Viernes, 24 de Enero 2020
Deportes | A Propósito, por Jaime García Elías

* Incienso

A Propósito, por Jaime García Elías

Por: EL INFORMADOR

Lamentablemente, porque así lo decidió el destino, Rafael Márquez se limitó a desempeñar un rol secundario en la gesta realizada por el Barcelona. Atribuirle el protagonismo que le asignan algunos medios, al insinuar que el mexicano es tan buen jugador que ni siquiera tiene que alinear para resultar determinante en el funcionamiento --y, por ende, en las conquistas-- de su equipo, es, por decir lo menos, una barbaridad.

*

Si Márquez, en la victoria del Barcelona sobre el Manchester United que dio el “triplete” a su equipo, hubiera tenido el peso específico que tuvieron los goleadores Eto’o y  Messi, u otros jugadores extranjeros en ese elenco, como Silvinho o Henry, habría razones para que los entusiastas le dedicaran las volutas de sus incensarios...

Por desgracia, no fue el caso. Como es del dominio público, una infortunada lesión lo marginó de las jornadas en que el Barcelona remachó la obtención de los títulos de Liga, Copa del Rey y Copa de Campeones.

*

Seguro que su contribución fue significativa. Seguro que dirigentes y simpatizantes del que hoy por hoy se ostenta como “el mejor equipo del mundo”, lo incluirán en el cuadro de honor. Seguro que el paso de Rafa por el Barcelona rivaliza con el de Hugo Sánchez, en su tiempo, con el Real Madrid. Seguro que es uno de los futbolistas mexicanos más exitosos en el terreno internacional...

Sin embargo, de ahí a la exageración de encaramarlo al altar de los héroes de la noche del miércoles en el Estadio Olímpico de Roma, media un abismo. Casi como cuando se prodigaron los elogios a Nery Castillo, futbolista mexicano de nacimiento, de padre uruguayo, de ascendencia italiana y de formación griega, a raíz de que su actual equipo, el Shakhtar Donetsk de Ucrania, conquistó, hace unas semanas, la Copa de la UEFA... con él en calidad de eterno suplente.

*

Por supuesto, es de celebrarse que la presencia de jugadores mexicanos en equipos europeos sea cada vez más frecuente. Otro tanto hay que decir de los éxitos que muchos de ellos --Osorio, Salcido, Pardo, Aarón Galindo...-- han alcanzado en aquellas latitudes. Pero de ahí a apropiarse de la crema ajena para echárselas a sus tacos, hay su buena diferencia. Además, claro, de que sigue siendo cierto, como advertía el maestro Alfonso Reyes, que “El incienso de la adulación acaba por tiznar al ídolo”.

Temas

Lee También