Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 12 de Diciembre 2018

Suplementos

Zacatecas, un tesoro colonial

La ciudad capital ofrece un crisol de posibilidades para disfrutar el día; conoce su gastronomía y recorre sus calles

Por: El Informador

Cuenta con corredores y rincones bohemios para deleitarse con los sabores tradicionales e innovadores de su gastronomía. ESPECIAL/ J.MONROY

Cuenta con corredores y rincones bohemios para deleitarse con los sabores tradicionales e innovadores de su gastronomía. ESPECIAL/ J.MONROY

Visitar los lugares emblemáticos de cada destino en el que vacacionemos no sólo nos pone en aprietos al momento de coordinar y hacer rendir nuestro itinerario, también nos obliga, en la mayoría de los casos, a incrementar el presupuesto designado si se trata de las atracciones más costosas y demandadas.

Tomarse un respiro de la rutina cotidiana no implica que tengamos que vacacionar durante siete días pues un fin será más que suficiente para descansar la mente y llevar al cuerpo a nuevas experiencias gastronómicas y de entretenimiento.

Zacatecas capital es una de esas ciudades que además de tener una enorme lista de destinos tradicionales entre sitios naturales y arqueológicos, en sus calles cuenta con corredores y rincones bohemios para deleitarse con los sabores tradicionales e innovadores de su gastronomía.

Sin salir de su Centro Histórico, Zacatecas despliega todo un menú de entretenimiento desde que el Sol comparte sus primeras luces. El café Acrópolis (calle Hidalgo) del mercado popular González Ortega es un sitio que te sacará de apuros para el desayuno, además tendrás a la Catedral a un costado y una vista a la que no podrás resistirte para tomar la siempre importante fotografía, aquí el café y las campechanas serán los protagonistas en tu paladar.

Si eres de los que necesitan del calor del brindis, la cantina “Las quince letras” no te defraudará, ofrece una amplia variedad de bebidas nacionales e internacionales y sus “tragos”, desde la calle Mártires de Chicago 309, han cautivado a vecinos y visitantes desde 1906.  Tiene una rockola y música en vivo, para que puedas disfrutar de los sonidos y tener variedad cada noche.

Si 30 minutos y 35 pesos te sobran en tu estadía, el Museo de la Inquisición también te ayudará a descubrir una faceta distinta del Centro Histórico zacatecano. Este recinto muestra las persecuciones que se vivieron en el México antiguo, además de que a la salida, en los contornos de sus calles, encontrarás todo tipo de botanas para matar el antojo.

El arte también se vive

Para saciar tu necesidad artística el restaurante-galería “La leyenda” (en la calle 2da. De Matamoros) será una buena opción, pues además de ofrecer toda la verdad posible de comida tradicional, colorea la vista con muros adornados por arte plástico, máscaras y alebrijes que también serán ideales para inmortalizar en fotografías.

Si te aflora el espíritu exótico tienes que ir al “Todas mías”, un popular bar zacatecanos enclavado en la calle Juan de Tolsá 902, en donde si tienes gusto por el chocolate no dudarás en solicitar el “shoot” de este ingrediente servido en una jeringa, sí, en una jeringa. Además de la tradicional lista de cervezas nacionales, internacionales y artesanales que te puedas imaginar.

¿Cómo llegar?

Desde Guadalajara, para llegar a la capital zacatenana, es necesario partir desde la orientación del municipio de Tonalá, para seguir por la carretera que conduce hacia Lagos de Moreno, siguiendo la ruta Arandas, San José, Encarnación, para después continuar hacia la desviación de Ciudad Cuauhtémoc. De ahí, es cuestión de obedecer a los señalamientos que prosiguen en dirección del poblado de Guadalupe. Aproximadamente son cuatro horas de trayecto.

LEE EL SUPLEMENTO PASAPORTE cada domingo en la edición impresa de EL INFORMADOR o navega la edición hojeable a continuación para conocer todos los detalles de estos temas:

 

Temas

Lee También

Comentarios