 de Enero 2020
Deportes | Última corrida de la Feria de San Isidro

Decepción... ‘‘digno’’ colofón

De los Toros con Verdad por FRANCISCO BARUQUI M.

Por: EL INFORMADOR

Madrid (Última corrida de San Isidro).- Luego del fracaso de corrida que mandó a Sevilla Victorino Martín, si el mano a mano de “Morante” y “El Cid” en el que se argumentaba que los toros, tan mal presentados como deslucidos habían sido seleccionados con intervención de las administraciones de los diestros, había la incógnita de cómo vendría a “su plaza” a fin de enmendar la plana y remontar.

¿Qué es lo que pasó?

Pues mire usted amable lector aficionado que ha seguido mis escritos: “Nada digno de escribir a casa”.  Y si me apura…

Si me apura haciendo referencia clara a un ferial que merecía la crónica de un fracaso anunciado, en su final se encierra la decepción… Como digno colofón.

Toros mal presentados, sin el lujo que una ganadería emblemática de esta plaza debería tener, puesto que solo cuatro por el tipo definían su encaste, y otros dos podían haber sido del Charifas de Jaén.  Y que por cuanto a lidias, mucho, muchísimo dejaron qué desear.  Ah, y ahora sí, tal parece el sexteto fue escogido por el criador.

El cartel era contrastante por un “Cid” que es figura de un segundo grupo, tan especializado y conocedor, — con justos y reconocidos triunfos con esta divisa —, y dos diestros que no, no han logrado remontar como lo son Diego Urdiales e Iván Fandiño, un joven espada vizcaíno que ha mostrado condiciones y que busca a por todas su proyección, que tomó la substitución de “El Fundi” en plena rehabilitación de la grave caída del caballo que tuvo en la faena de acoso y derribo que lo tiene en el dique seco.  Así…

Así, Urdiales ante el primero al que creo que le faltó castigo, se miró como un lidiador hábil con un burel pegajosón y complicado ya que acometía al paso penando con la tizona; para con el cuarto, un mansurrón parado cual marmolillo que se refugió en los tableros defendiéndose, emplearse con mucha voluntad en una faena porfiona pero sin cosa mayor.

Y como va la temporada de Manuel de Jesús “El Cid”, valdría esperar que con un toro en Madrid pudiese resolvérsele toda vez que la necesidad es mucha.  Sin embargo, con todo y que el segundo resultó manejable y con el que se hizo ovacionar fuerte en su toreo de capa, lo más lucido que logró, con la muleta le he visto desconfiado, falto de asentamiento de pies con todo y la voluntad en su intento de toreo por abajo con las dos manos y por ambos lados ante un Victorino que le reponía entre pase y pase andándole en una labor que se le vino abajo terminando diluyéndosele, escuchando tibias, muy tibias palmitas esperando el quinto pero…

Pero con todo que tuvo un matiz de nobleza, acusó debilidad de remos siendo pitado por el público que no dio importancia alguna a lo que con él se hiciere, saliendo el diestro de Salteras un tanto cuanto tocado del ciclo.  Ahora a esperar la feria de Aniversario en la que alternará con Castella y quien tome la substitución de “El Fundi” con ganado de Puerto de San Lorenzo a ver…  A ver si aquí sí de una vez por todas.

Y por poco hay otra cornada…

Las reses con las que pechó el joven Iván Fandiño que venía muy decidido y con ilusión resultaron por demás tan antipáticas como descastadas y con un peligro sordo que cuando le ví en la arena con un arropón de riesgo, — afortunadamente la res falta de celo no desarrolló el sentido para rematar al caído me hizo pensar que solo esto faltaría, un herido más…

Un herido más, que sí, en una feria de San Isidro, la más deslucida que yo tenga memoria de la que un resultado por demás lamentable, la deja como LA REFERENCIA SANGRIENTA CUANDO MÁS CORNADAS HA HABIDO QUE OREJAS…

Y ahora la que sigue, la de cumpleaños de la plaza madrileña de Las Ventas que deseo, confío y espero, — para los aficionados a toros la esperanza es lo último que muere —, que traiga tardes mejores.  ¿Cómo vendrá “Morante”?

Correo electrónico: francisco@baruqui.com

Temas

Lee También