Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 23 de Septiembre 2018

Suplementos

El arte de sanar y vivir a través del dibujo

El Ilustrador Jaime Johnston nos da un acercamiento al oficio y beneficio de dibujar; una técnica que aplica sobre todo en ancianos e incluso en aquellas personas que viven con una enfermedad en fase terminal
 

Por: Jorge Pérez

Para Jaime, dibujar es un primer acercamiento al mundo, incluso antes que el lenguaje. EL INFORMADOR/ G. GALLO

Para Jaime, dibujar es un primer acercamiento al mundo, incluso antes que el lenguaje. EL INFORMADOR/ G. GALLO

Jaime Johnston comenzó a dibujar desde niño, como todos. Para el psicólogo de formación, dibujar es un primer acercamiento al mundo, incluso antes que el lenguaje. No es de extrañar que en un salón de kínder si se pregunta: “¿ustedes dibujan?”, la totalidad de los niños respondan que sí; ya en la primaria se reduce la respuesta positiva y conforme se avanza en la formación escolar los interesados en este arte son cada vez menos.

¿Por qué dejamos de dibujar? ha sido una de las inquietudes de Jaime. En su caso, regresó al dibujo al cursar sus estudios universitarios, cuando se acercó a la psicología del arte. Laboralmente se ha desempeñado impartiendo talleres de arte: primero en un asilo y ahora de manera personal. Sus primeras experiencias fueron con mujeres con demencia, a las que un día a la semana les daba el taller. Allí vio cómo pacientes con enfermedades crónicas, incluso en fases terminales, encontraban un alivio al tomar lápices de colores o acuarelas para comunicarse.

Plasmar en la página círculos y puntos o colorear bocetos ya trazados fueron algunas de esas primeras actividades que supusieron un cambio en los asistentes a su taller de dibujo: estaban más relajados, los resultados les fueron gratos aunque solo pintaran puntos. Además, en esta terapia ocupacional los pacientes tienen avances: algunos de los que empiezan solo con puntos llegan a dibujar figuras más complejas. En los ejemplos que Jaime guarda en su carpeta hay varios que reflejan figuras geométricas, con los trazos fijos, muestra de la estabilidad de las personas al dibujar. Durante la hora en que duran las sesiones, los asistentes desarrollan una nueva capacidad de concentración y de psicomotricidad, al re-aprender a controlar el movimiento de la mano para dibujar.

Pero el dibujo y la pintura no son el único arte que puede ayudar a las personas de edad avanzada. Luego de ese primer taller, Jaime decidió incursionar en otra manifestación artística: la literatura. En este caso, el taller fue de lectura. Uno de los primeros títulos que eligió fue “El Quijote”, novela cuyo personaje recordaban incluso los pacientes con demencia o Alzheimer. La lectura que hizo en voz alta fue un estímulo para la imaginación, los pacientes se reían en esas sesiones, platicó Jaime.

“La ridícula idea de no volver a verte” fue otro de los títulos elegidos, este de la autora madrileña Rosa Montero, además de textos de Paul Auster. En la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Jaime tuvo la oportunidad de preguntarle al escritor estadounidense sobre el tema: ¿escribe para gente con demencia? La experiencia del tallerista fue positiva al leer fragmentos de Auster, pues las evocaciones que hace de los sabores, la infancia y una época pasada fueron del agrado de los pacientes con demencia.

Exploración musical

Allende la literatura, Jaime también exploró con la música, un tema más estudiado sobre su relación con la memoria. Un par de acordes pueden ser un detonador de un sinfín de memorias, como lo atestiguó Jaime con sus pacientes: a partir de una canción de Los Panchos una de las mujeres del asilo, con Alzheimer, se remontó hasta el día de su boda, que le narró al tallerista con lujo de detalles. La música también sugiere un ejercicio físico, pues el movimiento o el baile son inherentes en quien escucha. Del tema de la música y la memoria, el documentalista estadounidense Michael Rossato-Bennett hizo Alive Inside, donde explora la posibilidad de estimular la memoria con la música para el bienestar de los adultos en la tercera edad.

El asilo en donde Jaime Johnston puso en práctica talleres artísticos de dibujo, lectura y música para mejorar el estado de los pacientes fue Sun Haven, en Ciudad del Sol. Ahora ejerce de manera individual, con las necesidades más específicas de cada paciente que visita. Por ejemplo, ha tenido un paciente interesado en la lectura de la historia de Jalisco: para Jaime es importante que el acercamiento se dé con temas de interés para los pacientes. Una pregunta tan sencilla como ¿qué te gustaba hacer cuando eras joven? puede ofrecer la respuesta para que una persona mayor mejore su condición.

Parte de los Urban Sketchers

Del otro lado del dibujo, ya como dibujante, Jaime practica a diario con plumillas, lápiz y libreta. Forma parte del movimiento Urban Sketchers en Guadalajara, una sucursal de un movimiento descentralizado surgido en internet: gente interesada en retratar los rincones de las urbes alrededor del mundo, con el fin de registrar en formato de dibujo la arquitectura, la gente y el aspecto de las calles. En Facebook se encuentran como Urban Sketchers Guadalajara.

Con bocetos que captan la realidad de un instante en la vía pública, para Jaime esta propuesta para dibujar ha implicado una disciplina. Por lo menos busca hacer un dibujo al día, una recomendación que con el paso del tiempo nos hace perfeccionar los trazos. Además, ir por la ciudad, libreta en mano, es una forma de convertirse en turista de la propia ciudad que habitamos, pues con el ojo del dibujante nos podemos percatar de detalles arquitectónicos, disposiciones espaciales que de otra forma pasan inadvertidas.

Ya sea como pasatiempo en las calles de la ciudad o como terapia ocupacional, practicar el dibujo es remontarnos a un medio de comunicación que existe para los seres humanos desde hace miles de años. Jaime Johnston también recomienda en la invitación a dibujar: “es mejor utilizar cuadernos que hojas sueltas, así podemos registrar nuestra evolución y se va creando un acervo personal, mismo al que podemos regresar y volver a estimular la memoria con el recuerdo de cada trazo”.

 

YR

Temas

Lee También

Comentarios