Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 20 de Noviembre 2017
Cultura | Con 'Manar', el escultor Darío Ernesto Abrica se hizo merecedor al primer lugar

El Premio de Escultura Juan Soriano ya tiene dueño

Con la pieza de cantera 'Manar', el escultor Darío Ernesto Abrica se hizo merecedor al primer lugar
La obra de Darío Ernesto Abrica es un homeanje a las fuentes tapatías. EL INFORMADOR / M. Vargas

La obra de Darío Ernesto Abrica es un homeanje a las fuentes tapatías. EL INFORMADOR / M. Vargas

GUADALAJARA, JALISCO (30/AGO/2017).- Ofrecer una distinción pública a artistas plásticos que, bajo la concepción de su mirada, logran innovar, proponer y plasmar una estética trascendental, es la finalidad principal del Premio de Escultura Juan Soriano entregado por el Gobierno Municipal de Guadalajara y que está dotado de 80 mil pesos para el primer lugar.
 
Bajo esa premisa es que el escultor Darío Ernesto Abrica fue el galardonado con el primer lugar del premio en su cuarta edición, por la obra “Manar”. El artista fue sorprendido con el galardón, cuenta en entrevista: “Me hablaron para asistir el evento pero creí que sólo sería para darme un diploma o una mención, además, a mis amigos también les hablaron, entonces pensé que sólo venía a ver quién ganaba. Me encuentro muy feliz”.

La obra la realizó “de última hora, en cuatro días”, pues el artista comenta que los requisitos de la convocatoria eran confusos y cambiantes, por lo que pensó en presentar otra pieza, aunque al final se decidió por la ganadora debido a los requisitos del premio, “es lo bueno de tener muchos bocetos a la mano”.

Inspiración local

“Manar” pretende evocar el movimiento del agua, para el artista “es el fluir del agua, como si fuera una fuente, sólo que no le sale agua, viene contextualizada en los planes. Está basada en las fuentes de Guadalajara, algo que caracterizó a esta ciudad son sus fuentes, me inspiré en ellas para hacer algo alegórico a esto”.

Igualmente, busca el movimiento, elemento primordial en la mayoría de piezas de Abrica: “Nunca busco que sean muy fijas, bidimensionales, porque algo que caracteriza a las esculturas es que por cualquier lado que se mire debe haber diferentes planos, que no se vea lo mismo. Creo que ese es el error  que se comete actualmente con las esculturas, son bidimensionales, yo creo que porque las están haciendo pintores”.

En las bases del  reconocimiento se específica que se debe exponer la obra en gran formato en algún espacio público, que por ahora no está definido. Si Abrica pudiera elegir el lugar, le gustaría que fuera en un parque público, por la temática que aborda. Está proyectada para que mida alrededor de 4 cuatro metros de altura y esté elaborada con cantera tipo madera de Aguascalientes, además, será labrada a mano y con máquina.

“Me parece correcto que incluyan una pieza en el espacio de Guadalajara, sí debería haber más esculturas porque es el mobiliario de la ciudad, si algo caracteriza una ciudad son sus esculturas y edificios, por lo que sí hacen falta”.

SABER MÁS

Darío Ernesto Abrica lleva dos años dedicándose a la escultura. Recién egresó de la Universidad de Guadalajara de Artes, con la especialidad en Escultura: “me resulta natural estar construyendo y destruyendo cosas, yo inicié de pequeño destruyendo mis juguetes y formando otros”.

OTROS GALARDONADOS

En su cuarta edición, el Premio Juan Soriano reconoció en segundo lugar a Mauro Ernesto Martínez Sánchez por “La puerta alada”; y en tercero a David González Cárdenas por “Construcción, rompiendo el espacio”. Mientras que el jurado estuvo conformado por los escultores, ceramistas y expertos, Jesús Guerrero Santos, Francisco Ugarte Vivanco y Diego Martínez Negrete.

Temas

Lee También

Comentarios