Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Cultura | 'Equinos 100' reúne parte de la colección de la Fundación J. Álvarez del Castillo

Una pasión centenaria

La exposición 'Equinos 100' reúne parte de la colección de arte de la Fundación J. Álvarez del Castillo
'Equinos 100' consta de una selección de piezas hecha por Carlos Álvarez del Castillo; el montaje fue curado por Luis Eduardo López. EL INFORMADOR / F. Atilano

'Equinos 100' consta de una selección de piezas hecha por Carlos Álvarez del Castillo; el montaje fue curado por Luis Eduardo López. EL INFORMADOR / F. Atilano

GUADALAJARA, JALISCO (03/AGO/2017).- El Instituto Cultural Cabañas inaugura hoy la exposición “Equinos 100”, parte de las actividades que integran las celebraciones por el primer centenario de EL INFORMADOR.

La muestra se conforma con pinturas y esculturas de la Fundación J. Álvarez del Castillo. El vínculo temático son los caballos, animales con una profunda relación con el hombre. De ello, Carlos Álvarez del Castillo (director de EL INFORMADOR) platicó: “Es el animal más cercano al ser humano. Muy por encima del perro. La relación del caballo y el ser humano es tan profunda, que aunque el perro es el gran amigo del hombre, jamás sentiré la emoción de estar con un perro como la emoción de montar un caballo y hacer deporte con él, lograr una travesía”.

Con la selección de piezas hecha por Carlos Álvarez del Castillo y el montaje curado por Luis Eduardo López, “Equinos 100” ocupa cuatro salas del Cabañas. Sobre cómo se eligió el centenar de obras, Carlos agregó: “Fue rápido, no había dudas; seleccioné para los muros las pinturas que más me agradan. Hay mucha obra más, pero ya habrá tiempo, en los siguientes años del periódico las expondremos”.

Carlos comentó el origen de cómo se fue conformando la colección. “Tiene un poco de fortuna; muy temprano en mi vida, a los 17 años, el abogado de mi papá me regaló una pintura de una cacería. Había un caballista rodeado de perros de cacería”. Poco después el pintor Gustavo Sendis le comentó que pintaría una serie nueva, proponiéndole un cuadro para compra: “Le dije que únicamente si era de caballos”. El resultado fue una obra mixta sobre papel, que se verá también en el Cabañas. El acervo se hizo copioso con el paso del tiempo: “Cuando se colecciona se va corriendo la voz entre los galeros”.

Piezas entrañables

Otras adquisiciones se han dado por amistad con los pintores, o incluso el azar, como un collage de Agustín Lazo: “Estaba colocado en un restaurante. Me tocó la mesa donde estaba, me gustó, terminamos de cenar y al día siguiente marqué para buscar al dueño”.

Entre los amigos pintores está Fernando Sandoval: “Un gran retratista. Le dije un día que quería que retratara mis caballos. Hizo algunos ensayos, le costó un poco de trabajo, pero es un gran artista. Después hizo verdaderos retratos de los caballos”. Sandoval es de los artistas con más obra en “Equinos 100”, entre las que destaca “Dual”, una pieza mixta en madera con más de dos metros de altura.

Así, cada una de las 100 obras mostradas tiene su propia historia: “Cada cuadro tiene sus anécdotas. El paseo de los 100 caballos es verdaderamente un gusto. Quiero compartirlo con la comunidad, con la ciudad que tanto nos ha dado”. Uno de los lienzos más especiales para Carlos es el de Philips Wouwerman, un flamenco del siglo XVII: “Es el cuadro de la colección. El flamenco genera una capacidad de expresarse, para mi gusto es la gran expresión. Tiene una serie de caballos pintados distinto a lo que normalmente se encuentra: hay un caballo coceando, uno entrando al lago, otro sobre una barcaza, uno más pastando”.

Una anécdota célebre es la del lienzo de Waldo Saavedra: “Cuando hizo la maja desnuda, a la que llama ‘Oda a Goya’, fue una reportera de Milenio la modelo, que acabó siendo reina de España”. De Saavedra es también su cuadro más preciado, “Caballeros de la luna”, ubicado en la última sala de “Equinos 100”. Otra obra valiosa es una pequeña escultura de Juan Soriano: “Estábamos en París, nos habían invitado a cenar él y su pareja. Vi ese caballo arriba de un estante: le habían pedido un caballo, hizo ese modelo, pero ese nunca se hizo. Es de las obras importantísimas que tengo”.

Para Carlos Álvarez del Castillo, este encuentro de la colección con la comunidad tapatía por el centenario de EL INFORMADOR es motivo de alegría: “Tener la oportunidad de disfrutar la obra en convivencia con la ciudad, me hace feliz”.

TOMA NOTA
Asiste

“Equinos 100”, exposición para celebrar el primer centenario de EL INFORMADOR, se inaugura hoy a las 20:00 horas en el Patio Los Naranjos —concluye el 29 de octubre— en el Instituto Cultural Cabañas. Ocupará las salas 1, 2, 3 y 4.

También hay artistas nuevos

En “Equinos 100” también se ven obras que ganaron primeros y segundos lugares en el concurso de artes plásticas convocado por EL INFORMADOR hace un decenio y destinado a alumnos y ex alumnos del CUAAD de la UdeG. Al ser vecinos de las instalaciones del periódico. “Los veía en la calle, los veía sufriendo y más de alguna vez les pregunté dónde exponían. ‘Donde se puede’, ‘Es difícil’, ‘Si nos escogen en la exposición anual’. Se me ocurrió hacer un concurso de pintura y escultura, en el cual ofrecía dinero por participar”.

Temas

Lee También

Comentarios