Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 22 de Agosto 2018
Cultura | Raquel Tibol presentó ''Los cuadernos de Orozco''

El arte contemporáneo actual ha denostado al movimiento muralista

Especialistas en arte mexicano aseguran que el arte contemporáneo que hoy se realiza se ha volcado en la limitación del conceptualismo

Por: NTX

CIUDAD DE MÉXICO.-  Especialistas en arte mexicano, aseguraron aquí que el arte contemporáneo que hoy se realiza, ha denostado al movimiento muralista, a sus artistas, sin comprenderlo, ni igualarlo en trascendencia, volcándose en la limitación del conceptualismo.  

Durante la presentación del libro "Los cuadernos de Orozco" en la Sala Manuel M. Ponce, del Palacio de Bellas Artes, la escritora argentino-mexicana Raquel Tibol, la crítica de arte, Avelina Lésper, y el arquitecto Víctor Jiménez, salieron en defensa del muralismo mexicano, al sostener que el arte contemporáneo, no es más que un producto hecho de la "basura".  

Asimismo criticaron que este tipo de arte al que esos artistas hoy llaman democratización y acercamiento social, se exhiba en diversos museos mexicanos.  

Por el contrario, deploraron que el muralismo, movimiento que quería acercar el arte al pueblo retomando el arte autóctono, azteca y maya dejando de lado el academicismo europeo que era el que imperaba hasta ese momento, se haya minimizado.  

Coincidieron que en pleno siglo XXI existe ignorancia, vandalismo y menosprecio alrededor del movimiento muralista y sus precursores, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco.  

Al respecto, Lésper mencionó que mientras los muralistas fueron perseguidos, encarcelados, sus obras destruidas y orillados a exiliarse, el arte burgués (realizado por contemporáneos de hoy) se dedicó a inventar teorías que denigran el trabajo artístico para encumbrar al objeto de consumo.  

"El muralismo hoy lo negamos y lo cambiamos por la evasión. Han hecho de la banalización un canon, de la ocurrencia un lenguaje y del chiste la técnica", señaló.  

Sobre "Los cuadernos de Orozco", de Raquel Tibol, refirió que se trata de un texto teórico fundamental para la pintura y que se debe conocerse internacionalmente, al igual que los escritos de autores como Leonardo da Vinci y Salvador Dalí, y cuya importancia radica en conocer qué hay detrás de una obra póstuma.  

 Ordenados por Tibol a partir de las libretas originales del muralista José Clemente Orozco escritas en Nueva York entre 1931 y 1934, son una reunión de sus ideas acerca de cuestiones esenciales en la relación formal de su obra.  

Lésper señaló que con estas anotaciones, Orozco no pretendió como lo hacen los artistas contemporáneos, ser un teórico que se dedicó a hacer arte. "El fue un artista por encima de las teorías, por eso detestaba explicar su obra", agregó.  

Indicó que el objetivo de la obra de Orozco es dramático, pues controla el trabajo técnico para que el artista no pierda de vista el dramatismo.  

"En estos cuadernos, Orozco muestra el orden y rigor para desarrollar el nudo dramático de la obra que pone en tela de juicio los mitos y abusos de la construcción de nuestra nación", agregó.  

"Al leer los cuadernos podemos ver con admiración, que las ideas que anota por un lado, se encuentran ya en sus primeras obras y por otro, son de relativa sencillez en comparación con la obra portentosa", dijo.  

La especialista consideró que las obras contemporáneas de hoy son irrelevantes y banales, más teóricas, cargadas de adjetivaciones, "sus técnicas en retóricas absurdas y urgidas de explicaciones curatoriales".  

Destacó que los artistas y los curadores desarrollan textos con intenciones conceptuales más importantes que el trabajo artístico y privilegian el proceso por encima del resultado, al grado que la documentación de la realización de inflable, de unas fotocopias que llena hoy las salas del Museo Carrillo Gil, bodega de la obra de Orozco.  

Dijo que parte de las ideas de Orozco en estos cuadernos, hablan de la geometría elemental, presente en el Renacimiento en las pinturas de los muros de Giotto y Rafael.  

"Aquí, comparamos el trabajo real contra la verborrea, el desempeño del verdadero artista contra el especulador de la creación", sostuvo.  

Lo paradójico, afirmó, es que el muralismo que fue valiente, que retrató la injusticia y la barbarie de quienes tenían el poder, es rechazado y difamado por las generaciones que siguieron la fórmula cobarde de Marcel Duchamp, artista francés, cuya obra ejerció una fuerte influencia en la evolución del arte de vanguardia del siglo XX.  

Señaló que Orozco, artista que criticó a la superstición en sus obras, que denunció los abusos y la charlatanería, "estaría escandalizado al ver que esos charlatanes de las masas, que exigen su derecho a convertir su trabajo en arte, en un proceso metafísico, digno de las sectas más obscurantistas. 

Por su parte, la crítica de arte Raquel Tibol y autora del libro presentado, señaló que su mayor descubrimiento fue que José Clemente Orozco era un hombre que tenía una enorme inquietud por la teoría. 

Los cuadernos de Orozco fueron creados por el artista entre 1931 y 1934 durante su segunda estancia en Estados Unidos y a su llegada a México. Según Tibol, nada de éstos se conoció hasta ahora.  

"Este es un asunto que estuvo guardado en el cajón hasta que a un pariente cercano se le ocurrió tocar mi puerta. Eran cuadernos de forma italiana que compró en Nueva York en la Schneider and Co. Inc., Artists Materials Exclusively, la misma casa donde aprendió a hacer litografías en Estados Unidos. Eran cuadernos vulgares, baratos, de los que usan los chamacos en la escuela", recordó.  

Tibol que fuera secretaria del muralista Diego Rivera, aclaró que no son un tratado sobre artes plásticas, sino apuntes de estudio y meditación sobre diversos aspectos del oficio.  

Cabe mencionar que en 1983, fecha del centenario del nacimiento de José Clemente Orozco, el hijo de éste, Alfredo, ya fallecido, entregó a Tibol los cuadernos.  

Ella los fotocopió y devolvió los originales. Hoy en día, afirmó, cuatro de las libretas están desaparecidas.  

"Estos cuadernos fueron los únicos escritos que Orozco hizo para sí mismo, como especulación de su pensamiento artístico. A través de ellos nos metemos en su intimidad y lo redescubrimos", apuntó finalmente.  

Temas

Lee También

Comentarios