Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 15 de Noviembre 2018

Suplementos

Programas para combatir la pobreza, inconsistentes y con fallas en alcance

Según expertos, los programas federales de desarrollo no alcanzan todo el potencial de cobertura posible debido a criterios minimos de institucionalidad.

Por: El Informador

Los números de estos programas no son favorables, la mayoría no alcanzan a la población clave para los que fueron diseñaron o cubren a la totalidad de usuarios proyectados. ARCHIVO /  EL INFORMADOR

Los números de estos programas no son favorables, la mayoría no alcanzan a la población clave para los que fueron diseñaron o cubren a la totalidad de usuarios proyectados. ARCHIVO / EL INFORMADOR

Los esfuerzos de las autoridades para combatir la pobreza han sido insuficientes. De acuerdo con el estudio “Derechos Humanos y Pobreza. Políticas públicas frente a la pobreza con la perspectiva de derechos del Artículo 1 Constitucional”, de los 232 programas federales que cumplen con los criterios mínimos de institucionalidad, solamente 40 tienen un alcance superior a 50% de su población objetivo y 20 cuentan con una cobertura superior a 100 mil personas.

En el documento, elaborado por Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, en convenio con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), se destaca que de los dos mil 528 programas implementados por los gobiernos estatales, dos mil 400 (95%) incumplen con los requisitos de institucionalidad. También se señala que 80% carece de condiciones para resolver los objetivos que conllevaron su implementación.

Ricardo Fletes Corona, jefe del Departamento de Desarrollo Social del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), acentúa que estas acciones están dirigidas a contener o administrar la pobreza, pero no a erradicarla.
“El combate a la pobreza ha sido poco importante. Dicen de una reducción, pero no hablan ni promedian a los nuevos pobres. Han fracasado los programas sociales”, indicó el académico.

El 31 de agosto de 2017, este medio publicó que aunque tres de cada 10 habitantes viven en situación de pobreza, Jalisco es el Estado que más población sacó de esta situación entre 2012 y 2016, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

La Entidad registró entonces tres millones 050 mil personas en situación de pobreza en 2012, pero bajó a los dos millones 560 mil personas en la medición de 2016. Lo siguieron Nuevo León, Baja California, Durango, Tamaulipas, Puebla y Ciudad de México.

VOZ DEL EXPERTO
Nancy García Vázquez (investigadora de la UdeG)
Falla enfoque y evaluaciones
Para la integrante del Departamento de Políticas Públicas del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), la mayoría de los programas sociales contra la pobreza falla en enfoques de derechos humanos.
“En Jalisco se hizo un diagnóstico y la actual administración vio que muchos programas no tenían reglas de operación propia, o que faltaba definir objetivos. Hay un atraso de más de 20 años, se hicieron esfuerzos por desaparecer programas duplicados y cruzados”.
Dijo que en el caso de los proyectos federales, los apoyos llegan a través del Ramo 33, en su mayoría con transferencias condicionadas en las que el Estado tiene poco margen de maniobra.
Acerca de los principales retos al respecto, resaltó que es urgente que todos los programas cuenten con reglas de operación claras y hacer un balance de cuáles les falta plan estratégico. 
“Más de la mitad de los programas no han tenido una evaluación. Sobre todo hay que revisar si siguen llegando a su público objetivo”, finalizó.
 

VOCES

Beneficiaria desde hace una década

Desde hace 10 años, Josefina es beneficiaria del programa federal Prospera (antes Oportunidades), enfocado a combatir la pobreza extrema con apoyos en educación, salud e ingresos. Para la habitante de la Colonia Villas de Guadalupe, la ayuda es “pequeña pero sirve”, ya que “nadie te da cosas gratis”.

Explica que ella recibe 950 pesos cada dos meses, pero también le han ayudado con apoyo económico para sus dos hijos, uno cursa la primaria y la otra entró en la preparatoria. También les hacen revisiones de salud y les brindan Seguro Popular.

“A muchas personas no les gusta porque deben ir a juntas obligatorias, sobre todo las que trabajan, se dan de baja porque están en fábricas y por los horarios no pueden acudir a las reuniones”. 

Destaca que el programa es bueno porque le sirven las pláticas que les dan. “Abordan temas contra la violencia, drogadicción, consejos para tratar a los hijos. Por ejemplo, ahora con el dengue te recomiendan que tengas limpia la casa”.

Josefina comparte que, a diferencia de otros programas, la mayoría de las veces le depositan el dinero a tiempo. Añade que la selección para ser beneficiario depende de un estudio socioeconómico.

Temas

Lee También

Comentarios