Jueves, 23 de Enero 2020
Deportes | A propósito por Jaime García Elías

* Complejo

A propósito por Jaime García Elías

Por: EL INFORMADOR

Para documentar las ínfulas de invencibilidad, derivadas de un complejo de superioridad del futbol mexicano en su área geográfica, basado en episodios de la historia antigua, ahí están algunos ilustrativos capítulos de la historia contemporánea...

De semanas anteriores, las derrotas de Argentina, dos veces campeón del mundo y el mayor productor mundial de talentos futbolísticos de exportación, ante Bolivia (6-1) y Ecuador (2-0); de ayer, la apurada victoria de Brasil, el mayor coleccionista de campeonatos mundiales, sobre Egipto (4-3) en la Copa Confederaciones.

Con todo y las obvias diferencias en los resultados, tales episodios confirman que cada vez es más frecuente el espectáculo, antaño inaudito, de que los supuestos patos les tiren a las supuestas escopetas.

*

La añeja definición de futbol como “un deporte en que dos equipos de once jugadores se disputan la pelota con los pies... y al final siempre ganan los alemanes”, ha perdido vigencia. Ya no existen los equipos invencibles. En la actualidad, en esta materia, “el más tullido es trapecista”.

Las reediciones, en versión futbolera, del pasaje bíblico de David, que derriba al gigante Goliath provisto solamente de una honda, o de la fabulilla de La Tortuga que, a base de porfiar, gana a la carrera a La Liebre que subestima a la primera y se tira a la hamaca en plena competencia, empiezan a volverse “el pan de cada día”.

*

Las distancias, que en el pasado llegaban a ser abismales hasta el punto de que muchas auténticas masacres eran perfectamente previsibles, se han reducido radicalmente. En los tiempos que corren, ya nadie se atreve a dar por descontado que un partido de futbol vaya a resolverse —como en la historieta de Mafalda— “con un inútil derramamiento de ceros” en la calificación de los tradicionales “chicos”.

Y lo que se ve en las competencias internacionales, ocasionalmente —cada vez menos ocasionalmente, dicho sea de paso— se advierte también en los torneos caseros. En México, sin ir más lejos (y convendrá subrayarlo, para que el episodio no se olvide...), travesuras como las que hicieron Indios y Puebla en la “liguilla” más reciente —y que los “expertos” se afanan  a atribuir, dogmáticamente, a “la mediocridad del futbol mexicano”— ya no matan de un ataque al corazón a nadie.

*

Moraleja de la historia: en el futbol moderno gana el que se prepara mejor; no el que tiene diplomas más apantalladores.

Temas

Lee También