Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Suplementos

Suplementos | Por: Ma. Cristina Santana de Silva

Guadalajara en un llano

La Romería de Zapopan, manifestación popular de amor a la Virgen
La Virgen de Zapopan.

La Virgen de Zapopan.

**  Una tradición que involucra a los jaliscienses de todos los estratos sociales y permite a los católicos expresar su amor a La Madre de Dios, se refleja en la romería del regreso de la Virgen de Zapopan a su santuario, el 12 de octubre cuando la ciudad se inclina a su paso.

Cuenta la historia que en 1695 Guadalajara fue azotada por inundaciones y epidemias, por lo que la imagen de la Virgen de Zapopan fue llevada. El alivio para la población llegó y se incrementó el fervor hacia la pequeña imagen.

Años más tarde nuevamente Guadalajara fue víctima de enfermedades que ocasionaron muertes, por lo que el pueblo tapatío suplicó al Obispo la presencia de la Virgen. El alivio regresó a la Perla Tapatía y desde aquel entonces fue proclamada como Patrona de Guadalajara y Protectora contra tempestades, rayos y epidemias; en 1821 se le condecoró con un bastón y la banda de Generala del Ejercito Trigarante.

Se acordó que cada junio la Virgen sería trasladada de Zapopan a Guadalajara, regresando en octubre a su santuario.

Hoy como antiguamente, la ruta será por Américas entonces llamada “la carretera vieja” a Zapopan, ya que Ávila Camacho “la carretera nueva” continúa intransitable por los trabajos del tren ligero.

Durante 285 años ininterrumpidos se ha mantenido esta manifestación popular llena de colorido con adornos, desfiles de las diferentes asociaciones, música, cánticos de alabanza, mariachis, danzantes, etc. Pero es especialmente  conmovedora por el intenso fervor Mariano que ocasiona esta pequeña/gran imagen hecha de pasta de caña de maíz, traída desde Pátzcuaro -para la evangelización- por Fray Antonio de Segovia, quién la entregó a Fray Miguel de Bolonia que con la imagen colgada al cuello o amarrada a la silla de montar, la anduvo paseando por cuestas y barrancas. En 1541 hace entrega de la imagen a los indios quienes  pregonaron sus méritos como pacificadora en la Guerra del Mixtón.

Hoy más que nunca, el pueblo mexicano necesita la especial intercesión de la Virgen en la pacificación de nuestra patria dañada por la violencia, y en el dolor de tantos de nuestros hermanos afectados por los desastres de la naturaleza.

Por los 100 años de EL INFORMADOR, mi columna sigue entrelazando eventos de hoy con fotos de ayer.

Temas

Lee También

Comentarios