Martes, 21 de Enero 2020
Cultura | La participación de los grupos invitados fue generosamente recompensada por un público ávido

La OFJ y el jazz

(Con)Fusión

Por: EL INFORMADOR

Signos de los tiempos, probablemente; pruebas, por si hicieran falta, de que tampoco la música escapa al fenómeno de la globalización…

Así, so pretexto -absolutamente válido- de atraer nuevos públicos, arrancó el viernes, con el eclecticismo como bandera, con jazz en el primer programa y con excelente respuesta de taquilla -sala y balcones casi llenos-, la tercera temporada, denominada “Fusión”, de la Orquesta Camaleónica (perdón: Filarmónica) de Jalisco (OFJ) en el Teatro Degollado.

La presencia del Trío (después quinteto) de Enrique Neri en la primera parte de la velada y del Torguz Grupo de Jazz Fusión en la complementaria, hizo el efecto deseado: atrajo nuevos públicos; en compensación, quizá produjo un efecto lamentable: ahuyentó a buena parte de los parroquianos tradicionales.

Se comprende: aunque sigue siendo cierto que en gustos se rompen géneros, la música de concierto y el jazz viven en las antípodas. Mientras éste privilegia la improvisación, aquella se esmera en ser respetuosa de la partitura. Mientras el jazz se centra en el intérprete, la genéricamente llamada “música clásica” privilegia al autor. En suma: la libertad interpretativa del jazz discurre por un canal muy diferente al rigor y la disciplina de la música de concierto.

La participación de los grupos invitados fue generosamente recompensada por un público ávido, a todas luces, de disfrutar esa música -decía Sousa- “para escucharse con los pies”. Otro tanto ocurrió con la participación de la OFJ -con Héctor Guzmán, su director titular, en el pódium-, si bien su sonido, muy diferente al de las “brass bands” tradicionales de las variantes orquestales del jazz, resultó ampuloso, verbigracia, en su versión de Un Americano en París, de Gershwin.

El programa del viernes, con el mismo elenco, se repite este mediodía. La (Con)Fusión continuará el siguiente fin de semana con otra mescolanza promisoria para la taquilla, aunque quizá repelente para el público tradicionalista: “La OFJ y Broadway”.
Total, si la OFJ ya es comparsa institucional de las “Galas del Mariachi” y el águila que corona el escenario del Degollado ni pestañea, ¿quién se va a escandalizar…?

Jaime García Elías



Temas

Lee También