Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 16 de Junio 2019

Venecia, la reina del mar

La ciudad italiana se encuentra llena de encantos, bellas postales y experiencias que aguardan a ser descubiertas

Por: Francisco González

Fue una de las primeras ciudades-estado italianas en consolidarse como una potencia comercial en la época medieval. ESPECIAL / J. Monroy

Fue una de las primeras ciudades-estado italianas en consolidarse como una potencia comercial en la época medieval. ESPECIAL / J. Monroy

Ciudad de mil rostros y dueña de una infinidad de historias, Venecia es una de las grandes joyas turísticas europeas. Por su historia, romanticismo, arquitectura y gastronomía, también es uno de esos destinos que siempre aparece como una de las prioridades en la lista de viajes para todo aventurero.

Hablar de la historia de esta urbe nos llevaría toda la plana, pero destaca su fundación en el siglo V. Se dice que sus primeros habitantes llegaron a lo que era un pantano, huyendo de la destrucción que Atila estaba sometiendo a Europa. Además,  fue una de las primeras ciudades-estado italianas en consolidarse como una potencia comercial en la época medieval.

Durante siglos, fue fácil reconocer a los barcos y galeras venecianas que surcaban el Mediterráneo, pues lo hacían bajo la bandera de un León alado, el símbolo de San Marcos, apóstol cuyos restos están sepultados bajo la monumental Basílica que le fue consagrada en la ciudad.

Aunque su papel como motor comercial ya quedó en el pasado, Venecia todavía presume un enorme vigor económico gracias a su magnetismo turístico. ¿Qué te parece si comenzamos el viaje?

Cuestión de corazón

Aunque posee excelente gastronomía, cultura e historia, la principal razón por la que Venecia se ha ganado el gusto de los viajeros son sus rincones llenos de romance. ¿Quién no ha visto la clásica estampa de una pareja surcando uno de los canales de esta urbe sobre una góndola, mientras al fondo se escucha ‘O sole mio”?

Uno de los rincones más populares de la ciudad se encuentra en el Gran Canal. Sus 4 kilómetros de longitud parten en dos a esta metrópoli del Norte de Italia y presenta siempre una actividad vibrante en sus aguas y los comercios que la circundan. El Gran Canal lo mismo se puede cruzar en un vaporetto que en una góndola o por sus orillas a pie. La experiencia siempre es emocionante.

Una manera de cruzarlo a pie es a través de sus puentes, y uno de los más populares es el de Rioalto. Su bella arquitectura se la debemos a Antonio da Ponte, quien lo diseñó en sustitución del anterior, que era de madera. El pórtico que se encuentra a la mitad es uno de los puntos más fotografiados de la ciudad.

Al final del puente se encuentra el Mercado Rialto, con una antigüedad de casi mil años. Es común que lugareños y turistas se surtan de fruta fresca en sus coloridos rincones.

Otro rincón poco menos que imperdible es la Plaza de San Marcos. Está justo en el corazón de la ciudad y su belleza viene de siglos, tanto que en su momento Napoléon Bonaparte dijera al entrar en la ciudad que era “el salón más bello de Europa”. Al ser el lugar más bajo de Venecia,  cuando sube la marea es el primer lugar en la urbe en inundarse.

La plaza te permite llegar a varios de los puntos más turísticos de la ciudad, entre ellos la Basílica de San Marcos, el Palacio Ducal, el Museo del Correr y la afamada Torre del Reloj.

De paseo en tren

A 120 kilómetros de Venecia se encuentra otra ciudad llena de magia: Verona. ¿Te suena? Es la ciudad que inspiró la historia de “Romeo y Julieta”. La mejor forma de llegar es en tren, y visitarla al menos un día completará de forma perfecta tu paseo veneciano. Aquí también se goza de una espectacular arquitectura, que van desde un anfiteatro romano (el segundo más grande después del Coliseo) hasta la Piazza delle Erbe, repleta de tesoros arquitectónicos.

A 38 kilómetros al Oeste de Venecia se encuentra Padua. Aquí se encuentra la Basílica de San Antonio de Padua, santo muy adorado en algunas regiones de México. También es muy sencillo llegar en tren.

Lo básico

• Comencemos por lo más elemental: El mejor momento para disfrutar de Venecia es en primavera o a inicios del verano. Si lo haces en febrero, es probable que te encuentres con su famoso carnaval, uno de los más populares del mundo. También son muchos los que deciden darse una vuelta por la ciudad en invierno, para pasar la Navidad.

• Esta bella ciudad se preocupa mucho por mantener su casco histórico en la mejor condición posible, por lo que te encontrarás con un detalle peculiar si decides visitarla: Están prohibidas las maletas con ruedas. Si un policía te sorprende arrastrando una, pueden multarte con 500 euros.

• En la Plaza de San Marcos está prohibido comer, beber, arrojar basura y sobre todo, darle de comer a las palomas.

Suplemento Pasaporte

Temas

Lee También

Comentarios