Miércoles, 26 de Febrero 2020

Colorado, poderosa aventura

Uno de los puntos más bellos de la Unión Americana se encuentra a la espera de que lo descubras

Por: El Informador

Parque Nacional de las Montañas Rocallosas . El esplendor natural. CORTESÍA / Turismo Colorado

Parque Nacional de las Montañas Rocallosas . El esplendor natural. CORTESÍA / Turismo Colorado

Aspen. En invierno, irresistible, pero en primavera y verano también tiene mucho por ofrecerle al turismo. CORTESÍA / Turismo Colorado

Aspen. En invierno, irresistible, pero en primavera y verano también tiene mucho por ofrecerle al turismo. CORTESÍA / Turismo Colorado

Denver Union Station. La vida nocturna en la capital de Colorado es fabulosa. CORTESÍA / Turismo Colorado

Denver Union Station. La vida nocturna en la capital de Colorado es fabulosa. CORTESÍA / Turismo Colorado

Telluride. La ciudad ha ganado fama por su encantador espíritu bohemio y también por la tranquilidad que ofrece a los viajeros. CORTESÍA / Turismo Colorado

Telluride. La ciudad ha ganado fama por su encantador espíritu bohemio y también por la tranquilidad que ofrece a los viajeros. CORTESÍA / Turismo Colorado

Este es un destino para aquellos que buscan desconectarse del ajetreo y tomar un respiro en el corazón de la naturaleza. También es el lugar perfecto para quienes anhelan experimentar la adrenalina de los deportes extremos. Es además una opción para aquellos que deseen gozar del mejor descanso con excelentes precios. Todo lo anterior y mucho más, se encuentra en Colorado.

El Estado de Colorado se encuentra al Norte de Nuevo México, y si lo vemos en un mapa tiene la forma de un cuadrado. A nivel turístico tiene dos puntos atractivos para el viajero: Denver (su capital) y Aspen (un sitio de descanso con toques de glamour). Pero en años recientes la baraja de opciones que tiene este rincón de los Estados Unidos se ha ido incrementando, con la intención de atraer a una mayor diversidad de viajeros.

Un buen ejemplo son sus cuatro parques nacionales, todos con cualidades únicas, aunque compartiendo la espectacularidad y virginal belleza. Si tomamos como punto de referencia Denver, el tiempo que nos toma para llegar a cada uno es: Parque Nacional Mesa Verde (a 6 horas con 30 minutos), Parque Nacional Black Canyon del Gunnison (a 4 horas con 45 minutos), Parque Nacional y Reserva de Great Sand Dunes (a 4 horas); y el Parque Nacional de las Montañas Rocallosas (a 1 hora con 40 minutos).

El apodado “Estado Centenario” presume además de sus escenarios naturales, sus múltiples montañas. De hecho, tiene 58 que superan los 4 mil 267 metros de altura, perfecto para quienes gusten del senderismo, la escalada o nada más por el gusto de ir a “hacer pierna”.

Colorado cambia profundamente según la estación en la que decidamos visitarlo. Si nos vamos ahora, encontraremos que sus vastas planicies, valles y cañones están pintados de blanco por la nieve, algunos cuerpos de agua estarán congelados o la vegetación es escasa. Podremos ver el contorno de las montañas perfectamente delineados por el hielo, con majestuosos amaneceres.

Pero si llegamos a comienzos de abril y hasta los primeros días de noviembre, veremos las llanuras más verdes, espectaculares y floridas que puedas imaginar. La paleta con los colores más bellos que tiene la naturaleza se derrama aquí, con postales sensacionales, las mismas que hace siglos vieron los pioneros y cowboys.

A dónde ir

Denver es una puerta de entrada magnífica si decides visitar Colorado, siendo posible recorrerlo en autopista, avión o... ¡tren! (cuenta con 8 ferrocarriles históricos).

Desde la ciudad capital puedes visitar Colorado Springs (la segunda ciudad más grande del Estado), famosa por su aire rústico y tranquilo, aunque se ha vuelto una urbe sofisticada.

¿Ganas de una buena cerveza? Entonces debes ir a Fort Collins, famosa por su producción de chelas artesanales. Su Centro Histórico está sembrado de galerías y bibliotecas, así que aquí la vida cultural es fenomenal. Está a 105 kilómetros al Norte de Denver.

Pero Colorado no es famoso nada más por su cerveza. En Grand Junction se encuentran 20 exquisitas bodegas de vino. Esta zona vitivinícola tiene en sus alrededores bellos cañones de roca roja, lo que le ha dado fama y es altamente “instagrameable”.

No podemos dejar de mencionar a Aspen (y el cercano pueblo de Snowmass), que parecen sacados de un cuento. Aspen es famoso por sus boutiques glamorosas y restaurantes de altura, pero también ofrece museos, galerías y salones de conciertos, así como conciertos al aire libre en verano. Es posible llegar vía aérea desde Denver, que se encuentra a 317 kilómetros.

La joya escondida de Colorado es Telluride. Inmerso en un cañón en las Montañas San Juan, este pueblo minero se fundó en los últimos suspiros del siglo XIX. Hoy, combina su arquitectura histórica con hoteles de clase mundial restaurantes independientes. Aunque es pequeño en tamaño siempre hay algo que ver. ¿Ejemplo? Tiene su propio festival internacional de cine, al que suelen acudir estrellas de Hollywood, buscando un ambiente más íntimo y bohemio (suele ser a finales de agosto).

Lo básico

• Debido a la altura sobre el nivel del mar, es recomendable que moderes tu actividad física al llegar. ¡Permite que tu cuerpo se adapte!

• Bebe mucha agua. Es fácil deshidratarse por la altura y en temporada invernal.

• Si viajas en verano, no olvides llevar chamarra ligera, shorts y mezclilla; así como ropa cómoda para caminar.

¡A volar!

Desde Guadalajara puedes llegar a Denver sin escalas a través de la aerolínea Volaris.

Suplemento Pasaporte

Temas

Lee También