Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 16 de Octubre 2019
Cultura | La OFJ ha programado un concierto para los intérpretes jubilados

El piano de Santiago Lomelín llega al Degollado

La Orquesta Filarmónica de Jalisco ha programado un concierto para los intérpretes jubilados

Por: EL INFORMADOR

El pianista Santiago Lomelín será el solista en estos conciertos en el Teatro Degollado. EL INFORMADOR / A. Camacho

El pianista Santiago Lomelín será el solista en estos conciertos en el Teatro Degollado. EL INFORMADOR / A. Camacho

GUADALAJARA, JALISCO (29/OCT/2014).- Este jueves y viernes, la Orquesta Filarmónica de Jalisco dará un par de conciertos a beneficio de los músicos jubilados. Los solistas de los conciertos son el contraste entre una vida dedicada a la música (Aurelian Ionescu) y un músico joven en los inicios de su carrera profesional (Santiago Lomelín).

El concierto consta de dos partes: en la primera Santiago Lomelín interpretará al piano "Andante spianato y la gran polonesa brillante", de Federico Chopin, a la que seguirá la "Balada" de Ciprian Porumbescu, con Aurelian Ionescu (primer violín) como solista. La segunda parte del concierto será el preámbulo para la temporada de ópera de la OFJ, con la ópera breve "El niño y los sortilegios", del compositor francés Maurice Ravel. La maestra Teresa Rodríguez tomará la batuta de la orquesta.

Arturo Gómez Poulat, gerente de la OFJ,  resaltó la preocupación de la orquesta por “ver por nuestros propios músicos”, en tanto que respecto a la presencia de Lomelín dijo que es una manera de “repatriar a nuestros artistas en el extranjero”.

Un talento en continua formación

Santiago Lomelín nació en Guadalajara en 1992. Su formación musical comenzó a los siete años de edad. Desde entonces empezó a presentarse en foros en Guadalajara —el Teatro Degollado y el Ex Convento del Carmen— y el resto del país —Bellas Artes, en la Ciudad de México.

Con el paso de los años y al haber profundizado en sus estudios, su maestra lo exhortó a que buscara escuelas en el extranjero: “Para poder estudiar a fondo materias que en la escuela sí se ofrecían, pero no de una forma muy intensa”, comentó Santiago Lomelín en entrevista con este medio.

Salirse del terruño fue también una forma de buscar nuevos retos: “Quise salir de una zona en la que ya me sentía muy cómodo”.

En Boston estudió la licenciatura, cuatro años que Lomelín califica como “muy intensos, llenos de estudio y de trabajo arduo, pero fueron muy divertidos”. Incluso ahí tomó clases de canto africano.

Ahora estudia la maestría en Mannes, bajo la tutela de la profesora Pavlina Dokovska. Una de las actividades que Lomelín está descubriendo al trabajar con ella es otro lado de la música, ya que es coordinador del Mannes Sounds Festival, que se realiza en varias sedes en la ciudad de Nueva York.

Entre sus compositores mexicanos favoritos está Manuel M. Ponce. En Estados Unidos hay varios compositores mexicanos, como Juan Pablo Contreras y Carlos Sánchez: “A Sánchez no lo conozco en persona, pero he escuchado algo de su música y me ha gustado”.

Este jueves y viernes Santiago interpretará una obra de Chopin, escrita en su etapa de juventud en los momentos clave de su llegada a París. Por ello, dice, hay una sensación de empatía con la obra: “Es muy fácil de entender para alguien de mi edad, a diferencia de otras obras de madurez”.

Santiago recuerda cuando a los nueve años de edad asistió a un concierto de la Orquesta Filarmónica de Jalisco, durante un Festival de Mayo: “Muchos de los músicos siguen. Me siento triste porque tal vez algunos que están ahora ya no estarán cuando vuelva. Pero han dejado una semilla muy importante”.

Hay varias cosas que fascinan a Santiago: “Siempre hay un momento en el que sabes que te están escuchando. Me gusta todo, los nervios antes del concierto, los nervios después”.

En particular, desea volver a tocar en Guadalajara “lo más pronto posible”. Dentro del repertorio que le gustaría interpretar están conciertos para piano de Beethoven, Shostakovich y Prokofiev, y en especial en número dos de Rachmaninoff: “Como pianista tengo el lujo de que el repertorio nunca termina. Es muy divertido, tenemos muchas más opciones para escoger”.

Internacionalmente Santiago Lomelín ha participado en numerosos concursos de piano, además de que cuenta ya con presentaciones en Alemania, Ucrania, Italia y Holanda.

Una despedida con nostalgia

Uno de los músicos que se retira es Aurelian Ionescu, violinista que complementa el programa con una participación como solista. Ionescu llegó a México hace 35 años, originario de Rumania.

Para este concierto interpretará la "Balada" de Ciprian Porumbescu. La composición data del siglo XIX. Su compatriota murió poco antes de cumplir los 30 años, para Aurelian, la obra “es una pieza corta, pero sensible, nostálgica, impresionante. Murió muy joven y se inspiró en el folclor rumano, estuvo preso por ser antiimperialista. Fue muy nacionalista y patriota”, comentó.

Arturo Gómez Poulat resaltó lo multifacético de Ionescu, ya que es autor de varios libros teóricos sobre su instrumento, además de ser escritor de novelas históricas.

Ionescu vivió la transición de la Orquesta Filarmónica de Jalisco, en la época en que se denominaba la Orquesta Sinfónica de Guadalajara, en los ochenta.

Aurelian Ionescu bromeó con Santiago Lomelín: “¡Los primeros 50 años son los difíciles!”.

Para Santiago, este concierto también es especial porque “las polonesas son bailes polacos que sólo se tocan al principio y al final”, y la noche del jueves y viernes marca el principio de una carrera y celebra a los músicos jubilados, sobre todo al solista Ionescu.

Ionescu tiene consejos para Lomelín y para los músicos jóvenes: “Siempre hay que prepararse, mucho estudio. La vida como músico implica mucho sacrificio, equilibrio. Dejar lejos la depresión, el estrés, los disgustos. Si dejas de ensayar un día, tú te das cuenta. Si dejas de ensayar dos días, los vecinos se darán cuenta. Si dejas de ensayar tres días, ¡todos se darán cuenta!”.

Entre los compositores mexicanos que Aurelian disfruta está el jalisciense Hermilio Hernández y el michoacano Domingo Lobato, fallecido en 2012: “Fue un gran maestro de la harmonía y el contrapunto”.

Concierto especial / Teatro Degollado / jueves y viernes, 20:30 horas / Boletos: de 110 a 300 pesos.

Temas

Lee También

Comentarios